Tres mujeres

Hoy 8 de marzo es un buen día para recuperar o recordar a voces femeninas olvidadas. Un día, en realidad, tan bueno como cualquier otro.

Omitidas en pies de foto, descartadas en antologías y libros de texto, relegadas a un segundo plano o reducidas a su relación con sus contemporáneos masculinos.

Recordemos hoy por ejemplo el periodo entre el último cuarto del siglo XIX y el primero del XX. Retumba en España la obra de Azorín, “Clarín”, Valle-Inclán, Valera o Galdós, y hasta hoy llega su eco y trascendencia indiscutible. Pero un buen número de mujeres influyeron también de manera decisiva en estas generaciones sin lograr ni remotamente similar reconocimiento, y mucho menos difusión posterior.

Recordemos por ejemplo hoy a Carmen de Burgos Seguí, a Magdalena Santiago Fuentes, a Emilia Serrano.

Magdalena Santiago Fuentes (1873-1922)

Magdalena Santiago FuentesFue pedagoga, escritora, traductora. Biografía humilde pero talento y vocación para la enseñanza; catedrática en las Escuelas Normales de Barcelona y Madrid. Una buena representación de una generación de mujeres comprometidas y dedicadas por entero a la renovación pedagógica y la modernización del sistema escolar.

Como ellas, escribió sobre higiene y vida doméstica, sobre la vida en la escuela, o libros para la iniciación a la lectura. Pero también novelas de ficción de estética modernista, como Aves de paso (1909) o Cuentos del sábado (1909). En 1899 Magdalena publicaría La escuela y la patria, que se editaría hasta 29 veces a lo largo de las siguientes cuatro décadas. En 1911, un Compendio de historia de la civilización declarado de interés por la Real Academia de la Historia.

Junto a Magdalena Santiago destacaron muchas otras pedagogas brillantes, con fe rotunda en la educación como instrumento regenerador. Entre ellas estaba también Carmen de Burgos Seguí (1867-1932).

Carmen de Burgos Seguí (1867-1932)

La_rampaMaestra y periodista por vocación, fue la primera mujer en aparecer en un periódico como “redactor”. Primera corresponsal de guerra en España (en el conflicto de Marruecos), escritora y traductora incansable, Carmen (“Colombine”) escribió sobre la situación de la mujer, el divorcio en España, el sufragio universal. Y estos temas eran tabúes en su tiempo.

La mujer no puede continuar siendo una masa inerte al lado de la actividad social masculina, sino que aspira a compartir con el hombre obligaciones al mismo tiempo que derechos; en una palabra, quiere tornarse la criatura consciente y digna llamada a colaborar y preparar un porvenir dichoso.

Pero también tiene una producción novelística interesantísima que merece la pena descubrir: Los inadaptados (1909), La rampa (1917), Los anticuarios (1919) o La mujer fantástica (1924) son buenos ejemplos.

Emilia Serrano García (1843-1922)

Otra vida intensa fue la de Emilia Serrano García. Gran y precoz lectora, recibió una educación cosmopolita y privilegiada entre París y España, y se relacionó con las principales figuras culturales de entonces (entre ellas con Fernán Caballero y muy especialmente con Gertrudis Gómez de Avellaneda).

América_y_sus_mujeresTras un primer viaje a América recorrió hasta seis veces el continente desde Canadá hasta la Patagonia, y este periplo de descubrimiento (con vocación científica) definió su esencia, desplegando talento en esferas tradicionalmente masculinas. Pasa por ser la única española del XIX que viajó sola por casi todo el hemisferio occidental; la autora del primer estudio comprensivo sobre la mujer americana (América y sus mujeres, 1890) y de una antología de literatura hispanoamericana que recoge en igualdad de mérito a escritores y escritores – no poca cosa para la época (El mundo literario americano, 1903).

En palabras de Carmen de Burgos:

Ninguna mujer ha realizado jamás tan penosos trabajos ni abarcado empresa de tal magnitud. Por mucho menos se han aplaudido viajes de francesas e inglesas celebrando su esfuerzo en todos los tonos. Y estos viajes no han sido de turista, han sido de una mujer estudiosa, laboriosa, que ha trabajado incansable.

Son sólo tres voces entre muchas. Vivieron hace sólo unas pocas generaciones pero el olvido las ha distanciado injustamente de la nuestra. Tan cerca, y tan lejos.

Contribuyeron con talento y generosidad al progreso cultural, la ciencia, la educación… y la igualdad.

Recuperarlas es uno de los objetivos de la digitalización de autores que han pasado recientemente a dominio público, que se inició sistemáticamente en 2015 y continuará en los próximos años como actividad estratégica de la Biblioteca.

Hoy es un buen día para recordarlo. Tan bueno como cualquier otro.

Comparte

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Una gran selección. Carmen de Burgos también escribió, si no recuerdo mal, libros de belleza o al menos uno que leí hace tiempo en otro país, por lo que muy a mi pesar no me lo pude llevar y no lo encuentro . Tenía su costumbrismo y datos interesantes.
    Mi gran descubrimiento es Emilia Serrano García ya que no sabía nada de esta gran viajera y escritora. Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *