Rubén Baco, “Es triste que deshumanicemos lo que nos ha costado tanto construir”

rubenbacoRubén Baco,  un estudiante de filosofía, informática y telecomunicaciones, pasa largas horas en la Biblioteca Nacional de España, investigando cómo humanizar las nuevas tecnologías de un modo asequible para todos.

– ¿Qué labor realiza en la BNE?

– Primero, disfrutar de la Biblioteca, que es el edificio del saber en nuestra cultura, y, después, investigar. Es muy importante que desde cualquier ámbito, y yo desde el mío, que es la filosofía, se fomente guardar  nuestra más pura tradición con lo más nuevo, lo que hoy en día son las nuevas tecnologías. Es fundamental ser conscientes de que las máquinas, se manejan por personas,  por lo que todo lo que nosotros podamos transmitir va a llegar a otra parte, a un receptor humano. Y es esencial saber, que, entre medias, aunque no veamos nada, las tecnologías están ahí. La sociedad táctil, que es uno de los conceptos en los que estoy trabajando, da pie a entender la inducción, que es saber y entender cómo funcionan los componentes electromagnéticos. Conocer cómo funciona la tecnología nos permitirá  transmitir nuestro saber más interno, más tradicional.

-¿Hay organismos en los que se da más prioridad a las máquinas que a las personas?

-Si, efectivamente. No defiendo ese aspecto, pero creo que sucede en muchas instituciones. Ocurre porque son objetos tecnológicos muy  extraños, de difícil manejo y novedosos, que implican una metafísica nueva, que es en la que yo estoy trabajando, porque mi campo es la metafísica, y no todas las personas saben o pueden manejarlos. Es triste que deshumanicemos lo que nos ha costado tanto tiempo construir. Lo peor de todo es destruir lo que tenemos.

-¿Cree que el libro electrónico puede hacer daño al libro en papel?

-Nunca lo va a dejar obsoleto.  El libro tradicional en papel ha marcado una época, y la labor de las bibliotecas, como la BNE, es guardar esos libros, porque son un bien para todos. Lo que sucede es que los tiempos cambian y va ser necesaria una adaptación. El problema es que, normalmente, desde las gerencias de las instituciones, o no quieren adaptarse, o se quieren adaptar deprisa, y es necesario seguir un camino lento y continuo para acostumbrarnos a ese libro electrónico  o a esas nuevas tecnologías.

-¿Funcionarían igual las bibliotecas si no existiera Internet?

– Internet ha sido un avance fundamental para las bibliotecas, y, en general, para todo. Siempre, en la historia de la humanidad, han existido revoluciones culturales que fomentaron el desarrollo humano. Hay quién piensa que no siempre es bueno que la gente sepa o conozca cosas, algo con lo que yo no estoy de acuerdo.  Creo que los individuos deben saber, conocer y elegir por ellos mismos, y no dejar influenciarse por lo que consideren los demás.

– ¿En su opinión, las máquinas  favorecen o quitan trabajo a las personas?

-Considero que las dos cosas, quitan pero, a la vez, crean puestos de trabajo. Una sociedad, y más la española, debe adaptarse a ese nuevo conocimiento y a esas nuevas herramientas. Por ejemplo, en EE.UU., continúa siendo una persona la encargada de echar la gasolina, en cambio, aquí no es así; la echamos nosotros mismos. Eso es ahorrar un puesto de trabajo sin una máquina de por medio, porque el surtidor es el mismo en EE.UU. que en España.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *