Living digital

A finales de enero de este año se celebró la Reunión de Invierno de la ALA (Midwinter Meeting) en Boston. Entre los múltiples actos que se sucedieron en el marco de esta reunión, se encontraba la preconferencia “Living digital: el futuro de la información y el papel de las bibliotecas”.

¿Preconferencia? Sí, son jornadas de un día sobre temas específicos previas a las conferencias.

ALA

Desde las diferentes ponencias de esta preconferencia se lanzó una máxima:

Piensa en global y actúa en local. El mundo debe dirigirse hacia lo Glocal.

Otras ideas que se expusieron fueron las siguientes:

– Existe una nueva generación, nacida ya en la era digital, que tiene una forma de aprendizaje diferente a la tradicional: absorbe las novedades tecnológicas sin problemas, ya que forman parte de su hábitat natural.

– Por otro lado, el mundo académico está propiciando el desarrollo de modelos de trabajo basados en las tecnologías. Las bibliotecas se convierten en un medio cada vez más digital. La salvaje (por cantidad) digitalización de Google, a pesar de las críticas, nos ha demostrado que es posible imaginarse todos los recursos (libros incluidos) en formato electrónico, creando un mundo completamente digital. Cuando eso ocurra, todo será muy diferente. Los libros no son tan exclusivos del medio universitario como las publicaciones periódicas, sino que atienden a un amplio conjunto de la población, por lo que cuando los libros cambien de soporte, afectará a la forma de ver la vida de toda la sociedad. En este contexto, el bibliotecario debe adquirir unos conocimientos y habilidades diferentes a los que tenía anteriormente.

– Además, deben conocerse las particularidades de este nuevo usuario nativo digital, para saber cuáles son sus necesidades: viven en comunidades en línea, su experiencia con la tecnología es variada y amigable, se exponen a más normas académicas del tipo de plagio, rigor y evaluación continua, y son expertos avanzados en múltiples materias. Los bibliotecarios deben proporcionar servicios flexibles y adaptados, dado que la tecnología es insuficiente por sí sola.

– Por último, es fundamental pensar en global para atender mejor las necesidades locales. Actualmente se producen una gran cantidad de esfuerzos aislados que duplican las acciones, lo que provoca una pérdida del 70% de los resultados.

Podéis ver un informe sobre la preconferencia en la página web de la BNE.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *