Temperatura y humedad

La importancia del control de las variables medioambientales en la conservación preventiva de las colecciones bibliográficas y documentales

Las condiciones ambientales y los métodos de almacenamiento ejercen una gran influencia en la preservación de documentos. El descuido, la desorganización, el amontonamiento de colecciones de diversa tipología en un mismo espacio y, en general, la manipulación inadecuada, producen daños que pueden ser irreversibles, por lo que el control ambiental y una gestión adecuada de los depósitos constituyen dos medidas preventivas básicas y especialmente importantes.

En el caso de la BNE, el control y seguimiento monitorizado de los distintos valores medioambientales recomendados – temperatura y humedad relativa- tienen un impacto significativo y contribuyen, junto a otras acciones, a garantizar la perdurabilidad de los materiales bibliográficos.

_DSC0060Una temperatura y humedad relativa excesivamente altas provocan tasas aceleradas de deterioro en compuestos químicamente inestables, por el contrario, una temperatura y humedad relativa excesivamente bajas favorece ciertos materiales se tornen quebradizos. Del mismo modo, es de vital importancia garantizar la estabilidad de las valores recomendados, evitando las fluctuaciones o variaciones que colocarían a las colecciones en situación de riesgo como consecuencia del estrés y tensión al que se ven sometidos los distintos materiales –pigmentos, tintas, soportes proteínicos (pergamino), papel, etc.

En la actualidad, el Departamento de Preservación y Conservación de Fondos (DPC), con el apoyo técnico externo de profesionales especializados, colabora con el Servicio de Mantenimiento – responsable del sistema de climatización existente y conocedor de sus posibilidades y limitaciones -, realiza un seguimiento en paralelo de las condiciones de climatización de los depósitos, salas de exposiciones, espacios expositivos del Museo del Libro, salas de trabajo y lectura, cámaras y vitrinas de exposición.

Nuestra función es actuar como un punto de encuentro donde confluyen las observaciones de los distintos Departamentos depositarios de las colecciones, las actividades del Servicio de Mantenimiento, al tiempo que aportamos nuestras propias mediciones basadas en los principios básicos de la conservación preventiva.

El DPC dispone de equipos de medición de temperatura y humedad relativa conocidos como “dataloggers”, que se encuentran distribuidos en los distintos espacios mencionados anteriormente. Los “dataloggers” son sistemas de recogida de datos, que utilizan sensores electrónicos y un chip de ordenador para registrar la temperatura y la humedad relativa a intervalos determinados previamente.

El chip se programa con la ayuda de un ordenador personal y, finalmente, los datos se transfieren del “dataloggers” al ordenador, donde la información queda reflejada en forma de gráficas y en tabla de datos.

Se establecen unos valores de T y HR para los distintos tipos de materiales dado que los requisitos son diferentes según se trate, por ejemplo, de libros modernos, fondos fotográficos, códices en pergamino, manuscritos con tintas ferrogálicas, soportes audiovisuales, tratando siempre de evitar las oscilaciones y cambios bruscos. Los valores recomendados para los depósitos de ambas sedes de la BNE son de 19º C de Temperatura, con una variación aceptada de +/- 2º C y de un 45% de HR.

_DSC0161Los instrumentos para la medición del clima en los depósitos deben ubicarse, según los expertos, cerca de las colecciones bibliográficas, estar accesibles para la toma de lecturas, lejos del alcance del público, alejados de cualquier microclima indeseable, en una zona climática típica y a resguardo de contaminantes y polvo.

– ¿Qué temperatura necesitan los libros más antiguos, piezas tan valiosas como el “Poema de Mío Cid” o “Los Beatos”, que se guardan en caja fuerte?

– Estamos hablando de unos 18º C o 19º C y, en principio, de un 45% de HR, aunque en el caso concreto de alguna pieza especialmente frágil, una HR superior al 40% podría resultar peligrosa.

Por último, en lo que se refiere a las piezas expuestas en las distintas salas de exposiciones, se marca una Temperatura máxima de 21º C de Temperatura, con una variación aceptada de +/- 1º C y de un 45% de HR.… salvo excepciones o requisitos exigidos por otras instituciones en el caso de obras cedidas en préstamo temporal.

En la actualidad, en las dependencias de la BNE, incluidos los depósitos de la sede en Alcalá de Henares, se encuentran instalados unos ochenta y cinco medidores, estando previsto ampliar, en el segundo semestre de 2011 los espacios sometidos a control medioambiental, para poder atender de este modo las necesidades de conservación preventiva que genera el incremento constante de las colecciones.

Información adicional:

Los depósitos, condiciones de conservación

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *