Galeón pirata en aguas de la BNE

Un taller infantil descubre el universo de Emilio Salgari.

Hay un camino de trazos que indica el lugar donde está lo que podría ser un tesoro escondido por un grupo de piratas. El sendero nos lleva al fondo de la sala Polivalente del Museo de la BNE. Allí, desde el 2 al 11 de agosto, decenas de niños acuden al taller El mundo desde una biblioteca, dedicado a Emilio Salgari.

Taller Emilio SalgariUno de los mayores escritores de aventuras de todos los tiempos quiso, en realidad, haber sido capitán. Lo intentó, en la Italia del siglo XIX, pero fue suspendido en la escuela de capitanes. De esta forma, como no pudo navegar en la realidad, lo hizo a través de la ficción.
Su vida estuvo llena de contradicciones. Sus obras recorrieron todo el mundo, a pesar de no haber viajado nunca. Se hizo llamar “capitán”, pero nunca lo fue. Decía que pasaba días escuchando las historias de aventureros y vagabundos para inspirarse, pero fue en la biblioteca donde aprendió todo lo que escribía. De hecho, nunca salió de Italia. Un periodista lo acusó de mentiroso y Salgari lo retó a un duelo con espada, lo hirió y fue detenido durante seis días en la cárcel.
La imaginación fue su mayor triunfo, aunque muchas veces exageraba e inventaba historias que nunca existieron. Innovó en la forma de contar historias, creando protagonistas en todas las partes del mundo con raras profesiones (mujeres pirata, cazadores de osos, pescadores de ballenas) en las más de 150 obras que escribió.
Salgari, el creador de las aventuras de los mundialmente conocidos personajes Sandokán, el Tigre de Malasia y El Corsario Negro, fue condecorado por la reina Margarita de Italia por “enseñar divirtiendo”.

El Corsario Negro

Taller Emilio SalgariPara introducir a los niños en el universo de Salgari, el Museo ha dedicado el taller infantil de agosto al escritor italiano. La sala Polivalente se ha convertido en un viejo barco pirata con arcas del tesoro, banderas y mapas, donde los niños se sientan a escuchar historias de la vida de Salgari y descubren, a través de los mapas, la diversidad de los lugares y personajes que ha descrito en sus aventuras. Pero lo que más les divierte es la llegada de la mujer pirata, una capitana que empieza a distribuir tareas como si estuviera dando órdenes a su tripulación.
Después de la agitación al descubrir cómo es la vida dentro de un barco pirata, los más pequeños vuelven a sentarse para oír la historia de El Corsario Negro. La tripulación tendrá que leer el libro para descubrir cómo termina la historia, pero eso no parece ser un problema a juzgar por el entusiasmo de sus caras.
Los bajitos se juntan en grupos para, entre todos, imaginar finales del valiente corsario, Emilio de Rocanegra, Señor de Ventimiglia.

Además de escuchar las historias y descubrir el imaginario de Salgari, este taller invita a los niños a diseñar portadas de libros o banderas pirata. Por unas horas, su mundo está rodeado de mapas, brújulas, calaveras, botellas con mensajes secretos y sables. Al igual que en las historias de Salgari, la biblioteca es sólo el punto de partida.

Carla Sao Miguel
Departamento de Comunicación

Comparte

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. me ecantan sus publicaciones sobre literatura universal, les agradeceria,enviarme correos referentes altema,
    atentamente Estefania.

  2. Enhorabuena por tamaña labor de animación a la lectura y divulgación de los clásicos de la literatura. Lo importante no es si leen en pantalla o en papel. Lo que cuenta es que lean. Y esto sólo se logra fomentando hábitos y suscitando curiosidades. Tuve la suerte de seguir el curso pasado con mis alumnos las actividades sobre Twain y Rodari: excepcionales. Espero que también Salgari continue durante el curso. Esta es la línea. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *