Servicio de Divulgación y Gestión de Bellas Artes y Cartografía. La información en imágenes

“Tanto Bellas Artes como Cartografía tienen en común el material gráfico sobre papel que hay que reunir, conservar y difundir. El fin último de la Biblioteca es la difusión”, declara Pilar Vinatea, Jefa de Servicio de Divulgación y Gestión de la Colección, “un Servicio trasversal, creado recientemente, para difundir los fondos del Departamento de Bellas Artes y Cartografía”.

Del Servicio que dirige Pilar Vinatea depende la Sala Goya, su planificación, su funcionamiento y los servicios a los usuarios. “Es una función interesante, loable, con un horario de atención de 9 de la mañana a 9 de la noche y sábados por la mañana (salvo en horario de verano)”.

El perfil del usuario de esta sala es “difuso” porque está el investigador que está realizando su tesis de historia del arte, sobre todo pintura y arquitectura, quien estudia el material fotográfico y el que quiere ilustrar una publicación o quien busca retratos de antepasados.

“El fondo fotográfico es excepcional. La fotografía es el arte contemporáneo por excelencia. Entre lo más consultado está el fondo de la Guerra Civil”.

A la sala Goya acuden investigadores nacionales e internacionales (se les ayuda de forma presencial y también a distancia). Son investigadores de imágenes.

“Italianos, norteamericanos, algún francés, ingleses, alemanes –los que menos-“, son los que más estudian los fondos de la Biblioteca.

El Servicio de Divulgación también se encarga de la atención de visitas, la explicación sobre las funciones y misiones del departamento y sus colecciones. Entre el público ajeno a la investigación específica en Arte o Cartografía, los más preparados son jueces y fiscales –“han estudiado mucho sobre patrocino”- y algunos norteamericanos aficionados a un turismo cultural. “Son gente muy preparada que sabe la importancia de lo que tiene ante sus ojos. Hacen una visita por Europa y dentro de su ruta está la BNE”.

El trato siempre es cercano y personalizado. “Hay que tener mucha paciencia. Es algo parecido al profesor y los alumnos”, afirma Pilar Vinatea (22 años en la BNE). “El investigador serio casi no necesita ayuda. Los desorientados son los que más requieren”.

En la sala Goya se pueden consultar dibujos, grabados, libros ilustrados con estampas originales, ephemera, ex libris, carteles, fotografía, materiales cartográficos, obra gráfica contemporánea, biblioteca de referencia… “Nuestros fondos son imágenes, nuestra información son imágenes”.

 

Comparte

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Solo tener contacto con la Biblioteca Nacional es un orgullo, aunque yo tengo una relación con el taller de encuadernación por ser del oficio y debo decir que el personal, ademas de artistas son personas fabulosas.
    He visitado en compañía de mis alumnos esa B.N.E. y siempre la tendremos en el recuerdo. Desearía visitarla de nuevo si me fuera posible, un saludo, Luis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *