Goya en la BNE

La Biblioteca Nacional de España (BNE) conserva una de las colecciones más extensas del mundo, y quizá la más rica en pruebas raras y únicas. La colección, que asciende a 2.800 ejemplares, destaca por su exhaustividad, lo que permite estudiar y comparar las múltiples ediciones que se han hecho de las planchas a lo largo de dos siglos, utilizando diferentes papeles y tintas.

La colección abarca toda la producción de Francisco de Goya, a excepción de 11 estampas. Este notable conjunto de obras de extraordinaria calidad y rareza permite un análisis profundo de los procesos creativos y técnicos del artista aragonés. La originalidad de sus imágenes, la calidad de su técnica, la modernidad y vigencia de sus planteamientos siguen fascinando a todo el que los contemple con atención.

Valentín Carderera logró reunir la mayor colección de la obra sobre papel de Goya. Se trata de dos conjuntos excepcionales de dibujos y grabados: uno, el que fue guardando a lo largo de su vida y con el mayor cuidado Ceán Bermúdez (1749-1829); otro, el conservado por Javier, hijo de Goya, y que fue vendiendo su nieto, Mariano.

Además, la colección cuenta con materiales ingresados por Luis Usoz, Cristóbal Ferriz, Manuel Castellano y Legado López Garat.

En 1940 el Estado adquiere más obras de Goya a los herederos de Valentín Carderera.

En 1948 pasaron a la Sección de Estampas de la BN, obras procedentes del Servicio de Recuperación de Obras de Arte de la Guerra Civil y dos estampas de Los Toros de Burdeos, pertenecientes a Eugène Delacroix (1798 – 1863).

El fondo de la BNE es el único que conserva las tres estampas religiosas realizadas por Goya: Huída a Egipto, 1774; San Isidro Labrador, 1779; y San Francisco de Paula, 1780.

En cuanto a las copias de Velázquez, formaban parte de un proyecto para reproducir los cuadros de las Colecciones Reales. En la Gazeta de Madrid de 1778 se anunció su venta y los menos significativos le sirvieron para experimentación técnica, como el Infante Don Fernando, Barbarroja. Además, trece aguafuertes que no forman parte de ninguna serie y que Goya fue realizando a lo largo de su vida: El ciego de la guitarra, 1778; El agarrotado, entre 1778-1785; Escudo de armas de Jovellanos, ca. 1798; Dos paisajes, antes de 1812; Dios se lo pague a usted, ca.1867; Los prisioneros, ca.1859; El Coloso, entre 1810-1818; Último conjunto de Burdeos, entre 1824-1828.

Obra más significativa

Los caprichos representan la madurez de la obra grabada y el dominio de los recursos del arte del grabado calcográfico; significan un hito en la transición del arte del Antiguo Régimen al arte de la sociedad contemporánea. Encontramos antecedentes en los dibujos que realiza en Andalucía entre 1796 y 1797 “Álbum de Sanlucar”. Se publican en 1799. El 6 de Febrero, el Diario de Madrid anunció su venta, explicando la intencionalidad de la serie: “la censura de los errores y vicios humanos” como alcoholismo, avaricia, coquetería, asnerías (los asnos son los protagonistas), profesores, médicos…, y censurar la educación de los niños, las estampas de cortejo y la prostitución y las brujerías.

De la serie Los desastres, la BNE cuenta con cincuenta y tres pruebas de estado realizadas entre 1810 y 1820 y también con la primera edición en 1863, con una estampa introductoria, cuarenta y seis dedicadas a los horrores de la guerra, diecisiete escenas del hambre en Madrid y diecisiete alegóricas.

GoyaCaprichos39En cuanto a La Tauromaquia, Goya puso a la venta sus estampas taurinas a través de un anuncio en el Diario de Madrid de 28 de octubre de 1816. Se podían adquirir sueltas o en álbum. En el Museo del Prado se conservan la mayoría de los dibujos preparatorios a sanguina. Estampas históricas que reflejan los antecedentes de las corridas, intervención en actos taurinos, de personajes anacrónicamente vestidos como los mamelucos que había pintado en el cuadro del 2 de Mayo de 1808 en Madrid, el modo de torear de caballeros antiguos, emblemáticos personajes históricos como Carlos V o el Cid Campeador. Se trata de estampas que representan acciones coetáneas de Goya, como indica la presencia del público tras la barrera – por ejemplo en este grabado disponible en Biblioteca Digital Hispánica.

Los grabados de Goya más enigmáticos y que más problemas plantean son los disparates o proverbios. La serie no se publicó en vida del autor y quedaron por resolver los títulos, -tanto de la serie como de cada estampa-, la cronología y la ordenación e interpretación de este extraordinario conjunto de imágenes. Se trata de la última serie emprendida en España, realizada entre 1816 y 1823. Goya, anciano y enfermo en la Quinta del Sordo, crea sus obras más misteriosas y personales: Las pinturas negras y Los disparates.

En 1824 Goya marcha a Francia dejando las planchas inéditas de Los desastres y Los disparates en Madrid, que permanecieron en poder de su único hijo Javier. En 1864 se comenzó la estampación de la primera edición de la serie con el título de Los Proverbios. En las pruebas de estado figuran los títulos manuscritos de Goya: Disparate femenino, Disparate de carnabal… Muestran una crítica social y sátira de acontecimientos políticos, psicoanálisis y explicaciones freudianas, complejo de Edipo, conflictos con la figura paterna… ilustraciones de refranes y proverbios, costumbres de carnaval, símbolos de pasiones humanas y alegoría política.

En 1819 José Cardano abre un Establecimiento Litográfico en Madrid. La técnica de la litografía -método de estampación a partir de dibujos hechos sobre un tipo de piedra- se descubre en 1796. Goya hizo sus primeros ensayos. Litografías hechas en Madrid, entre 1819 y 1822, son La vieja hilandera, Duelo a la antigua española, Expresivo doble fuerza, Escena infernal, Toro acosado por perros, La lectura.

En Burdeos, donde se instala en 1824, y trabajando con Gaulon, maestro litográfico, con quien mejora la técnica y realiza sus últimos trabajos, podemos citar: El vito, El duelo y Los Toros de Burdeos.

Podéis ver la colección de grabados de Goya en la Biblioteca Digital Hispánica.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *