Si el usuario no va a la biblioteca…

Habrá que ir a buscarle. Adonde sea. O eso es lo que ha debido de pensar Dick van Tol, coordinador de la iniciativa de abrir una biblioteca pública en pleno aeropuerto de Schiphol (Ámsterdam)

aeropuerto¿Cansado de esperar varias horas entre vuelos? ¿De tener que facturar con antelación? Ahora se puede amenizar la esperar leyendo un libro tranquilamente o consultando archivos multimedia en un flamante iPad. La biblioteca del aeropuerto de Schiphol, que abre todos los días del año durante 24 horas, ofrece una colección de unos 1.200 libros para hacer más llevadera la estancia en un lugar tan impersonal y aburrido como un aeropuerto. Los materiales, eso sí, no se prestan, sino que han de consultarse en las instalaciones de la biblioteca. Por si os lo preguntáis, sí, hay libros en castellano (y en otras 30 lenguas), además de abundante material audiovisual y todo tipo de recursos sobre Holanda, su historia, su gastronomía, sus tradiciones…

¿Por qué? Porque, según pensó van Tol, hay 18 millones de viajeros que pasan por el aeropuerto cada año en su ruta hacia otro destino y no ven absolutamente nada de Ámsterdam ni de Holanda. Así que la biblioteca sirve para que conozcan todo aquello que no pueden ver en las pocas horas que pasan en el país. Y no es la primera propuesta semejante: Schiphol ya cuenta en su interior con una rama del Rijksmuseum, entre otras muchas ofertas de ocio, como un casino o un centro de masajes. ¿Conseguirá esta biblioteca competir con ellos?

aeropuerto2La peculiar idea fue puesta en marcha por la asociación Probiblio, cuyas oficinas se encuentran precisamente junto al aeropuerto. Esta no ha sido su única idea descabellada”: también han organizado una red de bibliotecas en playas, que funciona solamente en los meses de verano y tiene unos 25 mil socios.

Por el momento la idea ha gustado. Tanto, que la presidenta de la American Library Association, Roberta Stevens, espera que surjan proyectos similares por doquier. ¡Esperemos que sí!

Si os apetece visitar esta biblioteca, adelante, pero si esperáis a mediados de 2011 encontraréis una más, esta vez en la estación central de trenes de Haarlem, muy cerca de Ámsterdam

La presentación de la biblioteca se produjo el 24 de noviembre, aunque lleva abierta al público desde el verano. Podéis ver algunas imágenes de esta curiosa biblioteca en este enlace.

¿Qué opináis de este tipo de iniciativas? ¿Conocéis alguna similar?

Comparte

Esta entrada tiene 14 comentarios

  1. Como comentan arriba,deberian tomar ejemplo de biblio-Payas o biblio-piscinas,extendiendolo a mas sitios de paso y posterior tiempo de espera(aeropuertos,estaciones-bus-ferrocarril…..)

  2. Excelente iniciativa,que deberan imitar otros paises,teniendo en cuenta en que la era actual de la tecnologia debe emplearse en la divulgaion del saber y evitar tan lastimosa perdida de tiempo en acontecimientos oligofrenicos y manipilaciones comerciales utilizadas para anestesiar el pensamiento.

  3. Es una estupenda iniciativa. Lo que no entiendo es el comentario de Imma cuando dice que la Biblioteca Nacional la ha ayudado a salir del vache. Pues nada, me alegro maja.

  4. Me ha echo muy feliz cuando he visto mi primer comentario,
    estos ultimos meses he tenido un problema de salud, y gracias
    a la Biblioteca Nacional, he podido ver cosas que ante no habia
    visto; me ha ayudado mucho a salir del vache y a la vez me he
    dado cuenta que hay cosas muy interesante que me estaba perdi_
    endo,leer por ejemplo,gracias por dejarme compartir una parte
    de vosotros.

  5. Es una idea muy buena! Yo siempre voy con lectura a todos lados, y siempre que hay que esperar, si llevas un libro, o algo para leer, el tiempo pasa con mayor rapidez, incluso te relajas un rato, desconectas… Deberia ser obligatorio leer un rato para relajarse!!!!!!!!!!!!

  6. En los aeropuertos estadounidenses, incluso en los de segundo orden, hay franquicias de las principales cadenas de librerías antes y después de la zona restringida; la mayoría de ellas tienen una sección de donaciones e intercambios y una de libro usado. Por lo general, hay mucha más oferta de lectura que en los aeropuertos europeos.

  7. Una idea genial, la verdad, que con las horas que estás por el aeropuero, y la de veces que se te olvida algo para leer…

    a ver si es verdad e impulsamos algo así en España…aunque no sé yo si los de AENA estarán muy receptivos de proyectos, pero desde el ministerio de cultura, digo yo que algo se podrá hacer!

  8. Este tipo de iniciativas son la que realmente hacen que las bibliotecas tomen un nuevo valor y un nuevo rumbo en la sociedad en la que vivimos.
    En España también existen las biblio-playas y las biblio-piscinas (entre otros tipo de biblio-lugares)… pero ¿llegarán alguna vez a los aeropuestos?… porqué no… el biblio-metro lo podríamos considerar un éxito… 🙂
    ¿Y qué pensáis de las bibliotecas en los centros comerciales?… creo que ahí habría un gran filón de usuarios… 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *