Hacia la Biblioteca 3.0

Quisiera destacar un libro muy interesante de reciente adquisición en la Biblioteca Nacional: Building Library 3.0

A primera vista, el título ya atrae la atención, porque todos sabemos a grandes rasgos qué es la Web 2.0, y por extensión, la Biblioteca 2.0. Pero, al analizar el título de este libro, una pregunta acude al momento a nuestras mentes: ¿acaso estamos abandonando ya la versión 2.0 de la web tradicional, para adentrarnos en un nuevo y más evolucionado estadio de la World Wide Web? Para Woody Evans, el autor de este libro, parece ser que ésa es la idea.

En realidad, el concepto de Web 3.0 todavía no está universalmente aceptado, pero ya hay algunos autores que se han atrevido a pincelar algunas ideas sobre lo que nos deparará la Web 3.0. Por un lado, algunos piensan que consistirá en un espacio de información en 3 o más dimensiones, similar a Second Life. Sin embargo, la tendencia que parece cobrar más peso es la que equipara este término al concepto de Web Semántica, idea muy ligada a la de inteligencia artificial, donde las máquinas podrán ofrecer respuestas más idóneas a las preguntas de los internautas ya que se producirá un mejor entendimiento entre las máquinas y las personas.

Al igual que otros muchos profesionales, el autor de esta obra se plantea qué pasará con las bibliotecas si la Web 3.0 tiene éxito. Imaginemos un mundo donde una persona puede hacer preguntas a través de su teléfono móvil o un navegador web, obteniendo una información altamente inteligente y relevante. ¿Para qué necesitará, entonces, la ayuda de un bibliotecario? En este sentido, el libro insiste en la importancia de que las bibliotecas se adapten con rapidez y eficacia a las tecnologías de la Web 2.0. Cuanto más adaptada esté la biblioteca a la Web 2.0, más preparada estará para hacer frente a los nuevos retos de la Web 3.0. Cito una frase muy significativa: “La Biblioteca 3.0 es aquella biblioteca que sigue existiendo después de la Web Semántica”.

Pero este libro aporta mucho más que simples vaticinios apocalípticos, ya que proporciona un excelente análisis sobre la Web 2.0 y la Biblioteca 2.0, describe las aplicaciones tecnológicas 2.0 que se están utilizando en las bibliotecas para beneficio de los usuarios y, por último, analiza cómo estas tecnologías afectan al funcionamiento de la biblioteca. Se ofrecen numerosas recomendaciones y buenas prácticas, y se describen algunos ejemplos reales de bibliotecas que están haciendo uso de las aplicaciones web 2.0 (por ejemplo, la presencia de la British Library en MySpace). A este ejemplo, podemos sumar el de nuestra biblioteca, que desde hace un año ha abierto una nueva pasarela de comunicación con sus usuarios a través de Facebook. Además, con la inauguración de este blog, avanzamos un poco más en nuestro deseo de aprovechar la tecnología en beneficio de nuestros usuarios.

¿Cómo crees que será la Biblioteca del futuro?

Comparte

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Espero que se recupere el proyecto de colaboración con Wikipedia, ya que es una herramienta cultural tan importante. Ahora que parece que el proceso de creación de Wikimedia España está en camino (http://wikimedia-es.blogspot.com/), y sería el interlocutor válido, sería fantástico que así se hiciera.

  2. La biblioteca del futuro será una biblioteca virtual donde tu podrás bajarte los libros, supongo que en formato de libro electrónico, que te gustan en tu ordenador y leerlos cuando, cómo y donde quieras. Para ello tendrán que estar todos los libros digitalizados y ser socio de esa biblioteca virtual o bien, pagar un módico precio por la bajada.
    Yo creo que en el futuro se va a tender a eso, y para mi que los libros tal y como los conocemos ahora en formato papel dejarán de existir.

  3. La biblioteca del futuro será un edificio grande con libros. A pesar de los esfuerzos que se hagan para evolucionar en el concepto biblioteca. A pesar de las campañas que hagan para introducir el libro electrónico; hace mucho tiempo que se viene pregonando la muerte del libro impreso, pero lo cierto es que la industria editorial no está haciendo méritos para lograr un uso generalizado del libro electrónico. Mas aun cuando el producto no te pertenece, sino está en usufructo, y puede serte retirada la licencia, o pedirte mas dinero por ella. Mas bien, diria que fué el libro electrónico el que nació muerto desde el principio.

    La biblioteca ha ido añadiendo servicios y funciones porque tiene una vocación eminentemente social. Pero estos siempre seran añadidos; de otra manera podemos covertirnos en educadores, especialistas en recursos o en consultores de información, pero la dimensión humana y educativa del libro impreso no puede ser simulada ni reproducida en una pantalla, ni trasmitida por videoconferencia ni a un telefono móvil.
    Todo lo demás son especulaciones de grandes, grandísimos intereses economicos.

    La biblioteca tradicional puede ser reforzada y complementada por las nuevas tecnologias, sobretodo en la comunicacion con los usuarios, y debe explotarse toda posibilidad de mejorarla y explorar todas las posibilidades de los recursos con los que contamos, de modo que podamos promover la cultura en el tejido social. Pero de ahí, a promover ya la web 3.0; a mi me sugiere que los escritores viven de escrib…digo, de publicar.

    ¿Que como será la biblioteca del futuro? ¿Que biblioteca? ¿La de mi barrio? A lo mejor en otros paises pueden fantasear; aqui, dadas las circunstancias, me conformo con que sigan existiendo.

    Un bibliófilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *