114 años después…

La Hemeroteca Digital tiene vida propia. O es mucha casualidad encontrar ayer, por azar, esta noticia: el sábado 14 de marzo de 1896, el diario La Época anunciaba que dos días más tarde se abriría al público el nuevo edificio de la Biblioteca Nacional de España.

El proyecto se había iniciado en 1863, con planos del arquitecto Francisco Jareño, modificados en 1884 por Antonio Ruiz de Salces, y tras más de 30 años, había concluido.

Aunque el edificio se abrió ya en 1892 para celebrar el IV Centenario del Descubrimiento, como recuerda La Época: “El hermoso Palacio donde se celebró la exposición universal es ya el palacio del libro, monumento digno él, de piedra, de los monumentos escritos que en él se contienen”.

Lo cierto es que la inauguración, a la que acudió la Regente María Cristina con un Alfonso XIII que no llegaba a diez años de edad, fue un acontecimiento celebrado por todo lo alto. Aunque eso no impidió que las estatuas de la escalinata, aún sin concluir, fueran réplicas de escayola.
El director de la Biblioteca Nacional en 1896, Manuel Tamayo y Baus, permitió a los redactores de La Época acceder al edificio días antes de la inauguración, y dejaron para la posteridad una magnífica descripción del mismo:

“Llama la atención (…) el salón del centro, vasto como una plaza, perfectamente decorado, rodeado de elegantes armarios, repletos de libros y poblado de mesas en forma de doble plano inclinado, a cuyos lados están colocados grandes atriles de hierro, construidos de manera que puede fácilmente hacérseles girar para mayor comodidad del lector (…) La impresión que se recibe cuando se sale de este salón por la puerta del fondo es semejante a la que se experimenta al visitar el entrepuente de un transatlántico (…) Recorrer todas las demás salas de la biblioteca equivale a un viaje, para el cual es además necesario un guía experto. En la sala del Índice, grandes cajas contienen las papeletas en que están anotadas las obras”.

Y concluía:

“Aquella magnífica fachada, aquel vestíbulo y aquellas escaleras de mármol, las estatuas que parecen guardar el soberbio edificio, sus salones, sus estanterías, y los numerosos volúmenes allí dispuestos para la instrucción y cultura del público, todo es digno del palacio de la inteligencia”.

Así que hoy este edificio cumple 114 años. Casi nada. Por si esto no hubiera sido suficiente, en nuestra página de Facebook podéis ver un álbum de fotos con imágenes de la inauguración y del acto de colocación de la primera piedra.

Inmaculada Torrecillas González
Departamento de Control Bibliográfico de Revistas

Javíer Pavía Fernández
Servicio de Coordinación de la Web

Comparte

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. A los que hemos trabajado aquí un montón de años este post nos parece magnífico y nos recuerda que estamos aquí para pasar a
    los que vengan un legado que cada vez es más complejo y exige más de todos.
    No sólo libros, sino grabados, grabaciones sonoras, revistas y periódicos, archivos electrónico, páginas de Internet… Y nuestra propia historia, los muebles y los objetos que se ven en el Museo de la Biblioteca, y un millón de anécdotas de todo tipo.
    Y mucho aliento de los que aquí trabajamos, dentro y fuera: nuestros usuarios, que son un tesoro tan importante como los que nosotros debemos conservar para ellos.
    Empieza nuestro cumpleaños, amigos, e intentaremos que sirva para que se nos conozca más y mejor.

  2. Y gracias al buen hacer de tantos funcionarios entregados a su oficio, gracias también a que la gran mayoría de usuarios han sido escrupulosos y respetuosos, gracias a algunos directores de la BN, que innovaron sin merma en el estilo clásico y vetusto del gran edificio; gracias en fin, a que los hados han estado del lado del amor bibliófilo, la BN donde voy casi todos los días, es un templo digno de conservar tantas joyas y tantos volúmenes con que se nutre la inigualable literatura española.
    Un saludo amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *