Cómo buscar artículos de revistas

Cuando alguien inicia una investigación sobre un tema en particular, ya sea con fines académicos o de otra índole, a menudo, necesita recurrir no sólo a libros que traten sobre ese tema, sino también a artículos publicados en revistas especializadas. La búsqueda de artículos de revistas no es tan sencilla como parece.

A esa conclusión hemos llegado tras muchos años de atención a lectores e investigadores que se inician en este mundo.¿Dónde buscar? -se preguntan-. ¿En catálogos? ¿Directamente en Google u otro buscador?

Lo primero que debe tenerse en cuenta es que, si son artículos lo que se está buscando, no debe acudirse a catálogos. En las bibliotecas, salvo que se trate de bibliotecas especializadas o de investigación, no se hace vaciado de revistas. Esto quiere decir que no se cataloga artículo por artículo, sino la publicación en su conjunto. Huelga decir entonces que, si no se registra la información detallada de cada artículo, no es posible recuperarla después a través del catálogo.

No obstante, hay algunas instituciones que se encargan de esta tarea y ponen toda esa información disponible al público, generalmente en forma de base de datos. Algunas son gratuitas y otras de suscripción. Las gratuitas pueden consultarse libremente en Internet; para las de suscripción es necesario normalmente acudir a alguna biblioteca o centro de documentación que disponga de la suscripción a esa herramienta de consulta.

En el caso de revistas españolas estamos de suerte, pues disponemos de bases de datos de artículos muy buenas y completas de forma gratuita. Es el caso de DIALNET, donde es posible consultar no sólo artículos de revistas, sino también tesis o capítulos de obras colectivas (que tampoco pueden localizarse a través de catálogos corrientes). Es especialmente interesante para las búsquedas de documentación en lengua española, ya que vacía los índices de sumarios de la mayor parte de las revistas científicas y humanísticas de España y Latinoamérica. Además, en muchos casos las referencias incluyen un resumen del artículo y, cuando los derechos de autor lo permiten, también el texto completo.

Dialnet ofrece también un servicio de alertas, para recibir vía correo electrónico los sumarios de las revistas o temas de interés. Para ello es necesario registrarse como usuario pero, por lo demás, este servicio es gratuito.

Otra herramienta de utilidad para la localización de artículos son las Bases de Datos Bibliográficas del CSIC.

Consta de tres bases de datos:

                        ICYT (Ciencia y Tecnología),

                        ISOC (Ciencias Sociales y Humanidades) e

                        IME (Ciencias Biosanitarias).

En ISOC, además, es posible precisar más la búsqueda escogiendo áreas temáticas concretas, o bien consultar toda la base de datos completa. Como se indica en su página de presentación, contienen la producción científica publicada en España desde los años 70. Recientemente se ha incluido también el acceso al texto completo de un buen número de documentos. El icono existente a la izquierda del título de cada artículo indica la existencia de texto completo asociado al mismo.

Junto a estos contenidos, la base de datos incluye directorios de revistas en Ciencia y Tecnología, Ciencias Sociales y Humanidades y Biomedicina, así como una base de datos especializada en Biblioteconomía y Documentación a la que se accede desde ISOC.

Otra herramienta que puede resultar útil en la búsqueda de artículos, a pesar de que la grandísima cantidad de información que contiene pueda resultar abrumadora, es Google Académico. Busca en Google, pero limitando la búsqueda a libros, artículos y publicaciones académicas. En ocasiones contiene enlaces a textos completos, aunque con frecuencia se trata únicamente de referencias.

Y, finalmente, entre las bases de datos que suscripción más utilizadas para la búsqueda de artículos, destaca PIO: Periodicals Index Online:

Contiene las referencias bibliográficas de más de 15 millones de artículos publicados en más de 4.500 revistas especializadas en diversos ámbitos de las Humanidades y las Ciencias Sociales. A pesar de que la interfaz de búsqueda está en inglés, la cobertura de la base de datos es internacional y plurilingüe, e incluye el español. Asociada a ella está PAO, Periodicals Archives Online, que incluye el texto completo de las referencias citadas en PIO.

Existen, además, otras fuentes para la consulta de documentos a texto completo, los llamados repositorios, de los que hablaremos próximamente. Por otra parte, para la búsqueda de artículos de prensa, que en general resulta más compleja, existen otro tipo de herramientas que comentaremos en una futura entrega de este blog.

 

Adelaida Caro Martín
Laura Carrillo Caminal
Servicio de Información Bibliográfica

Comparte

Esta entrada tiene 9 comentarios

  1. Gracias a todos por vuestros comentarios.
    En respuesta a la pregunta de Romina: normalmente las bases de datos de artículos hacen vaciado de revistas de tipo académico o científico. «»El caso»» era un semanario de información general y de sucesos. Ninguna de las bases de datos que os hemos presentado ha vaciado de esa publicación.
    Nuestra hemeroteca digital sí que vacía prensa y publicaciones de ese tipo, pero su cobertura cronológica no abarca apenas el siglo XX, sino sobre todo el XVIII y el XIX y en menor medida siglos anteriores. Te recomendamos que acudas a la facultad de Ciencias de la Información de alguna universidad (La UCM por ejemplo tiene una muy buena biblioteca). Tal vez ellos hayan digitalizado o microfilmado «»El caso»» y te puedan ayudar.

  2. Muy interesante artículo sobre bases de datos y revistas.
    Tengo una duda, ¿alguna de estas incluye revistas de los años 60? en particular, tengo interés en la revista «»El Caso»». Gracias.

  3. Una contribución muy práctica para moverse en el proceloso mundo de las fuentes de información, que tan de cabeza nos lleva y nos trae a los investigadores.

    Aprovecho para manifestarme completamente de acuerdo con el comentario de Tomás Aguirre. Un blog es una herramienta muy dinámica y en permanente actualización por medio de las contribuciones de mucha gente. Eso mismo lo hace muy interesante y útil. Sería conveniente que se planteen desde la Biblioteca Nacional dotar de una mayor visibilidad a estos nuevos instrumentos de la web 2.0; no basta meramente con incorporarlos, hay que hacerlo adecuadamente. Les animo a ello.

  4. Mi preferida es Dialnet. Siempre encuentro muchísimas cosas que me resultan muy útiles. El Google académico me suele dar demasiada paja y no me gusta demasiado. El PIO la tienen en la universidad, y es genial, pero para revistas españolas está un poco desactualizada. Y a esas del CSIC no las conocía, la verdad, les echaré un vistazo.

  5. Me permito una sugerencia: ¿no sería bueno que le dieran una mejor difusión a su blog? No es fácil llegar hasta él, ni siquiera desde la web de la BNE. Y bueno, como han dicho los señores arriba firmantes, información como ésta es muy útil para un investigador.

  6. No conocía la base de datos ISOC, y siempre es bueno saberlo, aunque no recupera resultados demasiado interesantes. Acabo de hacer un par de búsquedas y no he visto nada que no saliera en Dialnet. Además, a la hora de buscar artículos, si añadimos bases por suscripción (MLA, Jstor…) y buscadores de documentos más específicamente electrónicos (Recolecta, Buscón…) el problema empieza a ser la redundancia, y la falta de exhaustividad.

  7. Muchas gracias por este interesantísimo post. Soy un usuario reciente de la BNE y justamente, por el tipo de trabajo que realizo, tiendo a consultar tanto libros como publicaciones periódicas. Y, como ustedes bien dicen, a menudo no es fácil hallar el artículo que se está buscando. Conozco el Google Académico y había oído hablar de Dialnet pero no tenía ninguna referencia del PIO. De hecho, acabo de descargarme la «prueba gratuita para clientes de fuera de América del Norte». Ya les comentaré qué tal. Gracias nuevamente, Rubén González.

  8. Agradezco a la Biblioteca Nacional este artículo, que me será tan útil a la hora de hacer una investigación. Conocía alguna base de datos, pero empezaré a trabajar con el resto.
    Irene

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *