MARC debía morir, pero…

Reflexiones sobre la última reunión anual de la ALA

acreditación_ala_2015Si tuviéramos que comparar el grado de interés por RDA, el estándar que vino a sustituir a AACR2, o por MARC, el estándar de codificación que se viene utilizando desde hace cuarenta años en bibliotecas de todo el mundo, en relación a la asistencia a los eventos relacionados con uno y otro tema en la reunión anual de la ALA que se celebró el pasado mes de junio en San Francisco, la balanza se inclinaría definitivamente hacia el lado de los formatos MARC. Parece que despiertan más interés los estándares de codificación que los de contenido. Hasta Roy Tennant, que escribió allá por el año 2002, hace la friolera de casi 13 años, el conocido artículo “MARC must die”, bromeó sobre el tema en el evento organizado por el Grupo de Interés en la transición de los formatos MARC, que se celebraba en una amplísima sala del Moscone Center, que estaba hasta la bandera de público. Estamos en camino hacia algo nuevo, pero el camino está resultando mucho más largo de lo que inicialmente se preveía.

Diane Hillmann, de la Dublin Core Metadata Initiative, con su extraordinaria agudeza, hablaba del tema recientemente en su blog Metadata matters. Reemplazar MARC por un nuevo formato como RDF va a ser mucho más complicado de lo previsto y, en cualquier caso, se preguntaba, ¿por qué despreciar un diccionario de 50.000 palabras aunque la mayoría de la gente use un vocabulario muy limitado? Terminaba haciendo una recomendación a tener muy en cuenta: “Park your MARC somewhere” (aparca tu MARC en algún lugar).

Muchos somos los que creemos en esa promesa de visibilidad de la información de las bibliotecas, y del resto de instituciones de la memoria, utilizando el lenguaje que la web entiende y sus herramientas semánticas, pero los resultados de la experimentación no son todavía espectaculares. Eric Miller, presidente de la empresa Zepheira que trabaja con la Biblioteca del Congreso en el desarrollo de BIBFRAME, era interpelado al finalizar su intervención en el tradicional foro de actualización sobre BIBFRAME, que se celebra en cada uno de los encuentros generales de la ALA, por alguien del público: si queréis convencernos de trabajar en estos proyectos, debéis mostrarnos con más detalle vuestro trabajo, no solo unos cuantos ejemplos.

interior_moscone_center_ala_2015La novedad del foro de actualización sobre BIBFRAME en esta ocasión fue la participación de las empresas llamadas a adaptar sus herramientas y sistemas integrados de bibliotecas a este nuevo entorno. Innovative Interfaces (Millenium, Sierra), Ex Libris (Primo, ALMA, ALEPH), SirsiDynix (Symphony, Horizon) y Atlas Systems (AEON, ARES, ILLIAD, ODISSEY) fueron los invitados, aunque realmente por sus exposiciones tan solo la primera está trabajando ya en proyectos reales como el desarrollado por la Denver Public Libray en torno a la figura de Molly Brown. Del resto pudimos escuchar promesas más que realidades.

Lo más interesante de dicho foro fueron las intervenciones de Beacher Wiggins y Sally McCallum, de la Biblioteca del Congreso: información real y no promesas. Su personal ha estado catalogando en los últimos meses creando descripciones directamente en BIBFRAME, lo que les ha llevado a interrogarse sobre cuestiones tanto relativas a la descripción de recursos como a BIBFRAME. Dieron cifras bastante espectaculares: han reconvertido ya 19 millones de descripciones MARC en Obras y Manifestaciones BIBFRAME, cuentan ya con ficheros remodelados como datos enlazados de nombres (9 millones), materias (500.000), lenguas, países y otras muchas listas. Beacher Wiggins fue sincero: la transición les va a llevar al menos dos años. Como comentaba alguien, de la afirmación en febrero en el Midwinter Meeting de Chicago “estamos en producción” en relación a BIBFRAME se ha pasado a hablar de “estamos en fase de experimentación” en el Annual de San Francisco, lo que parece un baño de realidad respecto a los avances.

stand_lc_ala_2015_sf(2)Había expectación en torno a la sesión dedicada a explicar la nueva estructura de gobierno y la estrategia de RDA. Gordon Dunsire, presidente del Joint Steering Committee for the Development of RDA, se encargó de explicar el diseño de dicha estructura, que se pondrá en práctica próximamente tras la revisión que ha realizado en la primavera el Committee of Principals (CoP). Lo más destacado es la participación en un nuevo Comité Director de RDA de 6 representantes de instituciones nacionales por áreas geográficas (África, América latina y el Caribe, Norteamérica, Asia, Europa y Oceanía), en un intento de conseguir el tan prometido, como deseado, carácter internacional del nuevo estándar. Los objetivos y principios tras esta remodelación estructural y que van a regir el gobierno de RDA parecen adecuados, entre ellos: flexibilidad; una mayor eficacia de las estructuras actuales; asegurar que los comités no sean demasiado amplios; que las diferentes comunidades estén reflejadas en línea con el plan estratégico; asegurar que la planificación en la sucesión sea adecuada. Habrá que esperar a ver si dichos cambios son útiles, realmente, para alcanzar esa internacionalización.

La envergadura de la Conferencia anual de la ALA es colosal, con más de 20.000 asistentes y casi 2.500 sesiones o eventos. A veces se hace difícil seleccionar los eventos a los que asistir ya que siempre coinciden al mismo tiempo varias sesiones de interés, y hablo tan solo del área de Procesos técnicos, que es mi ámbito de trabajo.

Dado que siempre está gravitando sobre nuestras cabezas la sombra de la duda sobre lo que hacemos, uno de los eventos que prometía era la sesión titulada “¿Han muerto los Servicios técnicos?”. Vaya, como MARC… Las conclusiones eran obvias. Quizás los medios cambien y los flujos de trabajo, pero la esencia de las tareas que se llevan a cabo en estos departamentos continuará siendo necesaria. Es más, por ejemplo, Andrew Hart, director del Departamento de Preservación de las bibliotecas de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, destacó el trabajo llevado a cabo en su institución por los Servicios Técnicos en torno al repositorio institucional, en la reunión conocida como “Big Heads” y en la que se reúnen los directores de Servicios Técnicos de las grandes bibliotecas académicas americanas.

Para afrontar el futuro, en un entorno tan extremadamente cambiante como en el que nos encontramos, será necesario actualizar las competencias y habilidades del personal dedicado a estas tareas, fundamentalmente en ámbitos diferentes como la evolución en los esquemas de metadatos, su interoperabilidad, programación o control de autoridades.

MARC todavía no ha muerto. Los Departamentos de Servicios o Procesos Técnicos parece que tampoco. Quizás solo estaban “de parranda”.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *