Maquiavelo, Leonardo y la guerra de Pisa

 Mapa de Pisa en el Códice Madrid, de Leonardo da Vinci

Mapa de Pisa en el Códice Madrid, de Leonardo da Vinci

En el Codex Madrid BNE, (Ms.8936), ff. 52v- 53r, aparece un mapa del área de Pisa que, no sólo corresponde al proyecto sobre el desvío del Arno, realizado en 1503-1504 por Leonardo da Vinci[1] para desecar el puerto de Pisa e impedir que los pisanos, en guerra contra Florencia, pudieran recibir avituallamiento por mar, sino que incluye una serie de datos y localidades a las que Maquiavelo[2] hace referencia en su Escrito de Gobierno: Medidas para la reconquista de Pisa[3]. No era la primera vez que el ingeniero y el político coincidían en momentos y situaciones bélicas, lo habían hecho a principios de 1503, cuando ambos siguieron a César Borja[4] a través del recién construido Ducado de Romaña. Ambos volverán a colaborar en el frente de Pisa, si bien el trabajo de Leonardo, el posible desvío del Arno -proyecto que terminará fracasando-, será puntual, mientras que el de Maquiavelo se prolongará desde 1499[5] hasta 1509, fecha en que Florencia vuelve a tomar posesión de Pisa.

El mapa en cuestión comprende una zona de los alrededores de Pisa en la que se integran una serie de localidades y lugares, incluidas las zonas pantanosas (padule-palude) desde los que se intenta terminar con la rebelión de Pisa. En este Escrito Maquiavelo comunica a la Señoría las deliberaciones de los expertos y lo que éstos consideran se debe hacer si se quiere reconquistar la ciudad rebelde, y lo expone de esta manera:

 Mapa de Pisa en el Códice Madrid, de Leonardo da Vinci

Mapa de Pisa en el Códice Madrid, de Leonardo da Vinci

«A tal efecto, bastaría con montar un campamento en San Piero in Grado, con un puente sobre el Arno, a través del cual, a una señal dada, vuestra tropa podría estar en la desembocadura del río Morto o del Serchio, según hiciera falta, y mantener algunos caballos e infantes en Librafatta e igualmente en Cascina. […] si queremos asediar Pisa, no es posible fiarse enteramente de que esa zona vaya a ser vigilada por los Luqueses, sino que serán los Florentinos los que tendrán que custodiarla. […] Se dice, sin embargo, que el modo más estable y efectivo sería el de montar tres campamentos: uno en San Piero in Grado, otro en San Iacopo y otro en las Beccharie o bien en Mezzana. […] y, dispuestos así los campamentos en ese triángulo, se mantendría el asedio de Pisa, etiam en contra de la voluntad de los Luqueses. […] por lo que respecta a las colinas, habría que disponer de 200 infantes en la Verruca o apostar 400 en el Valle de Calci, […] y mantener, como mínimo, 50 caballos en Cascina. Este sería otro modo de asediar Pisa […]»

«Consideran que […] si vuestras Señorías adoptan las medidas para asediarlos el mayor tiempo posible, durante unos 40 ó 50 días,  […] Luego, transcurrido ya dicho período, habría que reclutar a tantos infantes como os fuera posible, emplazar dos baterías y todo lo necesario para el asalto a las murallas, […] de tal suerte que, al encontrarse los Pisanos vaciados de defensores en el interior y batidos por 2 flancos, sería imposible, a menos que sucediera un milagro, que resistieran a 3 ó 4 asaltos, según lo que los expertos[6] en la materia han expuesto»[7].

El mapa trazado por Leonardo utiliza distintos colores para describir las variaciones del terreno. Desvela los movimientos orográficos usando el amarillo compacto para definir las colinas del Apenino toscano-emiliano, en las que se aloja el fuerte de la Verruca, importante por su posición, ya que domina toda la llanura de Pisa y el valle del Arno.

María Teresa Navarro Salazar
Profesora Titular de Filología Italiana

Bibliografía:

Nicolás Maquiavelo – Del arte de la guerra Madrid, Tecnos, 2008. Estudio preliminar,  traducción y notas de Manuel Carrera Díaz.

Nicolás Maquiavelo – Historia de Florencia – Istorie fiorentine Madrid, Tecnos,  2009. Estudio preliminar, traducción y notas de Félix Fernández Murga.

Nicolás Maquiavelo – Escritos de gobierno Madrid, Tecnos, 2013. Estudio preliminar,  traducción y notas de María Teresa Navarro Salazar.

P. Strathern El Artista el filósofo, el guerrero, Barcelona, Ariel, 2010


[1] Leonardo da Vinci (1452- 1519) pintor, arquitecto, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero inventor, músico y poeta fue alumno de Andrea de Verrocchio. Trabajó en Milán para los Sforza y murió en Francia donde trabajó para el rey Francisco I. Ha sido considerado como el modelo ideal de hombre renacentista.

[2] Nicolás Maquiavelo (1469-1527) funcionario de la Cancillería florentina, político diplomático y escritor. Por una carta dirigida a su amigo Fanceso Vettori sabemos que  hace ahora 500 años, en 1513, había escrito  El Príncipe, su obra más conocida, que se publicó después de su  muerte en 1532.

[3] De este segundo documento sobre la campaña de Pisa no se ha conservado el manuscrito autógrafo, pero apareció copiado en el Copiario Barberini conservado en la Biblioteca Vaticana (Barberini latino 5368, ff.161-163) como continuación del Discurso sobre Pisa, y así fue publicado en 1796 por Tanzini y Follini en una reimpresión de la edición Cambiagi de 1782. Sin embargo, entre la redacción de los dos escritos

han transcurrido diez años, ya que las Disposiciones para la reconquista de Pisa datan de principios de 1509. Véase Escritos de Gobierno, pp. 21-23 y 37-42.

[4] Véase El Artista el filósofo, el guerrero, donde se sigue el recorrido conjunto de Leonardo, Maquiavelo y César Borja.

[5]  Fecha en que redacta su primer Escrito de Gobierno: Discurso sobre Pisa.

[6] Se refiere a los expertos en cuestiones militares y condotieros, al servicio de Florencia, a los que Maquiavelo consulta durante sus desplazamientos al campo de batalla, antes de redactar el informe para la Señoría.

[7] Nicolás Maquiavelo  Medidas para la reconquista de Pisa, pp 37-38; 40; 41-42.

 

Consulta otros post de la serie Investigadores

Comparte

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. Enhorabuena y gracias por incorporar trabajos de la talla de este y hacerlos accesibles a todos.
    Gracias a la autora por publicar en este blog tan interesante artículo.

  2. Un trabajo sumamente interesante y bien referenciado que sin duda será de gran utilidad para los estudiosos de estos autores y de la historia de nuestro hermano país. Es de agradecer que estudiosos de la talla de la Dra. Navarro Salazar continúen investigando sobre estos temas sempiternos y haciéndonos llegar sus descubrimientos a través de un medio tan accesible. Un verdadero placer para expertos y profanos.

    Elena Bárcena
    Profesora Titular de Filología Inglesa

  3. ¡Estupenda entrada de este también estupendo blog!
    Hace soñar con otros tiempos más hermosos, con las ciudades, como Firenze, de protagonistas y con mucha más épica y lírica vital.
    Felicidades a la BNE y en especial a su web, a la que le aguardan aún muchos días de gloria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *