Mapas de carreteras en forma de rollo

La Biblioteca Nacional de España conserva entre sus fondos un importante número de mapas de carreteras. Muchos de ellos, han sido publicados en “hoja suelta”, otros han sido publicados en “forma de libro”, facilitando así su consulta y manejo durante el viaje. Sin dejar de mencionar, los mapas de carreteras que se conservan en soporte electrónico.

Recientemente, el Servicio de Cartografía ha incorporado a su colección un conjunto de mapas de carreteras de finales de los años sesenta del siglo XX, procedentes de las colecciones que se conservan en la sede de la Biblioteca Nacional en Alcalá de Henares. Su diseño, los distingue del resto de la colección y como se expone a continuación, se asemejan a los mapas empleados durante el siglo XX en ciertos dispositivos o visores, que instalados en el interior de un automóvil, servían como guía a su conductor a lo largo de una ruta concreta.

Descripción

Imagen de conjunto de los veintiocho rollos

Imagen de conjunto de los veintiocho rollos

Se trata de un conjunto de diez mapas de los que se conservan actualmente veintiocho ejemplares. Representan itinerarios por carretera entre Madrid y diferentes ciudades de nuestra península, a través de las carreteras nacionales. Su forma, como se avanzaba anteriormente, constituye su principal diferencia en el conjunto de la colección. Cada mapa está impreso en una larga tira o cinta de papel que resulta de la unión de varias partes. Sobrepasa cada mapa los dos metros de longitud, con una anchura próxima a los cinco centímetros y forma cada uno de ellos un pequeño rollo.

Por su forma, como se ha indicado antes, podría deducirse que fueran creados para su uso mediante algún dispositivo o visor en el que pudieran ser montados sobre unos carretes para su manejo.

Detalle del itinerario entre Madrid y Barcelona

Detalle del itinerario entre Madrid y Barcelona

Cada mapa incluye su leyenda o clave dos veces (en ambos extremos de la tira de papel) junto a las ciudades origen/destino del itinerario. De este modo, esta información es fácilmente accesible con independencia del sentido en el que vaya a emprenderse el trayecto y por consiguiente, del extremo por el que se encuentre enrollado el mapa. Por ejemplo, Madrid-Barcelona o Barcelona-Madrid.

La clave está formada por signos convencionales con su información en español, francés e inglés. Los elementos representados y sus correspondientes signos son muy similares a parte de los empleados por el Mapa Oficial de Carreteras a escala 1:400.000 en su sexta edición de 1964, por lo que se podría suponer que tuvo como base entre otros, ese mapa oficial. Se incluye a continuación una relación de la información representada en cada uno de ellos:

Detalle de la clave o leyenda de uno de los rollos

Con respecto a la escala de los mapas, no aparece expresada en ninguno de ellos, sin que por el momento se haya podido determinar si todos ellos fueron realizados a una misma escala. Al comparar algunos de los tramos de carretera representados, con otros mapas de la época su escala parece ser mayor de 1:400.000 (1 centímetro sobre el mapa equivale a cuatro kilómetros sobre el terreno).

Los mapas existentes, representan itinerarios que atraviesan nuestra geografía uniendo Madrid con las ciudades de Alicante, Badajoz-Lisboa, Barcelona, Bilbao, Cádiz, Irún, La Coruña, Málaga, Santander y Valencia con un total de veintiocho rollos. Según la declaración presentada por su impresor en la Delegación de Madrid del Servicio de Depósito Legal, con la entrega de los correspondientes ejemplares, éstos se finalizaron en 1968 y el autor de los mismos, también según la misma fuente, tendría la denominación de “Angoba”.

Mapas con formato similar

Como se ha indicado anteriormente, la forma de rollo de estos singulares mapas coincide con la de otros, que se utilizaron en dispositivos considerados por muchos, como los precursores de los modernos navegadores que emplean los automóviles de hoy en día. Tal es el caso de los mapas empleados por el diseño italiano “Iter Auto” o por el español “Auto-Mapa Martín Santos”.

En el caso de Iter Auto, su aparición se produjo en los años treinta del siglo XX. Su montaje se realizaba en el salpicadero del automóvil, como muestran las fotografías de las webs situadas en la parte inferior de la página. A través de un visor o ventanilla permitía consultar el mapa que se desplazaba enrollado sobre unos cilindros.

Con respecto al segundo de ellos, el ingenio español Auto-Mapa Martín Santos, fue inventado en León a mediados de los años cincuenta del siglo XX por don Antonio Martín Santos. En las imágenes incluidas también en las webs a pie de página, puede verse que empleaba unos mapas en forma de cinta enrollados sobre unos carretes. Dichos mapas eran realizados por la hija del propio inventor, doña Aurora Martín Zoreda. Cuando el dispositivo estaba en funcionamiento, cada kilómetro recorrido por el automóvil producía paralelamente el desplazamiento del mapa un milímetro, permitiendo conocer el punto en el que se encontraba situado, aunque siempre dentro de una ruta predeterminada.

Otro ejemplo de artilugio que empleaba mapas de carreteras en forma de rollo fue el británico “Plus Fours Routefinder«, que surgió en los años veinte del siglo pasado. A diferencia de los inventos ya mencionados, consistía en este caso en una especie de reloj de pulsera en el que los mapas podían desenrollarse para su consulta por medio de unas manecillas.

Para terminar

Por parte del Servicio de Cartografía y del autor de este artículo se ha tratado de contactar con el creador de estos mapas por diferentes vías sin que ello haya sido posible por el momento. Por tanto la publicación de este artículo, pretende la difusión de los mismos y da la bienvenida a la llegada de nuevos datos por parte de quienes pudieran conocerlos.

Damos las gracias a aquellas instituciones consultadas desde el Servicio de Cartografía de la BNE, con la intención de recabar información sobre la finalidad y el uso de los mapas, que han sido entre otras: Archivo General de la Administración, Asociación Española de la Carretera (AEC), Biblioteca en Madrid de la DGT y Biblioteca del Instituto de Tecnologías Físicas y de la Información “L. Torres Quevedo” del CSIC.

Fuentes consultadas

1. Iter Auto.
Tomatis, Mariano. “Il navigatore per auto degli Anni Venti” [en línea]. Blog of wonders, (2013) [Consulta: 15 de marzo de 2017] Disponible en Web: http://www.marianotomatis.it/blog.php?post=blog/20130226

2. Auto-Mapa Martín Santos.
Aldasoro Martín, José Antonio. “Auto-Mapa Martín Santos : origen del navegador”, Argutorio: revista de la Asociación Cultural «Monte Irago», nº. 26, (2011), p. 4-6
También disponible en Web: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3397482

3. Plus Fours Routefinder.
Dempsey, Caitlin. “Before There was GPS: Personal Navigation in the 1920s and 1930s” [en línea]. Gis Lounge, (2013) [Consulta: 15 de marzo de 2017] Disponible en Web: https://www.gislounge.com/gps-navigation-1920s-1930s/

4. Todos los dispositivos mencionados y algunos más.
Camós, Josep. “Cinco precursores que mostraron el camino al navegador de tu coche” [en línea]. Motorpasión (2016) [Consulta: 15 de marzo de 2017] Disponible en Web: https://www.motorpasion.com/tecnologia/cinco-precursores-que-mostraron-el-camino-al-navegador-de-tu-coche

 

Comparte

Esta entrada tiene 3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *