Literatura y rock

¿No tienes tiempo de relajarte y leer un buen libro? ¿No te convencen los audiolibros? Siempre existe la alternativa que presentamos hoy: que tu cantante favorito te cuente de principio a fin ese libro que siempre habías querido leer pero sigue acumulando polvo en la mesilla de noche.

¿Es compatible el rock con la literatura? ¡Pues claro que sí! ¿O creíais que todo iban a ser cuero y tachuelas?

Mago de Oz – La layenda de la Mancha (Gaboni)

Hay quien ya se ha dado cuenta, como Arturo Pérez Reverte: “El grupo riojano Tierra Santa es un ejemplo obvio: su balada sobre el poema La Canción del Pirata consiguió lo que treinta años de reformas presuntamente educativas no han conseguido en este país de ministros basura. Que, en sus conciertos, miles de jóvenes reciten a voz en grito a Espronceda, sin saltarse una coma.”

Arturo Pérez-Reverte
Corsés góticos y cascos de walkiria

Y no sólo eso: el resto de las canciones de este grupo hablan de temas tan variados como la derrota de la Armada Invencible, las batallas de la Reconquista, el esplendor del Siglo de Oro… ¡Todo un libro de historia en un CD!

Pero hay quien aspira más alto, como Mägo de Oz. No les bastaba una canción, así que su disco La Leyenda de la Mancha está dedicado íntegramente a contar y cantar el Quijote, hasta el mismo final de la segunda parte.

Fuera de nuestras fronteras también son muchos los artistas que han quedado tan impresionados por un libro que necesitan contarlo a los cuatro vientos, como ese amigo que siempre nos cuenta el final de la historia antes de que lo hayamos leído.

Empecemos por el principio: Si alguien inventó el rock seguramente fueron Led Zeppelin. Fascinados por El Señor de los Anillos, dedicaron al menos media docena de canciones a distintos pasajes del libro (Ramble On, The Battle of Evermore, Bron-Y-Aur Stomp, Misty Mountain Hop, puede que incluso la conocidísima Stairway to Heaven). Si queréis más canciones sobre la obra de Tolkien podéis buscarlas en Nightwish, Blind Guardian (con un disco entero, mucho más ameno que el libro, desgranando El Silmarillion), T. Rex y los españoles Agua Bendita, capaces de narrar la trilogía completa en apenas 3 minutos.

Camel – The Snow Goose (Modula)

Poco después, Camel nos contaron el relato breve La Gansa Blanca de Paul Gallico en un disco que no pudo llevar el mismo nombre por problemas de derechos (el autor del libro pensó que hacían publicidad de cigarrillos). Reincidirían años más tarde en Dust and Dreams, donde resumen el libro que le dio el Pulitzer a John Steinbeck, Las Uvas de la Ira. Este mismo libro, por cierto, inspiró en la misma época el The Ghost of Tom Joad de Bruce Springsteen.

Bastante más duros por fuera, Iron Maiden han demostrado ser unos grandes lectores, tanto en prosa (Sign of the Cross, sobre El nombre de la rosa de Umberto Eco, Lord of the Flies sobre la novela homónima de William Golding, Brave New World, sobre Un Mundo Feliz) como en verso (Rime of the Ancient Mariner, basada en el poema de Coleridge, The Trooper, en Carga de la Brigada Ligera, de Tennyson).

El diario británico The Guardian publicó una lista de las mejores canciones literarias. ¿La mejor? Killing an Arab, de The Cure, basada en El Extranjero, de Camus.

También tenemos libros más modernos, como El Perfume, de Patrick Suskind, que inspiró a Kurt Cobain, de Nirvana,  para componer la canción Scentless Apprentice. Y la saga La Torre Oscura de Stephen King ha servido de base a numerosas canciones de los alemanes Blind Guardian.

Mastodon – Leviathan (Paul Romano)

¿Preferís los clásicos? Dejando a un lado todas las canciones basadas en la Biblia (desde Johnny Cash y Pete Seeger hasta Avenged Sevenfold pasando por Boney M y su Rivers of Babylon), la Ilíada y la Odisea han inspirado a bandas tan dispares como Cream, Symphony X, Suzanne Vega, Steely Dan, Manowar y ABBA. Casi nada.

¿No es lo bastante duro? Metallica resumen ¿Por quién doblan las campanas? (Hemingway) en una de sus canciones más conocidas. Y para los aún más heavies, los brutísimos Mastodon nos cuentan la lucha del capitán Ahab contra Moby Dick a lo largo de su disco Leviathan.

Aunque no podamos compartirlos con vosotros a través de este blog, siempre podéis venir a la Biblioteca a escucharlos. ¿O creíais que aquí no había sitio para el rock?

Comparte

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Me parece maravilloso que por fin se empiecen a hacer estas cosas. Dar cabida a géneros musicales que llevan ya 4 décadas con nosotros. Ha sido una muy grata sorpresa leer algo así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *