“La fantasía no tendrá fin mientras en algún lugar del mundo haya gente con imaginación, con sueños y nuevos proyectos”

La infancia en la filmografía fantástica

El cine de fantasía es un género cinematográfico poseedor de aspectos surrealistas como el empleo de la magia, lo exótico o la existencia de elementos o personajes irreales pertenecientes a una realidad ajena a la nuestra. A través de un medio como el cine, el género fantástico trasciende los límites de lo normal e incentiva la imaginación del espectador. El séptimo arte ha conseguido representar lo extraordinario y maravilloso desde el siglo XX con filmes como Viaje a la luna (1902) de George Méliès, a la que siguieron otras obras del cine clásico como El Goldem (1920) de Paul Wegener.

La sucesión de títulos cinematográficos se ha hecho notar haciendo de muchas películas reales insignias del género como El señor de los anillos (2001) basada en la novela de J. R. R. Tolkien y La historia interminable (1984) sobre la novela de Michael Ende. El perfeccionamiento de las técnicas por ordenador ha conllevado a una fuerte mejora de calidad haciendo posible la inmersión del espectador en estos mundos paralelos, alejados de la realidad cotidiana, durante el tiempo de proyección.

Con lo fantástico el espectador duda de hechos que no puede explicar con sus referentes culturales o contextuales. Si encuentra explicación en la trama pasará al ámbito de lo insólito pero si no existe lógica, pasará al plano de lo maravilloso. Lo fantástico sigue siempre la misma línea, la irrupción de lo extraño a lo cotidiano, la destrucción de la apariencia, la duda de los protagonistas y por consiguiente la duda en el espectador (Zaplana, 2008- 588).

El cine fantástico tiene como elemento clave la magia. En general, la trama se centra en la lucha del bien contra el mal y la presencia de criaturas irreales, creando una dinámica entre lo real y lo surrealista. El protagonista debe ser humano para que los espectadores empaticen con él (González, 2016). El amor también es un elemento clave aunque no sea en exclusiva de interés romántico ya que puede demostrarse a través del amor a los seres queridos. Destaca la presencia de un fuerte villano o en algunos casos, el desarrollo de una batalla final épica. El escenario en el que se desarrollan los hechos fantásticos puede ser ajeno al protagonista, haciendo que la maravilla del paisaje sea lo que permita que los hechos tengan lugar o que sea dentro del propio entorno de los protagonistas donde aparezcan los resquicios mágicos.

En ocasiones los protagonistas de las historias de género fantástico son los niños, almas puras capaces de entrar en contacto con lo fantástico y que asimilan lo maravilloso más rápidamente que los adultos. Muchos de estos personajes infantiles son llamados a ser los protagonistas de la aventura para cumplir una misión, cumpliendo a su vez un proceso de maduración.

Este es el caso de los cuatro hermanos protagonistas de Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario (1988) de Marilyn Fox. Los niños encaran una transformación a héroes donde son llamados a la aventura por una antigua profecía de un reino mágico. Traspasan el umbral de lo fantástico a través de un armario para escapar de su realidad, un Londres en guerra. Tras cumplir con su cometido de salvar Narnia de la opresión de la Bruja blanca regresan a la realidad. En este filme no cabe duda de la existencia de lo fantástico porque es percibido de igual forma por los cuatro protagonistas. El trascurso del tiempo no es igual en el mundo mágico que en la realidad cotidiana, los niños tras el paso del tiempo se convierten en adultos en Narnia rompiendo los esquemas espacio-temporales.

En Un puente hacia Terabithia (2007) de Gábor Csupó, basada en la obra de Katherine Paterson, el protagonista, Jess, experimenta un cambio en su vida con la llegada de Leslie a la escuela. Ella le enseñará a imaginarse un mundo de “fantasía”, Terabithia, repleto de libélulas guerreros, ardiogros, piñas granadas, gigantes y un señor de la oscuridad que solo ellos pueden ver. Así, Jess sufrirá un arco de transformación de niño tímido y retraído a tener confianza en él mismo y ser capaz de trasmitir todo lo aprendido de Leslie a su hermana para mantener la mente abierta y poder encontrar la fantasía.

El cine español ha tratado el género fantástico de forma aislada durante el siglo XX. Sin embargo, con la llegada del siglo XXI distintas producciones nacionales se han embarcado en el tratamiento del género fantástico.

Fotograma de El laberinto del fauno

Fotograma de El laberinto del fauno

Cabe destacar la coproducción de la película entre México y España, El laberinto del fauno (2006) de Guillermo del Toro donde la protagonista Ofelia busca su identidad. Ofelia que siempre ha mostrado interés hacia sus libros de cuentos de hadas, tendrá que trasladarse al campo con su madre donde vive su padrastro, un cruel capitán del ejército franquista. En ese momento se verá inmersa en una serie de acontecimientos fantásticos al encontrarse con un fauno en las ruinas de un laberinto próximo a su casa. El extraño fauno confiesa a la niña que es la princesa de un reino mágico pero para demostrar esta condición tendrá que superar tres pruebas impuestas por el fauno, encontrándose con seres terroríficos, hadas y remedios mágicos.

 

Fotograma de Ofelia en El laberinto del fauno

Fotograma de El laberinto del fauno

El espectador tiene ante sí dos mundos, el fantástico con la aparición del fauno y la realidad de una España de 1944. El mundo fantástico que Ofelia percibe hace reflexionar al espectador de si se encuentra ante auténtica fantasía o es producto de la imaginación de la protagonista, fruto de sus lecturas para escapar de un mundo convulso y de la opresión su padrastro.

 

 

Fotograma de Un monstruo viene a verme

Fotograma de Un monstruo viene a verme

La película hispano estadounidense, Un monstruo viene a verme (2016) del director español, Juan Antonio Bayona, muestra a Conor un niño poco social que sufre ante la enfermedad terminal de su madre. Conor guarda un secreto que solo será capaz de reconocer con las visitas de un monstruo con forma de árbol. La fantasía se muestra a través de las apariciones del monstruo que, en un primer momento, solo el protagonista es capaz de ver mientras que para el resto es invisible. Solo en el lecho de muerte de su madre, ella lo verá detrás de su hijo. Al final de la película, se plantea que el árbol no ha sido producto de la imaginación del niño ya que en el libro de dibujos de la infancia de la madre aparece retratado el monstruo junto a ella. Tras cumplir su cometido, el monstruo desaparecerá llevándose todo el dolor del niño y una parte muy importante para él.

Para conocer en profundidad las filmografías expuestas, se puede consultar la colección de audiovisuales de la Biblioteca Nacional Española que cuenta con un gran catálogo filmográfico accesible gratuitamente.

El género fantástico ha ido ganando seguidores con el paso de los años. Parte de los nuevos realizadores han crecido viendo películas fantásticas por lo que existen menos prejuicios por parte de los consumidores hacia el género. Los espectadores infantes son unos de los numerosos consumidores del género fantástico además de un recurrente habitual a protagonizar dichos filmes. Sin embargo, en la actualidad, los adultos también muestran interés por el género fantástico ya que cuenta con gran repercusión en la producción cinematográfica española e internacional.

Marta Murillo
Graduada en Comunicación audiovisual y Máster en Patrimonio Audiovisual

 

Referencias consultadas

Anónimo (2019) Characteristics of fantasy and futuristic fiction

González, A. (2016) 5 características que tiene que tener la novela de fantasía juvenil para ser un éxito. Recuperado de: https://www.anagonzalezduque.com/secretos-novela-fantasia-juveni/

La vanguardia (2017) El cine fantástico y de terror sobrevive con pocos recursos y buenas ideas. Recuperado de: https://www.lavanguardia.com/economia/innovacion/20171011/431980419405/cine-fantastico-terror-sobrevive-pocos-recursos.html

Martínez, J.C. (2004) El cine fantástico español de los noventa. Aportaciones para la recuperación de un género olvidado (241-253). Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1126563

Zaplana,B. (2008) El espacio vacilante: el cine fantástico entre lo real, lo maravilloso y lo insólito (585-598). Recuperado de: https://e-archivo.uc3m.es/bitstream/handle/10016/8743/espacio_zaplana_LITERATURA_2008.pdf

Audiovisuales consultados

Adamson, A. (2006) Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario [DVD]. Recuperado de: http://catalogo.bnehttp://catalogo.bne.es/uhtbin/cgisirsi/x/0/0/57/5/3?searchdata1=4434508{CKEY}&searchfield1=GENERAL^SUBJECT^GENERAL^^&user_id=WEBSERVER.es/uhtbin/cgisirsi/?ps=uNhEu151gc/BNMADRID/146410866/9

Bayona, J.A. (2018) Un monstruo viene a verme [DVD]. Recuperado de: http://catalogo.bne.es/uhtbin/cgisirsi/x/0/0/57/5/3?searchdata1=6409603{CKEY}&searchfield1=GENERAL^SUBJECT^GENERAL^^&user_id=WEBSERVER

Csupó, C. (2010) Un puente hacia Terabithia [DVD]. Recuperado de: http://catalogo.bne.es/uhtbin/cgisirsi/x/0/0/57/5/3?searchdata1=4878411{CKEY}&searchfield1=GENERAL^SUBJECT^GENERAL^^&user_id=WEBSERVER

Del Toro, G. (2012) El laberinto del fauno  [DVD]. Recuperado de: http://catalogo.bne.es/uhtbin/cgisirsi/x/0/0/57/5/3?searchdata1=5379179{CKEY}&searchfield1=GENERAL^SUBJECT^GENERAL^^&user_id=WEBSERVER

Comparte

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. ¡Muy buen artículo! Me ha fascinado la conexión que hay entre la realidad y la fantasía que existe en los ejemplos redactados, en como madura un personaje a través de la imaginación o incluso de algo mágico, todo ello relacionado con sus propios sentimientos. ¡Enhorabuena!

  2. Y en cada fantasia cuando tu no me ves. Te extrano, y cada nota me hace dano. Y en la monotonia vi que no pude encontrar fuerzas para hablar. Tanto que decir, nada que aceptar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *