La BNE en su sede de Alcalá de Henares

La Biblioteca Nacional de España (BNE) tiene su segunda sede en Alcalá de Henares, en el km 1,600 de la carretera de Meco, en el Campus de la Universidad de Alcalá y junto a un Parque Científico y Tecnológico. Es un gran edificio con forma de libro abierto, compuesto por seis torres, las tres primeras inauguradas en 1993, las dos siguientes en 2000 y la sexta y, de momento, última en 2009.

Concebida en su origen para funcionar como servicio de préstamo a nivel nacional, actualmente funciona como una extensión de los depósitos de la sede de Madrid. En la sede se realiza o completa el proceso técnico de distintos tipos de documentos y la gestión del espacio y de las colecciones requiere un trabajo constante de coordinación con las distintas unidades de la BNE.

En sus depósitos, y en sus más de 250 km de estanterías se conservan más de la mitad de las colecciones de la BNE. La mayor parte del espacio ocupado contiene monografías modernas, prensa y revistas, pero también se conservan aquí partituras, mapas, carteles, y documentos en soportes distintos al papel (microformas, material audiovisual, soportes electrónicos, etc).Robot de la sede de Alcalá

Para conservar estos materiales, además de estanterías convencionales, contamos con modernos sistemas de almacenamiento: un depósito robotizado, varios armarios rotatorios (“lanzaderas”), armarios compactos, planeros adaptados a los distintos soportes y formatos.

Entre las curiosidades de esta sede destaca especialmente el depósito robotizado. En él se conservan 2 millones de documentos distribuidos en bandejas organizadas por columnas y pasillos. Mediante unos brazos mecánicos y un sistema informático, el “robot” localiza y mueve las bandejas en las que se ubican los documentos, aprovechando al máximo la capacidad de almacenamiento.

Los usuarios de la BNE pueden consultar en la sede de Recoletos los fondos que se conservan en Alcalá. Diariamente se organiza de manera puntual el servicio de envío de fondos para su consulta en las distintas salas de la sede de Recoletos. Este servicio es muy valorado por nuestros usuarios, ya que les acerca las colecciones en plazos comprometidos.

Sala de lectura de la sede de Alcalá de la BNELa sede de Alcalá también abre las puertas a todos los usuarios de la BNE que deseen consultar sus fondos in situ, ya que desde el año 2004 cuenta con una sala de lectura con 24 puestos, que funciona como un punto de servicio más de la BNE. En ella pueden consultarse los documentos conservados en la propia sede. Entre los fondos más consultados y curiosos cabe destacar la Colección García Figueras sobre África, la prensa o la colección de carteles modernos. La sala es también un punto del servicio de préstamo interbibliotecario, que acerca a los usuarios de la BNE documentos de otras instituciones.

Por último, hay que destacar el valor estratégico cultural del emplazamiento en el Campus de la Universidad y en una ciudad como Alcalá de Henares, declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Con motivo de esta celebración, en 2013, la sede de Alcalá abrió sus puertas a los ciudadanos. En la misma línea, durante los meses de otoño e invierno de 2014, estamos acogiendo visitas y talleres escolares organizados por el Museo de la BNE. Todos los miércoles, la sede se llena de escolares de 3º de la ESO y de 4º de Primaria que vienen junto a sus profesores a visitar la sede y a disfrutar de unos talleres que giran alrededor de Cervantes y El Quijote.

Con todo ello, en la sede de Alcalá se trabaja dentro de las líneas estratégicas de la Institución, con la conservación y difusión de las colecciones y su acercamiento a la ciudadanía.

Área de Coordinación de Colecciones

Vídeo: Alberto Bermejo
Beatriz Festa

Comparte

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Alcalá de Henares era un lugar pantanoso en el 1500 y allí el Cardenal después Arzobispo, Consejero de la Reina Isabel de Castilla, Francisco Jiménez de Cisneros, fundó el Monasterio y la Universidad de Alcalá de Henares, trayendo a los más Doctos estudiados en el Cluny y la Universidad Medieval de la Sorbona de París, algunos de ellos se habían cambiado el nombre pues eran de origen Judío, y algunos Teólogos murieron antes de empezar su cátedra picados por el mosquito de la Malaria de aquel inhóspito lugar pantanoso del 1500 llamado Alcalá de Henares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *