Hildegart (1914-1933)

….”en las primeras horas de esta mañana se tuvo noticia en los centros judiciales y policíacos de un sangriento suceso que había ocurrido en una casa de la calle de Galleo y del que había sido víctima una joven que, según las primeras noticias, había sido asesinada por su madre mientras dormía. Poco después se supo que la joven asesinada era la propagandista política y escritora que en periódicos de la extrema izquierda acostumbraba a firmar con el seudónimo de Hildegart…” (Luz, Madrid 9/6/1933)

hildegartSu muerte tuvo gran repercusión en los principales periódicos que se publicaban entonces pues era un personaje muy reconocido tanto dentro como fuera de España. Antes de cumplir los diez años leía y escribía en cuatro idiomas A los 17 años terminó sus estudios de Derecho (aunque no estaba autorizado ejercer hasta los 21 años). Colaboradora en diarios y revistas y conferenciante.

Llevaba los apellidos maternos, su nombre real era Carmen Rodríguez Carballeira, aunque todo el mundo la conocía por Hildegart.

Feminista a ultranza, mantuvo una posición muy avanzada en la época sobre conceptos tales como educación sexual, control de la natalidad, esterilización y divorcio y además conocía  perfectamente lo que se estaba haciendo sobre estos temas en otros países. Opinaba que la eugenesia, “nexo entre el medio, la herencia y la educación”, es la clave para conseguir una sociedad más justa e igualitaria, como lo manifiesta en su obra El problema eugénico: puntos de vista de una mujer moderna. Sus otros escritos fueron de los más avanzados en el feminismo español: La rebeldía sexual de la juventud, La educación sexual, La revolución sexual, La limitación de la prole, Sexo y amorMalthusismo y neomalthusismo, el control de la natalidad, Cómo se curan y cómo se evitan las enfermedades venéreas, entre otros.

Su preparación y formación, pese a su juventud, además del conocimiento de idiomas le facilitó el mantener contacto con grandes intelectuales de la talla del novelista y filósofo británico H. G. Wells o del sexólogo y activista británico Havelock Ellis, además de con el escritor y pensador español  Gregorio Marañón de quien se confesaba deudora en muchos de sus escritos.

La vida de Hildegart no puede entenderse sin conocer la historia de su madre Aurora Rodríguez Carballeira. Ésta concibió la idea de educar excepcionalmente a su hija con el fin de convertirla en el paradigma y bandera del sexo femenino. Para ello ejerció un férreo control sobre todos los actos de su hija, convirtiéndose en su sombra y fue precisamente ese deseo de emancipación por parte de Hildegart lo que precipitó el crimen. Fue la gran paradoja de alguien que creía en la independencia de la mujer y sin embargo no soportó que su propia hija se independizara de ella. Aurora reclamaba el derecho de matar a su hija como lo más natural del mundo ya que ella y solo ella la había creado. Juzgada y condenada, acabaría sus días en el manicomio de Ciempozuelos con un diagnóstico de esquizofrenia paranoide. Falleció en 1956 a la edad de 76 años.

Una historia tan increíble que sirvió de argumento de la película de Fernando Fernán Gómez Mi hija Hildegart (1977).

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Cal Martínez, María Rosa. A mi no me doblega nadie : Aurora Rodríguez : su vida y su obra (Hildegart). – 2ª ed.. – Sada, A Coruña : Ediciós do Castro, imp. 2009. – X, 227 p., [24] p. de lám. ; 21 cm. – (Documentos ; 85)

12/680055

Domingo, Carmen (1970-). Mi querida hija Hildegart : una historia que conmocionó a la España de la Segunda República / Carmen Domingo; prólogo de Almudena Grandes. – 1ª ed.. – Barcelona : Destino, 2008. – 331 p., [6] p. de lám. : il. ; 23 cm. – (Imago mundi ; 136)
12/504386

Rendueles, Guillermo. El manuscrito encontrado en Ciempozuelos : análisis de la historia clínica de Aurora Rodríguez. – Madrid : Endymion, D.L. 1989. – 229 p. ; 20 cm. – (Genealogía del poder ; 16)

3/187228

Comparte

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Se puede leer un interesante artículo de dos páginas publicado a raíz de su muerte, «Sobre la vida y la muerte de «Hildegart». La que no tuvo madre» es su título, en la Hemeroteca Digital (Véase «Cultura Integral y Femenina», Madrid, Año I, núm. 7, 15 julio 1933, pp. 21-22). Mi felicitación por este recordatorio de Hildegart a los responsables del Servicio de Información Bibliográfica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *