El Desastre de Annual ¿con humor?

Posiblemente, el ánimo general en la Península distaba mucho en julio de 1921 de la broma. Las noticias iban mucho más allá de lo inquietante acercándose más bien a lo trágico. Se hablaba ya de miles de soldados españoles muertos en medio de un paraje casi lunar y por unas razones, que muy pocos de ellos llegaron a entender.

Pero, y al igual que siempre a lo largo de la historia del humor gráfico, éste no sirve solo para arrancarnos una sonrisa o incluso una carcajada cuando las viñetas se intercalan entre todo tipo de noticias. El humor se ha utilizado también como elemento de denuncia y crítica de una situación. Es un golpe en la mesa que despierta nuestra capacidad de indignación frente a una situación injusta, una metedura de pata de un personaje de alto rango y también es una herramienta que actúa en defensa del más desfavorecido en cualquier conflicto.

Y desde ese punto de vista es como deben leerse las viñetas que, desde junio-julio de 1921 a diciembre de 1922, fueron apareciendo en los principales diarios españoles. ABC, La Vanguardia, El Sol…todos ellos dieron a sus lectores información todo lo puntual que permitían las tecnologías del momento sobre ese hecho y en todos ellos los ilustradores-humoristas dieron lo mejor de su capacidad de síntesis, sorpresa y denuncia para dar un punto más de apoyo en el análisis del conflicto hispano-marroquí, y crear una opinión sobre la fuerza colonial de una metrópoli, la española, que posiblemente había perdido hacía mucho tiempo su potencia para conquistar otros territorios.

El imparcial, diario fundado por Eduardo Gasset en 1867, que continuará editándose hasta 1933 y que es considerado como el principal periódico desde el que se inicia la transformación de la moderna prensa española, contaba en los años en los que se produjo el Desastre con el ilustrador Tomás Pellicer. Gran caricaturista, fue el encargado en este diario de dar una visión crítica y ácida de las noticias que iban llegando sobre todo lo que sucedía en Marruecos. Muy poca información se tiene respecto a Tomás Pellicer; apenas que muere en 1939 en Sevilla, adonde había llegado procedente de Melilla, donde ocupaba un cargo como funcionario.

Autocaricatura de Madrid Chic

Autocaricatura de Pellicer que aparece en su obra Madrid Chic, de 1924

Dentro de la colección de Dibujos de la BNE se conservan  115 dibujos originales preparatorios realizados por él para las viñetas que se editaban en ese periódico, y en ellos hay 15 que giran en torno del Desastre de Annual. Todos tienen un tamaño de DINA4 y están hechos en tinta negra. En la cara del folio está la ilustración y en el verso la frase o el mínimo diálogo que debía acompañar y da luz a esa imagen. Lamentablemente, no hay ninguna información en estos originales que indique en qué fecha se publicaron, por lo que, a la hora de hacer una secuencia temporal con ellos, se han revisado uno a uno los números publicados desde junio de 1921 hasta finales de 1923, y que aparecen digitalizados en la Hemeroteca Digital.

Además de los dibujos que fueron publicándose en los diferentes números de ese periódico, llegaron en ese conjunto dos dibujos que no hemos conseguido encontrar en la edición en papel. Uno de ellos, que causa gran impacto,  y que debería aparecer editado con el título La piedad del vecino (DIB/18/1/8782), denuncia la pasividad de las potencias coloniales inglesa y francesa frente a la masacre sufrida por el ejército español. El otro es Por el cable moro, el último paco DIB/18/1/8784,  cuya interpretación resulta más complicada de dar. Cuando el tiempo y los hechos van quedando atrás, cada vez se hace más difícil entender desde la perspectiva presente este tipo de viñetas. ¿A quién representa esa sombra? ¿Qué mensaje lleva de Marruecos a la Península el personaje marroquí? Quizás lo que es más claro es “el último paco” (francotiradores) que puede ayudarnos a datar el dibujo más hacia 1923 que hacia 1921.

Los que sí que hemos podido localizar en la prensa son los que vamos señalando a continuación, en la secuencia temporal en la que fueron apareciendo, e intentando explicar lo más brevemente posible a qué hacen referencia.

1. La huida del Raisuli / ¡Si yo supiera donde se ha metido Casanella!. (15/7/1921), signatura DIB/18/1/8864

El Raisuli o Raisuni era el jefe de las cabilas de Yebala y muchos le consideraban un héroe y el heredero al trono marroquí, aunque el Gobierno de Marruecos y las potencias europeas lo consideraban un bandido. Este dibujo da cuenta de la tensión que se vivía en la zona del Protectorado español antes del Desastre de Annual. El Raisuni controlaba la zona occidental mientras que Abd-el Krim era el cabecilla de la oriental.

Ramón Casanellas fue uno de los tres asesinos que participaron en el atentado de marzo de ese año contra el presidente del Gobierno, Eduardo Dato, y el único que logró huir, razón por la que el dibujante relaciona la huida del Raisuli con la del pistolero. Igual que éste, el cabecilla de Yebala logró huir en esta ocasión cuando el ejército español atacó su residencia en Tasarut

2. La Enfermedad de ahora / Mira papá ¡ Pobre hombre! ¿Habrá estado en la Guerra? o / ¿Habrá ido a una sesion del Ayuntamiento? / No hijo. debe de ser un periodista atacado por la Censura» / ( 31 /7/1921) DIB/18/1/8788 (Hemeroteca Digital. Biblioteca Nacional de España — El Imparcial (Madrid. 1867). 31/7/1921, página 3. (bne.es))

Este es el primer dibujo sobre lo que estaba ocurriendo en Annual y que aparece en la edición del 31 de julio de 1921.  El Desastre acaba de ocurrir y el Gobierno ha decretado la censura en la Prensa. El dibujante hace alusión irónicamente a la situación en Marruecos comparándola con lo que ocurre en la vida municipal.

Acertijos_para_niños_

3. Acertijos para niños/ ¿Dónde está la pastora… que tan bien sabe disparar (5/8/1921), signatura DIB/18/1/8858

Publicado el 5 de agosto, este dibujo fue publicado cuando el Desastre se estaban todavía consumando y es el primero que pudo sortear la censura. Se puede ver a los rifeños exultantes tras un cañón que habían capturado a las tropas españolas en una de las posiciones atacadas. No se había producido todavía, sin embargo, la capitulación de Monte Arruit, donde unos 3.000 soldados fueron asesinados después de rendirse.

4. Don Patricio investiga/ Está visto; aquí encontraré de todo menos responsabilidad (8/11/1921). SignaturaDIB/18/1/8845

Ante un montón de huesos de soldados españoles y un cartel con el nombre de Monte Arruit, el lugar donde se produjo la mayor matanza, un señor barbado y con chistera dirige su lupa en ademán indagador. No es fácil identificar al personaje, pero posiblemente no se trata de nadie en concreto sino de cualquier ciudadano honesto que busca la verdad de lo ocurrido. A los personajes de edad con barba blanca se les solía llamar patricios de forma honorífica en señal de respeto, como en la antigua Roma.

5. Los cautivos /  ¿Ves algo? ¿Ves la Patria? / No, esas nubes no me dejan ver la patria (3/12/1921) Signatura DIB/18/1/8824

Las noticias sobre los cautivos se suceden desde julio de 1921 a enero de 1923, pero no se tomaba la decisión de efectuar el pago del rescate exigido por Abd- el Krim para su liberación. La presión pública se va haciendo cada vez más fuerte pero el acuerdo no tendrá lugar hasta el 23 de enero de 1923. La negociación de la liberación de 336 supervivientes la llevará a cabo finalmente el empresario Horacio Echevarrieta, amigo de Abd- el Krim. La feliz noticia se da en el diario del 28/1/1923

6. El parte diario de Abd-el Krim/ El espía: nosotros seguimos seguros. D. Juan solo ha mandado operar contra la prensa (20/12/1921). Signatura DIB/18/1/8889

Este chiste que refleja la libertad y seguridad en las comunicaciones de que gozaba Abd-el Krim y sus huestes es una crítica contra las medidas tomadas contra la prensa española por el ministro de la Guerra, Juan de la Cierva, padre del ingeniero del mismo nombre inventor del autogiro. El ministro Juan de la Cierva, que representaba la línea dura del Gobierno de concentración de Maura y contaba con el apoyo de los militares africanistas, como Millán Astray, impuso desde el primer momento la censura previa a la prensa, que no pudo informar libremente de los acontecimientos.

7. Cartas de familia/ -Han hecho un viaje triunfal y después don Juan los ha colocado en magníficas pensiones. – Si ya te decía yo que ahora el Protectorado va de veras (5/1/1922) Signatura DIB/18/1/8872

Este diálogo entre dos monos parece aludir con ironía a los célebres monos de Gibraltar que reciben una carta de sus parientes los monos del otro lado del Estrecho. Ambos comentan el viaje que el ministro de la Guerra, Juan de la Cierva, ha hecho a la zona de conflicto marroquí y lo bien que ha tratado a los directores de periódicos que le acompañaban en el viaje, entre los que figuraba el de El Imparcial, Rafael Gasset. 

8. El cuco de Alhucemas/ A punto de dar la hora (4/3/1922) Signatura DIB/18/1/8843

Por las puertecillas del reloj de cuco aparece el rostro de un moro, seguramente el de Abd-el Krim. Las manecillas dan las cuatro de la tarde. Para contextualizar el dibujo hay que leer las noticias del día anterior sobre la guerra en Marruecos. Por un lado, se habla de que El Raisuni no parece dispuesto a rendirse sin condiciones y por otro se plantea la pregunta de si ha comenzado el bombardeo de Alhucemas. Reina la incertidumbre a causa de la censura de prensa, pero circula el rumor del ultimátum dado por el Gobierno español a Abd-el Krim para que entregue, a cambio del dinero que ha exigido, a los prisioneros cautivados en Annual y Axdir. El plazo se había cumplido y se había comenzado a bombardear Alhucemas.

9. El ingenuo turista/ – ¿Y está detrás la jarka? –No, son los prisioneros de Monte Arruit (8/6/1922). Signatura DIB/18/1/8884

Ante un terrenos vallado y protegido con sacos terreros, un europeo identificado como turista pregunta a un moro por la jarka. Se llamaba harka a las tropas indígenas que empleaba el ejército español en las campañas de Marruecos, aunque también recibían esta denominación las propias fuerzas del Abd-el Krim, a las que parece aludir el dibujante, dado que los españoles cautivados en el verano de 1921 seguían en poder del líder rifeño un año después. No había acuerdo en el precio a pagar por el rescate porque Abd-el- Krim quería además de una enorme cantidad dinero que cesaran los ataques españoles en el Rif.

10. Ahora son otros vientos/El Beniurriaguel: ¡Ay, mi gorro! Estaba visto que no me cabía en la cabeza (22/9/1922). Signatura DIB/18/1/8875

Al moro, otra caricatura de Abd-el Krim seguramente, se le cae el gorro frigio con la inscripción República del Rif a causa del viento. Con ello se alude a que la situación empieza a ser favorable a España. En la misma portada de ese número de El Imparcial se señala que el Alto Comisario en Marruecos, general Burguete, ha informado de la petición de paz hecha por parte de emisarios del líder rifeño. Beni Urriaguel era una cabila de la región del Rif, cercana a Alhucemas.

11. El otoño de Abd-el Krim/ La caída de la hoja en la fantástica República (6/10/1922) Signatura DIB/18/1/8803

El líder rifeño ve caer las cabilas una tras otra en manos del ejército español como hojas que caen del árbol en otoño. Está perdiendo la guerra y el dibujante le muestra abatido, con el arma también cayendo, en una gráfica metáfora otoñal. La realidad, sin embargo, es que Abd-el Krim, todavía no ha sido vencido ni lo sería hasta 1926.

12. Juegos de prestidigitación/ D. José: como ven ustedes, aquí no se ve nada. (25/11/1922) Signatura DIB/18/1/8819

El nuevo presidente del Gobierno, José Sánchez Guerra, juega a los cubiletes con el expediente Picasso, la investigación encargada al general Juan Picasso para depurar las responsabilidades del Gobierno en el Desastre de Annual. El dibujante hace ver de forma cómica que el Gobierno quiere dar carpetazo al asunto y cerrarlo sin que nadie sea culpabilizado por lo ocurrido. De hecho, está cercano el golpe de Estado del general Primo de Rivera que zanjará definitivamente el asunto. Es curioso porque en el dibujo editado en El Imparcial, después de Don José, aparecen las palabras: La cuestión es que desaparezca el pañuelo. Debieron gustarle más al editor que las palabras que escribió al dorso el dibujante.

13. La Gloria/ – Cinco ministros responsables y un general han sido ejecutados. -¡Hombre lo siento! Yo estoy seguro que el marqués de Lema era un inocente. –No delires, todo eso ha sido en Grecia (2/12/1922) Signatura DIB/18/1/8783

Este diálogo transcurre en lo que parece un trozo del cielo, ‘La Gloria solo para héroes’, con los personajes comentando las noticias de prensa. Es curioso aquí también cómo lo que escribió al dorso el dibujante ha sido modificado en su traslación al dibujo impreso en el periódico. En lugar de ejecutados, se optó por poner ‘severamente condenados’, y el inocente era ahora el vizconde de Eza, Luis de Marichalar, ministro de la Guerra en el momento en que tuvo lugar el Desastre de Annual. Desaparece además del diálogo la alusión a Grecia como lugar del que habla la noticia.

Las noticias durante 1923 se centran durante el comienzo del año en la liberación de los cautivos, que tiene lugar el 23 de enero. Prácticamente hay noticias diarias sobre los combates que, de mayor o menor gravedad, van teniendo lugar.

A partir de mayo de 1923 otro humorista gráfico se hace cargo de las viñetas del imparcial, K-Hito (García López, Ricardo, 1890-1984), algunas de las cuales tratan también del tema de Marruecos.  

Es en septiembre de 1923 cuando tiene lugar el golpe de estado de Primo de Rivera que se hace con el gobierno el 15 de septiembre de 1923 y, si bien continúan apareciendo noticias del día a día en las campañas de Marruecos, ya no aparece nada referido a las responsabilidades del Desastre.

El conflicto continuará hasta 1926, cuando el Protectorado francés es atacado por Abd-el Krim. Es entonces cuando Francia se alía con España y tiene lugar el desembarco de Alhucemas. Esta colaboración llevará a terminar con la república del Rif y es el momento en el que Abd-el Krim huye de Marruecos.

Cien años después de estos sucesos se recuerda algo de lo que sucedió, poco del por qué y prácticamente nada de las personas que los sufrieron. El resultado de esta “aventura” colonial, además de consecuencias políticas que se sucederán a lo largo de los años siguientes, se saldó con más de 13.000 muertos y un miedo generalizado en las familias que tenían hijos en edad de cumplir con el servicio militar a que les tocara hacerlo en Marruecos.

“Ya están tocando la corneta. Dispensa que no siga, porque aquí se juega uno la cabeza que tiene en un deci Jeú, y como no tengo más que una, ay que mirá por ella” (Las cartas de los soldados sevillanos a sus novias, a sus madres, a sus amigos / por J. Rodríguez La Orden.

María Teresa Ríos Reviejo
Antonio García Jiménez

Comparte

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *