Días abstractos, galerías concretas

En este abrupto comienzo del 2020 vivimos una realidad que casi no lo parece, muy cercana al mundo abstracto artístico al que habitualmente nos llevan las galerías de arte que aparecen diseminadas por las calles de nuestras ciudades. A partir de las distintas corrientes de finales del siglo XIX y durante todo el siglo XX y XXI los artistas realizan no ya una representación fidedigna de lo que se ve en la realidad sino una reinterpretación de la misma dando origen a obras muy arriesgadas que en no pocas ocasiones se enfrentan al rechazo del público.

Pèl & ploma (Cart.p/348 )

Pèl & ploma (Cart.p/348 )

Es cierto que el propio artista corre un riesgo  pero no es menos el que corre el marchante de arte que decide representarlo ante los compradores o las galerías que montan exposiciones con sus obras. Los agentes del mercado del arte asumen estos riesgos, a veces sorteables, del rechazo de estas obras por parte del comprador o del simple espectador (….esto es un timo….se deben creer que soy un…..). Pero hay otras circunstancias que son difícilmente evitables. Esta categoría de comercio es muy sensible a todo tipo de crisis, y fundamentalmente a las económicas. Cuando no hay dinero no solamente el amor se va por la ventana, sino también los gastos superfluos…..y el arte es el primero en caer dentro de ese saco. Por eso el número de galerías de arte crece o decrece dependiendo de la situación económica en la que se esté viviendo.

Debido a estas fluctuaciones, y cuando cierran las galerías sus puertas para que se abra un establecimiento de alguna conocida cadena en su lugar, lo que suele quedar de su actividad anterior son los catálogos, folletos, carteles, invitaciones… realizados para promocionar sus exposiciones. A través de ellos puede irse rastreando una parte de la vida artística de una ciudad, y tanto las galerías de larga pervivencia en el tiempo como aquellas que cierran después de una actividad breve, son fundamentales para reconstruir una parte de la vida cultural urbana.

Dentro de la documentación que puede dar testimonio de la actividad de una galería, nos encontramos con  la que se ha recopilado a través de un proyecto que la BNE mantiene desde hace varias décadas. Su objetivo principal es la captación de donaciones de obras gráficas de artistas contemporáneos. Pero en muchas ocasiones los artistas no solo donan uno o varios grabados originales propios, sino también valiosa documentación que gira en torno a esa obra en concreto o a toda su producción artística. Documentos personales, cartas y tarjetas postales invitando a inauguraciones de exposiciones, folletos de distintas dimensiones, carteles, pequeños catálogos…
Es un conjunto muy variado de tipologías documentales que requieren un tratamiento diferente en cada caso.

Astillero, 2013 (INVENT/85030 )

Astillero, 2013 (INVENT/85030 )

Hasta hace algo más de un año se trataba de una documentación que estaba ordenada y perfectamente conservada bajo el nombre del artista pero que no estaba reflejada en el catálogo de la BNE, precisamente por la variada tipología documental que señalaba anteriormente. Solamente si alguien buscaba a través de los grabados originales del artista había una nota en la catalogación con un misterioso dato “Documentación V. Sala Goya” y muy pocos usuarios consultaban todo ese fondo.

Desde enero de 2019 el personal del Servicio de Divulgación de la Colección de Bellas Artes y Cartografía está revisando todo lo que conformaba el fondo de esa colección.  Lo que en un principio era una tarea que pretendía casi exclusivamente separar los documentos personales de un artista de la documentación editada de diversa tipología, nos ha llevado a ver algunas de las posibilidades de investigación que ofrece todo este volumen de documentos para ofrecérselas a nuestros usuarios.

Hacer un estudio de la tipología documental para ver la mejor manera de realizar su proceso técnico,  comprobar uno a uno los documentos para ver si algún ejemplar está ya presente dentro del catálogo de la BNE, incrementar las colecciones de Depósito Legal remitiendo un ejemplar a esta signatura cuando antes no existía, eliminar triplicados, crear autoridades que ayuden a encontrar los documentos…esas son algunas de las tareas que ya estamos realizando y a las que estamos habituados, en el fondo es el día a día de cualquier bibliotecario.

Pero después están esas otras posibilidades que nos requieren realizar un trabajo más relacionado con la investigación. Y una de las  opciones es la de estudiar la actividad de las galerías de arte de un lugar durante una franja temporal determinada. Nombres de galerías que continúan con su actividad desde hace varias décadas se unen a los de otras muy activas en determinado momento que se vieron obligadas a cerrar por diversas razones o de las que tuvieron una vida muy efímera. Y a esos nombres llegamos a través de todo este tipo de documentos en muchos casos  mínimos.

A modo de ejemplo de las posibilidades que abren estos documentos, vamos a ver el caso de tres galerías concretas, todas ellas de Madrid, representativas cada una de ellas de una de las opciones dentro de la variada tipología que podemos encontrarnos.

Diez poemas de Vicente Aleixandre con grabados de Antonio Quintana, 1977 (ER/5154)

Diez poemas de Vicente Aleixandre con grabados de Antonio Quintana, 1977 (ER/5154)

La Galería de la Mota es un ejemplo de galería que tuvo una actividad breve y de la cual es muy escasa la información disponible. Por ello, los documentos menores no catalogados que se conservan en la BNE son especialmente importantes en un caso así, ya que es lo único que puede dar alguna información sobre el papel que jugó en su día en la vida cultural.

Esta galería estuvo activa entre 1977 y 1982, aproximadamente (la información disponible no permite afirmar las fechas con seguridad). El catálogo de la BNE no muestra apenas ninguna información de exposiciones realizadas en ella, tan sólo hay un libro de estampas, signatura ER/5154. La información que puede encontrarse en la prensa de la época es también muy escasa, poco más que menciones que dan fe de que la galería estaba activa, sin apenas detalles sobre las exposiciones celebradas.

Los documentos menores conservados en la BNE (una invitación, un díptico y un folleto) son los que nos permiten al menos conocer algunos de los artistas que expusieron en esta galería y podrían dar el punto de partida para una posible investigación. Estos documentos dan testimonio de exposiciones de los artistas “Bonifacio” (Bonifacio Gómez Alonso), Álvaro Delgado y José Fuentes Esteve.

Página de la Galería Seiquer en Datos.BNE

Página de la Galería Seiquer en Datos.BNE

La Galería Seiquer, en cambio, es un ejemplo de una galería que sí tuvo una actividad prolongada (32 años, de 1966 a 1998) pero que ya cerró sus puertas definitivamente. En este caso, como era de esperar, la documentación disponible es más amplia: el catálogo de la BNE, en una búsqueda general, muestra 15 catálogos y 11 carteles de exposiciones realizadas en esta galería, más 20 registros correspondientes a dibujos y estampas que pasaron por ella. . Si la búsqueda se hace por el criterio de «Autor» aparecen 16 catálogos.

Sin embargo, los documentos menores conservados en la BNE siguen siendo una fuente valiosa para obtener información sobre exposiciones y artistas que no aparecen reflejados en las obras catalogadas. Se conservan trípticos, invitaciones y catálogos correspondientes a artistas como José Luis Balaguero, Antonio Ballester, Juan Calonge, Carlos Casariego, Santos Díaz, Nicolas Gless, Francisco Ménendez-Morán o Felicidad Moreno.

Página de la Galería Estiarte en Datos.BNE

Página de la Galería Estiarte en Datos.BNE

Para finalizar, la Galería Estiarte es un ejemplo de una galería cuya actividad se ha mantenido durante décadas y que sigue activa actualmente (si bien con un cambio de nombre, actualmente es la Galería Pilar Serra). Ha funcionado desde 1972, con un cambio de titularidad en 1978 y el cambio de nombre en 2010.

En este caso tendríamos, por tanto, una colección más abierta, ya que la galería sigue organizando exposiciones y elaborando catálogos. Pero, dado lo prolongado de su actividad, serán probablemente muchas las exposiciones de las que sólo se puede obtener alguna información a través de la documentación no catalogada.  A través del catálogo de la BNE y realizando una búsqueda general nos de como resultado un total de 29 catálogos de sus exposiciones y 31 estampas, junto a una colección particularmente detallada de documentos menores: unos 40 documentos, que corresponden a artistas muy diversos. Si se realiza una búsqueda acotada por los datos de publicación llegamos a 24 resultados. 

Esta es una mínima muestra de toda la información que puede extraerse de esta documentación. Tener los nombres de las galerías es el punto de partida para realizar una investigación más exhaustiva y para la que contamos con unos recursos difícilmente localizables en otras instituciones.  Por el momento se está recopilando toda la información que podemos encontrar disponible fundamentalmente a través de Internet – el confinamiento no nos permite mucho más – y organizándola en simples documentos para poder verterla en nuestro catálogo cuando eso sea posible, facilitando así la localización y consulta de esos datos a los investigadores y especialistas que puedan profundizar en este tema del mercado del arte.  La tarea aún no ha concluido, pero esta situación anómala, abstracta, nos ha permitido dedicar algo más de tiempo para analizar y ordenar los datos que a lo largo de un año hemos ido recopilando. Aún nos queda mucho por hacer…pero no nos será necesaria otra cuarentena.

 

Para seguir leyendo

El boom artístico en Madrid: los directores de las salas de arte madrileñas hablan de sus proyectos y exponen sus ideas ante la nueva temporada que se inicia. ABC, 16 de septiembre de 1973

Las galerías madrileñas de arte se enfrentan a la crisis económica. Félix Guisasola.  El País, 21 de Septiembre de 1979

¡Qué vienen los federales! / Ángel Calvo Ulloa. En: El estado mental. N. 6 Febrero 2016. Sobre las galerías de la Calle Dr. Fourquet en la década de los 90 y hasta el 2014

La galería de arte como agente dinamizador de la educación artística. Tesis / Francisco Manuel Moreno Gómez

 

Luis Larrea Tarruella
Begoña Alberquilla Gil
Mª Teresa Ríos Reviejo

                                                                               Servicio de Divulgación de la Colección de Bellas Artes y Cartografía

Comparte

Esta entrada tiene un comentario

  1. Interesantísima documentación. Felicidades por la tarea. Acceder con facilidad a toda esta información hasta ahora poco visible, seguro que animará a investigar más sobre el tema y permitirá completar datos. Ojalá otras instituciones culturales que disponen también de dosieres similares se animen también a darles mayor visibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *