Delia Manzanero: “Hay que llevarse muy bien con la soledad para poder aguantar muchas horas”

deliamanzaneroPasa jornadas de doce horas en la Biblioteca y si por ella fuera estaría muchas más, enfrentada a la soledad y la constante búsqueda. En las salas de la Hemeroteca disfruta del silencio, encerrada en un mundo aparte. Delia Manzanero, presidenta de la Asociación de Filosofía Bajo Palabra (AFBP) y profesora de Filosofía del Derecho de la Universidad Pontificia de Comillas, ha encontrado su lugar.

– ¿Qué está  investigando en este momento?

-Vengo a la BNE desde hace más de diez años, cuando inicié mis estudios en la Universidad Autónoma de Madrid, para investigar sobre mi tesis doctoral, que trata sobre la filosofía del Derecho krausista español. Sobre todo, me centro en analizar cuál fue su contribución al proceso de construcción de Europa, y en ver algunas de las tesis que pueden tener mayor actualidad sobre políticas europeas o de Derecho Internacional.

-¿Por qué eligió el krausismo y no otro tema?

-Es un tema muy abandonado injustamente por la historiografía española, sobre todo, después de la Guerra Civil. El krausismo representa algo fundamental, como es el derecho a la educación y a una serie de valores que tienen que ver con ciertas ideas liberales. No existe democracia si no hay una educación o una regeneración o reforma pedagógica fuerte. La Institución Libre de Enseñanza, promovida por Francisco Giner de los Ríos, fue una de las instituciones educativas más importantes de este periodo, y muchas de sus reformas pedagógicas podrían instaurarse en la actualidad. Para entender todo lo que está pasando hoy en día, necesitamos conocer la historia de nuestro país. Con esta investigación trato de recuperar toda una tradición humanística española.

-¿Cómo cree que afrontarían los krausistas el actual sistema educativo?

Mantenían que el fin de la educación tiene que ser colectivo, es un fin humano, y, por tanto, hay un derecho a la educación que debe reivindicarse.  Esto debería implantarse en nuestra sociedad. Eran partidarios de una reforma educativa y, después, de una reforma jurídica.

-¿Por qué acude a la BNE?

– Para mí, es muy útil venir a la Biblioteca, porque aquí se encuentran todas las fuentes documentales. Necesito muchos datos y están en la BNE. Confieso, además, que me gusta mucho porque tiene unas salas muy amplias, con una extraordinaria luz y grandes escritorios. Para mí es un lugar ideal para el estudio y la investigación.

-¿Cuántas horas al día pasa aquí?

-En la Hemeroteca paso desde que abren hasta que cierran, me llaman “una cierrabibliotecas”. Considero que, si una persona quiere hacer una buena jornada de estudio, tiene que estar al menos doce horas. Por eso, procuro venir de nueve de la mañana a nueve de la noche, y cuando tengo clases voy a la universidad y a continuación vengo aquí. Es un trabajo muy gratificante, aunque muy poco fructífero, ya que no se ve un resultado inmediato. Además, estoy muy cómoda porque te dejan tu espacio, y, a la vez, ver a otras personas que también están investigando es algo que ayuda mucho.

Hay que llevarse muy bien con la soledad para poder aguantar muchas horas.  Quizá, lo que echo de menos es que hubiera salas de descanso o para dormir, y también que abrieran las 24 horas el día, como ocurre en la Bobst Library de Washington Square (Nueva York), porque, entonces, estaría en la BNE muchas más horas.

-¿Qué es lo más interesante que ha descubierto en estos años de investigación?

-Quizá, lo que representa el trabajo de investigación de una tesis doctoral, es decir, la base documental histórica y las fuentes que proporcionan tanta información para nuestras investigaciones. En ese sentido, para mí ha sido imprescindible trabajar con el Boletín Oficial Libre de Enseñanza, que es un documento histórico y una fuente de estudio fundamental para entender ese período de la historia de España, y se encuentra aquí en la BNE.

-¿Hasta cuándo va a seguir con sus investigaciones?

-Si Dios quiere, espero que toda la vida, porque, realmente, mi trabajo es la investigación. Además, me sirve de gran ayuda como profesora, para  la elaboración de materiales, preparación de clases… Constantemente, estoy publicando, editando, trabajando y colaborando con muchos proyectos. El trabajo de investigadora es un oficio para toda la vida.

-¿Tiene ya en mente cual será su próximo trabajo o investigación?

– Hay personas que, cuando acaban la tesis, es como que se liberan, pero, en mi caso, no es así, porque el krausismo me ha marcado tanto que se ha convertido casi en un monográfico, y en una verdadera obsesión. Creo que aún queda mucho que investigar. La tesis ya la tengo concluida y la presentaré inmediatamente, pero es un tema sobre el que todavía queda mucho que indagar. Cuando te especializas en algo conviene perseverar. Siempre van apareciendo datos nuevos, perspectivas…

-¿En la Biblioteca ha encontrado todo lo que busca o ha tenido que recurrir a otras fuentes?

– En el depósito del Registro de la BNE tienen todos los libros. Es muy difícil no encontrar algo aquí. Es verdad que el acceso a los libros es algo más limitado, pero no es un impedimento, así que no echo de menos nada. De hecho, alguna vez intenté traer mi revista –edita junto a otros profesores y alumnos Bajo Palabra– aquí porque me parecía que podía ser útil para otros usuarios, pero no hizo falta, ya la tenían.

-¿Recuerda alguna anécdota que le haya ocurrido en la BNE?

-Me han ocurrido muchas cosas aquí, porque paso mucho tiempo, pero recuerdo con especial cariño que, estando en la sala, recibí una llamada para trabajar en la universidad. También esos momentos de encontrarse con compañeros que hace muchos años que no ves, y que son también asiduos a la Biblioteca. Y, sobre todo, algo especial de la BNE, y es que cada lector está concentrado en su estudio. Hay una gran paz y sosiego. Se respira mucha  tranquilidad. Es un lugar de encuentro, un lugar para compartir experiencias.

Julia Zapata

Comparte

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *