Cervantes y Shakespeare eran hermanos en la distancia

Apenas tres semanas antes del cierre de la exposición Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016) en la Biblioteca Nacional de España, se ha batido un récord de asistencia, con más de 63.000 visitantes. El público es de lo más variado: gente joven, mayores, niños con sus padres, grupos… Todos han querido contemplar la muestra en homenaje al IV Centenario de la muerte del escritor más universal en lengua castellana.

Además de las visitas individuales, también hay numerosas guiadas, entre las que se incluyen las de colegios e institutos, tanto de Madrid como de otros puntos del país; centros culturales, clubs de lectura, fundaciones, residencias, centros de ancianos… Al público en general, se le han añadido además instituciones culturales, como el Consejo de Estado o la Comisión Nacional de Homenaje Universal al Idioma Español. Incluso los propios trabajadores de la BNE se pasan por la exposición en cualquier rato libre. De igual forma, muchas han sido las personas que se han podido beneficiar de las visitas guiadas, que ofrece la BNE todos los martes, a las 12, 13, 17 y 18 horas.

Visitantes en la exposición de Cervantes

Gran expectación a la entrada de la sala, entre murmullos de admiración y un respetuoso silencio ante el busto parlante de Cervantes, los visitantes se disponen a introducirse en el mundo del escritor.

“¡Qué bonito!”, no puede evitar exclamar una mujer al coger el folleto de la exposición. “A mí es que me encanta todo lo de la Biblioteca Nacional”, explica a sus acompañantes.

La muestra no es sólo importante por la información que aporta sobre Cervantes como hombre, personaje y mito, sino porque, al mismo tiempo, supone una forma de acercarse al escritor. Marta, Rocío, Clara y Amanda, son estudiantes de Filología Hispánica, y todas asienten cuando Rocío explica que “creemos que es muy importante acercar la figura de Cervantes a los jóvenes, porque hay mucho desconocimiento en torno al personaje”. A lo que añade Amanda: “se pueden llegar a decir auténticas barbaridades sobre el Quijote y sobre Cervantes”.

Alex, un británico de vacaciones en Madrid, es un apasionado de la Literatura y no duda en afirmar que “Cervantes y Shakespeare eran hermanos en la distancia. Todos los homenajes que podamos hacerles son pocos, ya que tenemos mucho que agradecerles. La Literatura no sería lo que es hoy en día sin ellos.”

Visitantes en la exposición de Cervantes

A la salida, la mayoría de los visitantes coinciden en destacar que el montaje y la disposición de las obras es lo que más les ha gustado. “Nosotras somos historiadoras del arte, nos dedicamos también a hacer visitas guiadas, y nos ha gustado mucho, sobre todo el montaje, que es muy impresionante y muy didáctico”, explica María, que ha acudido con su amiga y compañera de profesión, Teresa.

“Lo que más nos ha gustado ha sido la primera parte, la que gira en torno a Miguel de Cervantes como hombre, aunque las otras son también muy interesantes”, comenta Paloma, de Madrid. “Sin embargo, no se menciona casi al Quijote. Me habría gustado que hubieran introducido más anécdotas sobre el Quijote para incitarnos a leerlo, por ejemplo, qué pasó después de que lo escribiera y cosas así. Que me enseñen el libro no me empuja a leerlo”, añade su marido. La última sala, la referente al mito de Cervantes, es la que más gusta entre los jóvenes. “Es la más dinámica y la más interactiva. Es la que más nos llama la atención”, afirma Raúl, un estudiante de visita con los compañeros de su colegio.

Las personas mayores también han disfrutado mucho, sin embargo, formulan algunas sugerencias: “es fantástica, pero no hay asientos para las personas mayores, y eso se echa en falta”, dice Josefina. “Merece la pena, pero no tenemos el suficiente conocimiento para sacarle partido. Está más orientado a bibliófilos”, concluye su amiga Sagrario.

Desde Texas

Miguel de Cervantes: de la vida al mito, es un evento de referencia internacional, y cuenta con la visita de muchos extranjeros, incluso del otro lado del Atlántico. Tal es el caso de Pilar y Edgar, un matrimonio chileno en viaje de peregrinación por España, que no se quiere perder la oportunidad de saber más sobre la vida del escritor: “la exposición es fantástica, la hemos disfrutado un montón”, comenta Pilar. “Pero deberían controlar más a los grupos de adolescentes que vienen aquí. Pueden llegar a ser muy molestos”, añade.

Melvin y Roxanne llegan desde Texas, y confiesan que nunca habían oído hablar de Cervantes, pero que al pasar frente a la BNE han decidido entrar en la sala: “nos ha sorprendido muchísimo, la verdad que es se trata de un escritor impresionante”, afirma Melvin.

Marilyn y su madre vienen de Brasil, y, tras visitar la casa-museo de Cervantes en Alcalá de Henares, no quisieron perderse esta muestra: “soy una gran admiradora de Miguel de Cervantes, y había muchas cosas que no sabía de él. Echo en falta que no digan nada sobre dónde está enterrado”.

Aún hay tiempo para disfrutar de Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016), ya que está abierta hasta el 29 de mayo. “Es más que recomendable” asegura rotunda Yolanda, profesora de Literatura de la UNED, “deberían venir todos a verla”.

 

Texto: Marina Patrón Sánchez

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *