Cea o Ceán Bermúdez, ¿quién es quien?

Cuando Francisco Cea Bermúdez nació en Málaga en 1779, Juan Agustín Ceán Bermúdez tenía veinte años y acompañaba a Don Gaspar Melchor de Jovellanos a su primer destino en Sevilla como antes lo había hecho, como paje, en la Universidad de Alcalá de Henares. El malagueño adquirió notoriedad cuando, a los treinta y pocos años, las Cortes de Cádiz le mandaron a negociar con el zar Alejandro. Para entonces, Ceán Bermúdez, nacido en Gijón, había ordenado una buena parte del Archivo de Indias en Sevilla y había publicado en 1800 el Diccionario histórico de los más ilustres profesores de las bellas artes en España. En seis volúmenes y a expensas de la Real Academia de Bellas Artes, era su primer trabajo impreso.

[Retrato de Francisco Cea Bermudez]

Juan Agustín Ceán Bermúdez, protegido de Jovellanos, íntimo amigo de Goya, historiador del arte y de la arquitectura, alto funcionario, afrancesado y algunas cosas más, es un ilustrado poco conocido. Francisco Cea Bermúdez, absolutista moderado, al que en los papeles de la época se le escribe Zea, ocupó numerosos puestos diplomáticos. Fue Embajador en Constantinopla durante el Trienio y en Dresde y Londres con el absolutismo. Fue Secretario de Estado en 1824 y en los momentos finales del reinado de Fernando VII. Apoyó a María Cristina de Borbón y los derechos de la futura Isabel II frente a las reclamaciones de D. Carlos. Suya es la promulgación de la Pragmática Sanción que anuló la Ley Sálica y la Amnistía a los liberales de 1832. Cayó en 1834 y fue sustituido por Martínez de la Rosa con el fin de captar más apoyos liberales frente al carlismo. Emigró a Francia, no sin dejar de cumplir complicadas misiones diplomáticas como la que le llevó a entrevistarse en Berlín con el Rey de Prusia, en 1839, buscando el reconocimiento de éste a Isabel II. Murió en París en 1850. Tuvo la suerte de que le dedicaran una avenida importante en el ensanche de Madrid. Pocos saben quién fue, pero está en boca de muchos. Tiene también calle en Guadix. Por el contrario Ceán no tiene calle en Madrid, la tiene en Gijón y en Sevilla.

[Retrato de Juan Agustín Ceán Bermúdez] Goya, d.ó ; Maura, g.ó

Ceán Bermúdez es un secreto compartido por los historiadores del arte y de la arquitectura. Su carrera como funcionario estuvo unida a la de Jovellanos y sufrió ascensos y cesantías a la par que su protector. Vivió en Sevilla de 1768 a 1778 cuando Jovellanos fue nombrado Alcalde del Crimen. Volvió a Sevilla en 1791, en un disimulado destierro, cuando a Jovellanos lo mandaron a Asturias a inspeccionar las minas de carbón para sacarlo de la Corte. Durante un tiempo trabajó en el Banco de San Carlos, Jovellanos se lo recomendó a Cabarrús, y dicen que buena parte de los Goya que atesora el Banco de España se contrataron con su mediación. En los archivos del Banco todavía se conserva un dibujo suyo, dio clases con Mengs, con el que ilustró un Balance General del Banco en 1783. Fue alto funcionario con Bonaparte y purgó su compromiso con un proceso de infidencia que empezó en septiembre de 1812 y no terminó hasta abril de 1814. En ese mismo año publicó una biografía de Jovellanos cuya venta estuvo prohibida hasta 1820. En el trienio liberal publicó en El Censor algunos de los primeros textos periodísticos de historia del arte. Era la revista de sus amigos afrancesados y allí puso a discutir, en forma de Diálogos, a Juan de Herrera o a Carreño sobre temas de arquitectura o de pintura. Esos apuntes de presencia pública duraron poco y el resto de sus días, hasta 1829, los dedicó a trabajos de erudición en la Academia. Su herencia son páginas y páginas de manuscritos. También heredaron sus hijos una formidable colección de dibujos y grabados que en sucesivas ventas se dispersó.

No hay en nuestra historia, ni en nuestro callejero, un ejemplo mejor de como dos nombres semejantes producen confusión. En uno de los retratos que pinta Goya de Ceán le vemos con peluca, recostado sobre una mesa cargada de libros y estampas y con las piernas cruzadas en un gesto que adivinamos radical para su época. La Biblioteca Nacional y el Centro de Estudios Europa Hispánica le han dedicado una exposición a su memoria como historiador del arte y coleccionista ilustrado. Todavía la gente se pregunta ¿Cea Bermúdez o Ceán Bermúdez?

                                       Carlos Alberdi Alonso, Dirección Cultural

 

Gráfica de la exposición Ceán Bermúdez

 

 

Comparte

Esta entrada tiene un comentario

  1. Hay algo que no entiendo. En el artículo sobre se dice: «(…) dio clases con Mengs, con el que ilustró un Balance General del Banco en 1783». Pero Rafael Mengs había muerto cuatro años antes, en 1779. ¿Se refiere a otro Mengs o hay un error tipográfico?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *