Benito Pérez Galdós en el Archivo de la Biblioteca Nacional de España

La exposición «Benito Pérez Galdós. La verdad humana» nos adentra en la polifacética figura del gran autor realista: escritor, periodista, académico, político, músico y pintor. Con esta muestra, la Biblioteca Nacional no solo homenajea a una de las grandes figuras de nuestra literatura, sino que también presenta al público más de una docena de manuscritos galdosianos que forman parte de sus colecciones desde hace cincuenta años.

Benito Pérez Galdós (1843-1920) nació en Las Palmas de Gran Canaria, donde pasó su infancia y cursó sus primeros estudios hasta el bachillerato. En 1862, se trasladó a Madrid para comenzar la carrera de Derecho. Un Madrid en honda transformación en el que se quedó para siempre, que inspiró su literatura y que solo abandonó a partir de 1871 para pasar los veranos en Santander, donde acabaría comprando la finca de San Quintín. En estos tres lugares debemos situar su vida y también su legado. Un legado que desde la muerte del escritor comenzó a fraccionarse y dispersarse entre varias personas, lugares e instituciones, entre ellos, como sabemos, nuestra Biblioteca Nacional.

Trafalgar (MSS/21745)

Trafalgar (MSS/21745)

Desde el armario de su casa de San Quintín, donde Galdós conservaba los manuscritos de los Episodios Nacionales[1], hasta la madrileña casa de la calle Hilarión Eslava, donde murió en 1920, la mayor parte de su biblioteca, sus cartas, objetos personales y, sobre todo, sus manuscritos, pasaron tras su muerte a manos de su única hija y heredera: María Pérez Galdós Cobián. Recoge su biógrafo, H. Chonon Berkowitz que, tras el fallecimiento del escritor, una gran  parte de los tomos de su biblioteca personal se encontraban aún en Santander, mientras que el resto estaban en Madrid, en casa de su hija y de su yerno Juan Verde. Según el mismo autor, Galdós nunca había prestado mucha atención al orden y al mantenimiento de sus papeles, por lo que algunos autógrafos de sus obras, cartas y tomos de su biblioteca, habían desaparecido ya en aquel entonces[2].

Por lo que respecta a los manuscritos de sus obras, las primeras noticias que tenemos documentadas arrancan en 1943 y reflejan perfectamente esa primera dispersión de su archivo: el manuscrito de Las generaciones artísticas en la ciudad de Toledo[3] fue donado a nuestra Biblioteca por Roberto de San Martín, de la Librería Puerta del Sol[4]. Al mismo tiempo, desde la Biblioteca de Cataluña, su director Felipe Mateu Llopis notificaba a Miguel Artigas la oferta del manuscrito Quien mal hace, bien no espere por un particular, por si interesaba su adquisición a la Biblioteca Nacional[5]. En 1960, está también documentada la donación del manuscrito Voluntad por Cesáreo Goicoechea, antiguo director de la Biblioteca[6].

En las décadas siguientes, el legado fue distribuido por la hija del escritor entre diversas instituciones para su preservación y difusión. En 1959, María Pérez Galdós vendió al Cabildo de Gran Canaria la biblioteca personal del escritor, la colección de dibujos de los Episodios Nacionales y el mobiliario, convirtiéndose este en el fondo fundacional de la Casa-Museo de Pérez Galdós, creada en la casa natal del escritor en 1954 e inaugurada seis años después. Además, donó a este mismo museo su epistolario, algunos de los manuscritos y los muebles de San Quintín[7]. En 1966, vendió a la Universidad de Harvard el manuscrito de la novela Fortunata y Jacinta, donde aún se conserva[8]. Y tres años después, comenzaron los contactos con María Pérez Galdós para la compra de los manuscritos de su padre para la Biblioteca Nacional.

La primera referencia que tenemos en el Archivo de la Biblioteca sobre estas negociaciones es una carta de 22 de abril de 1969, enviada por María Pérez Galdós a Luis Sánchez Belda, entonces Director General de Archivos y Bibliotecas. En ella le informaba que, tal como habían acordado en carta anterior de 6 de marzo, había ido a visitarla un bibliotecario[9] para ver los manuscritos. En ella dice: “hemos decidido ofrecer a esa Dirección General todos los manuscritos que poseo de mi padre” y añadía a continuación la relación de los autógrafos ofrecidos, un total de 59, con el valor de cada uno y aplicando un descuento al final[10].

Acta de formalización de la recepción de los manuscritos (31-12-1969). BNE-A, BN 0032/001.

Acta de formalización de la recepción de los manuscritos (31-12-1969). BNE-A, BN 0032/001.

El precio de oferta, 5.100.000 pesetas, fue aceptado por el Ministerio de Educación y Ciencia y todos los manuscritos referidos en la carta fueron adquiridos por el Estado el 31 de diciembre de 1969, con destino a la Biblioteca Nacional. Junto al acta de formalización de la recepción de los manuscritos, de esta misma fecha, se recoge una relación de los títulos adquiridos: 38 Episodios Nacionales, 11 novelas y 10 dramas y comedias, enviados en sus correspondientes 59 carpetillas. En este acto de formalización estuvieron presentes Guillermo Guastavino, Director de la Biblioteca Nacional, Ruperto Andrés Fuertes, delegado de la Administración, Rafael de la Serna Gil, de la Sección de Contratación y Crédito, José Montenegro González, jefe de los Servicios de Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Hacienda y, por supuesto, María Pérez Galdós. Ese 31 de diciembre, José Almudévar, Secretario General de la Biblioteca, firmaba el certificado de adquisición por el precio establecido y atendiendo al presupuesto cuya aprobación, de la misma fecha, se conserva en el mismo expediente, junto a los documentos relacionados anteriormente[11].

El 6 de marzo de 1970, de nuevo el Director de la Biblioteca, junto a José Montenegro y Manuel Carrión, Subdirector, recepcionaron los manuscritos en nombre del Estado[12]. Estos ingresaron en la Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional en calidad jurídica de propiedad. Uno de sus bibliotecarios facultativos, Luis Vázquez de Parga, informó a Dirección de la recepción de los autógrafos en esa sección por nota interior de 24 de marzo de 1970[13].

Curiosamente, al mismo tiempo que ingresaban los manuscritos de Pérez Galdós, se compraron con el mismo destino los autógrafos de la colección de María Guerrero, una de las principales actrices con las que había trabajado y para la que tantos personajes había escrito Galdós[14]. Para darle más publicidad a estas nuevas adquisiciones y aprovechando la cercana Fiesta del Libro, el 23 de abril de 1970 se inauguró una exposición que contenía, entre otros, los manuscritos de Galdós y que duró hasta el 10 de mayo bajo el título: “Dirección General de Archivos y Bibliotecas. Biblioteca Nacional. Exposición de recientes adquisiciones”. De acuerdo al catálogo de la muestra, todos los manuscritos galdosianos que figuraban en la carta de María Pérez Galdós y en listado adjunto al acta de recepción, fueron expuestos[15].

Catálogo de la exposición de recientes adquisiciones (abril-mayo, 1970). BNE-A, BN 3045/002.Catálogo de la exposición de recientes adquisiciones
(abril-mayo, 1970). BNE-A, BN 3045/002.

 

Listado de los manuscritos mostrados en la exposición (abril-mayo, 1970). BNE-A, BN 3045/002.

Listado de los manuscritos mostrados en la exposición (abril-mayo, 1970). BNE-A, BN 3045/002.

Se aprovechó esta ocasión para abrir las nuevas salas de exposiciones de la planta noble de la Biblioteca Nacional, por lo que a la inauguración acudió el Ministro de Educación y Ciencia, José Luis Villar Palasí. También se encontraba la hija del escritor, que además de asistir a la apertura, participó en la exposición con el préstamo del retrato que Sorolla pintó de su padre –y que hoy también se puede ver en “Benito Pérez Galdós. La verdad humana”-, y siete dibujos enmarcados de varios autores[16]. La prensa del momento recogía la apertura y algunos de estos detalles de la muestra, tal y como se conserva en diversos recortes adjuntos al expediente de la exposición[17].

Inauguración de la exposición de recientes adquisiciones (23-04-1970) y Recorte de prensa del periódico “Ya” sobre la inauguración de la exposición (24-04-1970)En las décadas siguientes, el contacto entre la Biblioteca Nacional y la Casa-Museo de Pérez Galdós en Las Palmas, principales depósitos del legado del escritor canario, fue frecuente. Así, tras la exposición de la Fiesta del Libro, una Orden Ministerial de 19 de junio de 1970 autorizaba el depósito temporal de tres de los manuscritos de la Biblioteca para su estudio en la Casa-Museo: el Episodio Nacional de la 3ª serie Bodas reales, la novela Doña Perfecta y el drama Realidad[18].

En los años posteriores, hubo nuevos contactos entre la Sección de Manuscritos y Las Palmas. Cuando la Biblioteca Nacional adquirió los autógrafos de los Episodios Nacionales, solo la 1ª y la 4ª serie estaban completas, mientras que la 2ª y la 3ª llegaron de forma fragmentada, siendo por ello necesario cotejar lo que tenían ambas instituciones.

El interés por la obra galdosiana en la Biblioteca Nacional continuó en los siguientes años con las adquisiciones de ediciones especiales, como sucedió en 1977 con el tomo encuadernado de los Episodios Nacionales de 1928[19]. Ese mismo año, la Biblioteca recibió una oferta para comprar una carta –según se descubre entonces- escrita por el secretario de Pérez Galdós[20]. Ya en 1985 la Biblioteca adquirió el autógrafo Sacrificio[21], y la Casa-Museo de Las Palmas solicitó pronto una copia del mismo para su colección[22].

Lógicamente, no fueron estas las únicas instituciones interesadas en la obra del escritor realista: por ejemplo, en 1988, la Biblioteca Nacional recibió una petición de la Dirección General del Patrimonio de la Comunidad de Madrid, interesada en una serie de manuscritos de Galdós para que, en calidad de préstamo, figurasen en su exposición “Galdós en Madrid. Madrid en Galdós”[23]. Un préstamo que nunca se llegó a realizar al completo, puesto que solo se enviaron las portadas de dos manuscritos. Ese mismo año la Biblioteca Nacional remitía a París otro de sus autógrafos, El Doctor Centeno[24], que había ingresado en sus colecciones en 1984, para figurar en la magna exposición “Trésors de la Biblioteca Nacional”[25].

Paralelamente, la Biblioteca Nacional seguía difundiendo el legado del novelista y dramaturgo bien mediante la asistencia a congresos galdosianos[26], bien exhibiendo sus obras en otras exposiciones como “Antología bibliográfica de la cultura española” (1977)[27], “Memoria de la escritura. Manuscritos literarios de la Biblioteca Nacional” (1995)[28] y “Entre España y Filipinas: José Rizal, escritor” (2011)[29].

Dada la riqueza de la colección de autógrafos galdosianos, la Biblioteca Nacional procura incrementar este patrimonio mediante donaciones y compras. Después del gran ingreso de 1970, otros manuscritos y documentos sueltos entraron entre 1979 y 1985 como los ya mencionados El Doctor Centeno o Sacrificio y también la obra Celín. Recientemente, en mayo de 2019, Fernando J. Bouza Álvarez y Carmiña Escrigas han donado un manuscrito de Electra [30]. Cartas, tarjetas y documentos de archivo llegaron a través de epistolarios con otros escritores[31] y no es descartable que sigan apareciendo más conforme avance la catalogación[32].

Sirva así esta rápida semblanza, trazada a partir de los documentos conservados en nuestro Archivo, como remembranza del cincuentenario del ingreso de los Manuscritos de Benito Pérez Galdós en la Biblioteca Nacional. También como invitación a recorrer la exposición “Benito Pérez Galdós. La verdad humana” y a continuar disfrutando de las obras galdosianas en su versión más auténtica, sus manuscritos autógrafos, en la Biblioteca Digital Hispánica.

 

Ignacio Panizo Santos
Candela Camiño López

 

 

[1] Duque de Alba (27 de octubre de 1985), “Nuestra tardía lectura de Galdós”,  Los domingos de ABC, p. 23. Disponible en: www.hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1985/10/27/143.html  [03/12/2019].

[2] BERKOWITZ, H. C., La biblioteca de Benito Pérez Galdós, Las Palmas: El Museo Canario, 1951, p. 11-12. El estudio de la biblioteca de Galdós realizado por Berkowitz tuvo que ser anterior a 1940, año en el que se vende la finca de Santander. Según recoge Benito Madariaga en “Galdós y Santander” (en GULLÓN, G., SANZ, M., Benito Pérez Galdós. La verdad humana, Madrid: Biblioteca Nacional de España, 2019, p. 100), San Quintín fue reformada y despojada de todo contenido por los nuevos propietarios; ninguna de las pertenencias fue comprada por el Ayuntamiento de Santander, como se había intentado, perdiéndose también muchas de los bienes del escritor canario en ese momento y pasando los restantes a manos de su hija María Pérez Galdós.

[3] MSS/20488.

[4] BNE-A, BN 0075/033.

[5] BNE-A, BN 0027/023. Este manuscrito se conserva finalmente en la Biblioteca del Institut del Teatro, con registro topográfico “Sedó, 82551”. A través del catálogo (cataleg.cdmae.cat/)  se puede buscar y acceder a la descripción y la ficha manuscrita de la Colección Sedó, publicada en línea en este enlace: www.cdmae.cat/sedo/imgtitulos/059/P0000455.gif [03/12/2019].

[6] MSS/21740.

[7]Historia y arquitectura, Casa-Museo Pérez Galdós. Disponible en: www.casamuseoperezgaldos.com/historia-y-arquitectura [03/12/2019].

[8] SORELA, P. (21 de julio de 1987), “Benito Pérez Galdós, en Massachusetts”, El País. Disponible en: www.elpais.com/diario/1987/07/21/cultura/553816804_850215.html [03/12/2019].

[9] No da su nombre, pero pudo haber sido Justo García Morales, jefe del Servicio de Información Bibliográfica de la Biblioteca Nacional, ya que conservamos sus notas interiores sobre otras valoraciones que estaba tramitando al mismo tiempo: la colección de autógrafos de María Guerrero, la Colección Sedó y también la biblioteca de Antonio de la Torre, para la negociación de la cual planeaba visitar a la viuda del archivero. BNE-A, Registro Topográfico 0130/001.

[10] BNE-A, BN 3846/041.

[11] BNE-A, BN 0032/001.

[12] BNE-A, BN 3846/041.

[13] BNE-A, BN 3846/040, f. 7.

[14] La compra de ambas colecciones se efectúa el mismo día: el 31 de diciembre de 1969. Tanto el acta de formalización de la recepción como el acta posterior y el presupuesto se hacen de forma conjunta para las dos colecciones, entrando ambos fondos al mismo tiempo en la Sección de Manuscritos y siendo mostrados en la exposición de 1970. BNE-A, BN 0032/001, 3045/002, 3846/041.

[15] BNE-A, BN 3045/002.

[16] BNE-A, BN 3045/002.

[17] Otras publicaciones y artículos recogen también reseñas de la exposición: Boletín de la Dirección General de Archivos y Bibliotecas, n. 114, julio-octubre 1970, pp. 39-44. Disponible en: http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0002617213&search=&lang=es [03-12-2019]; BRAVO VILLASANTE, C., “Polémicas en torno a Galdós en la prensa de Santander”, Cuadernos Hispanoamericanos, 250-252, 1970-1971. p. 703-705.

[18]BNE-A, Registro Topográfico 0163/001. Dichos manuscritos tienen las siguientes signaturas en el catálogo de la Biblioteca Nacional: MSS/21769, MSS/21804, MSS/21794.

[19] BNE-A, BN 0037/010.

[20] BNE-A, BN 0037/034.

[21] MSS/22325/62.

[22] BNE-A, BN 2679/011.

[23] BNE-A, BN 3033/008.

[24] MSS/22227.

[25] “Trésors de la Biblioteca Nacional: Biliothèque Nationale, mars-avril, 1988”, Madrid: Biblioteca Nacional de España, 1988, p. 150, 152-153, n. 72.

[26] BNE-A, Registro Topográfico 0165/002,  BNE-A, Registro Topográfico 0166/001.

[27] CARRIÓN, M., “Antología bibliográfica de la cultura española. (Guía para una exposición en la «Fiesta del Libro», 23 de abril de 1977)”, Madrid: 1977, p. 99-100.

[28] “Memoria de la escritura. Manuscritos literarios de la Biblioteca Nacional. Del Poema de Mío Cid a Rafael Alberti: exposición, diciembre 1995-enero 1996”, Madrid: Biblioteca Nacional de España, 1995, p. 126.

[29] ELIZALDE, M. D., “Entre España y Filipinas: José Rizal, escritor: Biblioteca Nacional de España, 30 de noviembre de 2011-12 de febrero de 2012”, Madrid: AECID, 2011, p. 279, n. 1.

[30] [MSS/23297].

[31] MSS/21189, MSS/21350, MSS/21356, MSS/22325, MSS/22536, MSS/22663.

[32] BNE-A, BN 0038/070.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *