Aurora Ducellier despierta la poesía de las cárceles franquistas

Aurora Ducellier es una usuaria francesa y profesora de español en la Universidad de Montpellier, que acude durante el verano, gracias a la concesión de la beca “Casa de Velázquez”, a la Biblioteca Nacional de España,  para  investigar y recapitular datos para elaborar su tesis doctoral.

– ¿En este momento, qué está investigando?

– Estoy buscando datos para mi tesis, que trata sobre poetas que escribieron en las cárceles franquistas. En la BNE consulto principalmente libros y una revista microfilmada: Redención, una publicación oficial del Régimen de Franco que era la única autorizada para su difusión en las cárceles. Me centro en la poesía instrumentalizada por el Régimen.

– ¿Quiénes son los poetas sobre los que está basando sus indagaciones?

– Mi idea no es investigar sobre autores tan famosos como Miguel Hernández, del que ya hay demasiado escrito, y prefiero centrarme en doce poetas que no son tan conocidos para la mayoría del público, como son Marcos Ana, José Luis Gallego, Diego San José, Angeles García-Madrid o Carlota O’Neill, representantes de diferentes tendencias políticas. Hay anarquistas, comunistas, socialistas…es todo muy variado.

– ¿Por qué eligió el tema de la poesía de los presos encarcelados durante el franquismo?

– Me interesa mucho la poesía. Mi tesina se centró en el exilio republicano, y, desde ese momento, comencé a descubrir el mundo de la poesía en las cárceles y decidí seguir investigando sobre esta materia.

– ¿Desde cuando lleva estudiando este tema?

-Empecé en noviembre del 2010, así que espero que para diciembre del 2014 mi tesis esté terminada.

– ¿Qué es lo más curioso que ha descubierto sobre la vida de estos poetas?

–  Quizá sea cómo creaban y cómo difundían su poesía, porque tenían que hacer frente a la censura. La mayoría de los poetas huían de escribir sobre la cárcel porque estaban tan agobiados que preferían escribir sobre cosas que se imaginaban o cosas que recordaban de su vida, antes de entrar en prisión.

– ¿Cuánto tiempo pasa al año en la BNE?

– Suelo estar aproximadamente un par de  meses en verano. Estuve en el año 2011, y ahora he vuelto de nuevo porque me han concedido la beca de la “Casa de Velázquez”, así que estaré uno o dos meses. Tiene que ser en verano, no puedo estar más tiempo debido a mi trabajo como profesora. Si no, estaría investigando en la BNE unos seis meses.

– ¿Por qué decidió venir aquí, si en Francia existen tan buenas bibliotecas?

– Porque allí no disponen de los fondos que yo necesito. Como estoy realizando una tesis  hispánica, los fondos más importantes están aquí, en España.

–  ¿Le resulta difícil escribir su tesis cuando se encuentra en su país y no dispone de todo el material que necesita?

– Un poco, pero, además de los libros,  lo que realmente me ayuda son las cartas y documentos que me proporcionan las familias de los poetas.

– ¿Qué balance hace de su estancia en la BNE durante su investigación?

– Estoy muy contenta, lo única queja que puedo tener es que necesito libros  de antes de 1960 que necesito fotocopiar y  el personal me dice que tengo que esperar 2 meses para disponer de ellos, además de pagar 60 euros para fotocopiar, con lo cual tengo que ir a una biblioteca municipal y allí fotocopiarlos. En esto, creo que la Biblioteca debería mejorar.

– ¿Acude a otros centros para complementar sus investigaciones?

– Si, además de venir a la BNE, acudo de vez en cuando a bibliotecas municipales, a la de la Complutense… y además consulto a menudo los archivos del Ministerio de Defensa, donde están los documentos con los juicios de estos poetas y las cartas que escribían desde la cárcel, las cuales conservan los familiares, especialmente  los de José Luis Gallego, porque este poeta preso les envió una carta,  cada dos días, a lo largo de veinte años.

 Julia Zapata

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *