Crónica del 6 de diciembre de 1978. Referéndum Constitucional

caricatura Chumy chumez

Caricatura de Chumy Chumez

Si acaso durmió, España despertó temprano aquella mañana. La jornada de reflexión había dejado un  cielo de nubes negras y frío helador. La radio anunció a las diez de la mañana que ya se habían formado largas colas en los colegios electorales de la capital. En la calle, los carteles de campaña que colgaban de las farolas avasallaban, acompañando al pueblo a las urnas.Unos animaban al voto y afirmaban que el pueblo era la base del cambio «Constitución, un voto vale más que mil gritos» «El futuro de España está en tus manos. Tu voto es tu fuerza» y aunque otros pedían la abstención: «Ante la Constitución: Capitalista, monárquica, centralista, Abstención», la mayoría llamaban a construir un nuevo futuro alejado de la dictadura.

Se desconocía si el fin de la transición llegaría aquel día y se accedería por fin, a la democracia desde la democracia. Pero se respiraba en el aire, con un cielo más despejado, que algo estaba cambiando.

En Martínez Campos la fila para llegar a las urnas doblaba la esquina. Varios agentes de la Policía Armada permanecían inmóviles en la puerta del colegio, se había iniciado la fase de «alerta» del Plan de Protección y Seguridad Permanente organizado de cara al referéndum. Un equipo de Televisión Española preguntaba a un joven sobre su intención de voto  “he venido a ejercer mi derecho al voto, votar es un derecho cívico y votaré sí, apruebo el proyecto de constitución”.

Una lluvia fina empezó a caer en la capital, pero no era el deseo de cobijo lo que impacientaba a los que esperaban fuera, sino el de empezar un camino hacia la conquista de la libertad.

Caricatura de Peridis

Caricatura de Peridis

Dentro del colegio había calma, calma y silencio, como si aquel momento se estuviese recogiendo en las páginas de nuestra historia. Las papeletas rezaban: « Referéndum Constitucional 1978. ¿Aprueba usted el proyecto de constitución? SÍ/NO» La mayoría apostaba por el Sí a la libertad, a la democracia, a la seguridad y a la paz.

En radio y televisión la jornada se cubría al detalle. Un joven Matías Prats anunciaba que la expectación era general en todo el país: “se demuestra el interés que este 6 de diciembre ha despertado en el pueblo español de cara a su participación política” y por primera vez, se hacía referencia al poder del pueblo en la televisión pública: “la soberanía reside en el pueblo y ese pueblo, ha de ser quien decida con su voto” comentaba Rosa María Mateo en los informativos de TVE.

El 7 de diciembre de 1978 España se despertó con un abrumador Sí al proyecto de Constitución. Clic para tuitear

A las dos de la madrugada se había escrutado el 38,73% del total del censo, los votantes conformaban el 66,55% de la población y los síes alcanzaban el 87,16% de la misma. A las cuatro de la madrugada, el censo escrutado era del 71%, y los síes constituían el 88%.  Los resultados no eran  totales, pero parecía que el pueblo había decidido. El 7 de diciembre de 1978 España se despertó libre y democrática con un abrumador Sí al proyecto de Constitución.

Cristina del Estal Espeso

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *