Inteligencia artificial en bibliotecas: oportunidades como usuarios, y posibles contribuciones

image_pdfDescargar entrada en pdf

Ricardo Eito Brun

Clip del SEDIC, ISSN 2659-2983, n.83, 2021

Según la definición del Diccionario Español de Ingeniería, la Inteligencia Artificial (IA) es un conjunto de  técnicas  que  tienen  por  objeto  dotar  a  un  sistema informático  de  la capacidad de simular algunas características que se suponen propias de la inteligencia humana” y “área de la informática que genera soluciones a problemas mediante paradigmas generales de representación de conocimiento”. Junto a otras tecnologías disruptivas como blockchain,  la robótica  o  la internet  de  las  cosas,  la  IA  es  uno  de  los  elementos  llamados  a  hacer  posible  la “cuarta  revolución  industrial”. En la década de los ochenta se realizaron diversas iniciativas, la mayoría dedicadas al estudio de sistemas  expertos capaces  de  actuar  como  intermediarios  entre  usuarios,  bases  de  datos  y catálogos.  También  fueron  objeto  de  discusión  los sistemas question-answering capaces de extraer datos a partir de textos y responder a preguntas específicas de los usuarios. En la  década  de  los  noventa  se  publicaron  numerosas  contribuciones  y monografías dedicadas a sistemas    de recomendación  para  servicios  de  referencia,  ampliación  de  ecuaciones  de  búsqueda  con términos derivados a partir de la relevancia que los usuarios otorgaban a resultados intermedios elaboración  automática  de  resúmenes,  indización,  clasificación  e  incluso catalogación, sin intervención humana, etc. En numerosos casos, la IA se asoció con tecnologías para el procesamiento textual que no siempre han sido etiquetadas con ese término: clasificación automática, clustering, explotación de vocabularios controlados, etc. En la actualidad se han encontrado nuevas posibilidades, como el reconocimiento de patrones en imágenes, la visión artificial, el reconocimiento  de  voz,  y  el  aprendizaje  automático  (Machine  Learning)  en  general. Según algunos estudios sobre su uso en bibliotecas universitarias, aunque se  identificaron  iniciativas  relacionadas  con  el  uso  de chatbots (servicio de referencia virtual) y  ofertas  puntuales  de seminarios  sobre  el  tema,  la  IA  no  se  mencionaba  en  ninguno  de  sus  planes estratégicos. La IFLA considerar la IA  como  un  medio  para  mejorar  la  recuperación  de  recursos,  automatizar  y  crear servicios accesibles.

Se han producido dos grandes líneas de trabajo: la interacción  del  usuario  con  las  bibliotecas  mediante  reconocimiento  de  voz, agentes conversacionales y dispositivos wearables; y la incorporación de IA en las competencias digitales de los usuarios, promoviendo el aprendizaje a través de makerspaces para desarrollar y promover proyectos. También se utiliza la IA para tareas como el control del inventario y la gestión y preservación de conjuntos de datos de forma que se garantice su uso, comprensión y reutiliazación.

https://edicionsedic.es/clip/article/view/45

Resumen elaborado por Antonio Rodríguez Vela

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *