Bibliotecarios del futuro: cambio de servicios y roles – 2

por | 8 junio, 2021
image_pdfDescargar entrada en pdf

Blibliotecari nel futuro: cambiamento di servizi e di ruoli – 2

Alessandra Citti, Marina Zuccoli

Biblioteche oggi, ISSN 0392-8586, Vol. 36, n. 2, 2018, p. 17-24

En un entorno de constante cambio tecnológico, la evolución y adaptación de los bibliotecarios a las nuevas herramientas disponibles y a las nuevas necesidades de los usuarios es esencial. Este artículo continúa otra publicación anterior en la que ya se analizaron los roles de los bibliotecarios encargados de las adquisiciones, de la catalogación o del préstamo. El presente estudio aborda la figura del bibliotecario de referencia y del bibliotecario responsable de la formación de usuarios y cómo estos deben reflexionar sobre el futuro de sus especialidades y adecuarse a las nuevas exigencias del puesto. En el caso del bibliotecario de referencia, figura tradicionalmente representativa de la propia biblioteca, debe fomentarse un cambio de actitud y de rol, perfilándose como un trabajo multitarea, facilitado gracias a la inmediatez de la red y la tecnología. Debe tener una formación constante que siga el ritmo de cambio de la sociedad y el entorno que lo rodea, especialmente en el ámbito académico, donde deberá mostrarse como una figura más cercana y disponible tanto de manera presencial como aprovechando las modalidades de comunicación sincrónica que ofrecen las redes. Por otra parte, la formación de los usuarios resulta cada vez más indispensable dentro un contexto donde la diferencia entre la verdad y la posverdad debe ser constantemente reforzada. Dotar a los usuarios de las herramientas de alfabetización informacional convenientes para realizar un análisis crítico de la información que reciben es fundamental para que comprendan el proceso de producción de la información, así como para formar parte del mismo. Para ello, deben estrecharse los lazos entre el bibliotecario y los usuarios, ya sean estudiantes o docentes, de manera que se formen como ciudadanos capaces de valorar y promover el concepto de aprendizaje continuo. En definitiva, la figura del bibliotecario en ambos ámbitos debe ser versátil, transformándose en un bibliotecario híbrido y multitarea capacitado para actualizarse permanentemente según lo requieran las necesidades de sus usuarios y mantenerse al día con las tecnologías de la información disponibles. A pesar de la ansiedad y el temor que pueda generar esta necesidad de reinventarse, evolucionar y colaborar con las diversas partes implicadas dentro del proceso de producción de la información, el cambio debe ser tomado como un desafío y una perspectiva de renovación. Aprovechar y liderar el cambio no supondrá un peligro para la necesidad y el estatus del bibliotecario dentro de su entono, sino una oportunidad de consolidar e incluso mejorar su papel dentro de su institución y de incrementar el impacto y el valor que tiene para los usuarios.

Resumen elaborado por Elena Esteban Jiménez

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *