Comparar el uso de libros impresos y electrónicos para satisfacer las necesidades de los usuarios

por | 16 abril, 2021
image_pdfDescargar entrada en pdf

Comparing print and ebook usage to meet patron needs

Kelly Marie Wilson, y otros

Collection management, ISSN 1545-2549, Vol. 46, n. 2, 2021, p. 91-106

Durante las pasadas dos décadas la disponibilidad de libros electrónicos para los usuarios ha aumentado exponencialmente pese a los continuos desafíos financieros. En este estudio, cuatro bibliotecarios examinan el uso de libros impresos y electrónicos para determinar la mejor manera de invertir los fondos de la colección. Tras determinar qué temas se han usado, los investigadores hicieron una encuesta a los estudiantes de la University of Ulster para conocer sus preferencias y su conocimiento de las colecciones de la biblioteca. Los bibliotecarios modernos continúan estando en la línea de frente de las decisiones acerca de cómo proporcionar las mejores colecciones y materiales a sus usuarios. A menudo tienen que tomar decisiones críticas sobre selección de compras en un entorno de presupuestos a la baja, usuarios que saben utilizar la tecnología con astucia y esfuerzos externos que promueven la digitalización de recursos bibliotecarios. A este respecto, la determinación de elegir para el desarrollo de la colección libros electrónicos por encima de impresos, o viceversa, puede ser un aspecto importante en cómo la información es consultada en la biblioteca. El estudio indica que el 66% de los encuestados responden que los profesores de la universidad requieren tanto libros impresos como electrónicos, y el 56% afirma que se sienten cómodos o muy cómodos con los libros electrónicos. En contraste, solo el 41% prefiere libros electrónicos antes que los impresos al realizar una actividad de investigación. La evaluación también descubrió que el 62% de los estudiantes encuestados era consciente de que su biblioteca tenía libros electrónicos, aunque el 57% dijo que no sabía cómo acceder a estos recursos. Para terminar, el 70% respondió que nunca había usado un libro electrónico de la biblioteca. Los bibliotecarios que realizaron esta encuesta reunieron y compararon datos sobre el uso de libros electrónicos frente a libros impresos, e implementaron con éxito cambios basados en esta información. Estas acciones incluyeron presentaciones durante visitas presenciales con información enriquecida sobre los recursos de libros electrónicos de la biblioteca. Además, se creó una LibGuide que se incorporó a las sesiones de orientación de los novatos que se realizan a los nuevos estudiantes. Los resultados no hacían posible establecer una afirmación definitiva sobre si los usuarios de la biblioteca prefieren libros electrónicos o impresos. Sin embargo, los datos reunidos ayudarán a tomar decisiones en futuros presupuestos. Ya que se encontró una correlación entre el libro impreso y la lectura por placer tanto en el análisis de circulación como en la encuesta, el presupuesto para libros electrónicos debe centrarse más en apoyar el currículum y la investigación.

https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/01462679.2020.1833802

Traducción de las conclusiones de la propia publicación

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *