101 obras maestras: ciencia y arte en los museos y bibliotecas de Madrid.

 La Biblioteca Nacional de España ha participado en el proyecto 101 Obras maestras: ciencia y arte en los museos y bibliotecas de Madrid, subvencionado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y coordinado por el departamento de Historia de la Ciencia del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

 El proyecto pone de relieve la estrecha relación que a lo largo de la historia ha existido entre la ciencia y el arte, a través de una selección de 101 obras custodiadas en los museos y bibliotecas de la capital madrileña, que son descritas en breves fichas a cargo de especialistas.

La BNE ha puesto a disposición del proyecto varias obras: Códice I y Códice II de Leonardo Da Vinci (siglos XV y XVI); De humani corporis fabrica (1543), de Andreas Vesalius; Darwin (1939), de Luis Bagaria; Madrid: vue prise au dessus de la place des taureux (1855), de Alfred Guesdon; Vista del observatorio astronómico, de Isidro González Velázquez; Globo terráqueo de Tomás López (1770-1792), Piedra de Imantar Agujas (1750-1800) y  Plano de Madrid (1656), de Pedro Texeira.)

Tres de las obras con las que la Biblioteca Nacional participa en este proyecto son de gran interés desde el punto de vista  cartográfico. 

El Globo Terráqueo de Tomás López (pieza 10 de la selección), fue adquirido por La BNE recientemente y es una pieza de extraordinaria importancia debido a que no hay referencias de otros globos terráqueos de este autor, que fue el cartógrafo español más relevante del siglo XVII y publicó más de doscientos mapas de los reinos y provincias de España, que cubrían tanto el territorio peninsular como amplias zonas de América.

La Topographia de la Villa de Madrid de Pedro de Texeira (1656) (pieza 26) es el plano más importante de Madrid del siglo XVII. Se trata de un gran plano grabado en veinte hojas de gran precisión y belleza, del que la Biblioteca conserva un magnífico ejemplar. Su autor, Pedro de Texeira Alvernas era miembro de una familia de cartógrafos portugueses y se estableció en España a comienzos del siglo XVII. 

 La Piedra de imantar agujas (pieza 36 de la selección) era fundamental como instrumento para la navegación, pues durante los viajes transoceánicos que los barcos españoles realizaban en sus expediciones era imprescindible llevar a bordo una pieza similar para imantar las agujas de las brújulas y evitar que perdieran sus propiedades. Se desconoce su verdadera procedencia aunque se piensa que llegó a la Biblioteca Nacional de España como parte de la Colección Real.

LA GRECIA DE PAUSANIAS

PAUSANIAS

Aunque todavía no está desarrollada la tecnología necesaria -y dudamos mucho de que se desarrolle en un futuro lejano, más allá de las historias de ciencia ficción que se han narrado desde tiempos de Julio Verne- hoy por hoy tenemos la posibilidad de viajar en el tiempo hasta el s. II y recorrer de la mano de Pausanias las tierras de la antigua Grecia gracias a su obra “Descripción de Grecia”.

Pausanias, contemporáneo de Marco Aurelio, describe las regiones centrales y meridionales del continente griego con gran minuciosidad, explicando no sólo los edificios, las obras de arte, las ágoras de las ciudades que visita, sino que además nos relata las hazañas de sus habitantes, nos cuenta la historia del lugar, nos habla de sus héroes, conformando, con la ayuda de la memoria de los lugareños y la consulta y lectura de diversas obras literarias, un conjunto de tradiciones y conocimientos de cada lugar que recorre a su paso.

Y a pesar de todo parece ser que los diez libros que constituyen “Descripción de Grecia” dejaron indiferentes a sus contemporáneos, que no supieron valorar (o no estaban todavía preparados) una obra capaz de ofrecer información útil al viajero a la manera de las guías de viajes, al mismo tiempo que proporcionaba saber y entretenimiento al lector. Por fortuna, en la actualidad, “Descripción de Grecia” está altamente considerada en ambos sentidos, y no sólo por lo anteriormente referido, sino también porque gracias a las descripciones tan exactas que realizó Pausanias, el arqueólogo Schliemann llevó a cabo grandes descubrimientos en el Peloponeso.

Iniciar este apasionante viaje a la Grecia Antigua es tan fácil como acercarse a los numerosos documentos que existen en los fondos de la Biblioteca Naci0nal. La obra de Pausanias se encuentra custodiada en el depósito de Cartografía, en una edición de Pausaniae Veteris Graeciae descriptio/ Romulus Amasaeus vertit , impresa en Florencia en 1551 (Signaturas: GMG/325 – GMG/327)

Ver registro bibliográfico

Además, se puede disfrutar en cualquier lugar (imagínense en la propia Grecia) desde nuestro portátil, nuestra tableta, o  nuestro teléfono móvil, a través de la Biblioteca Digital Hispánica.

 Ver obra digitalizada

…aunque lo perfecto sería emprender, junto a Pausanias, el mismo viaje que realizó, tomando las mismas rutas y los mismos caminos por tierras griegas…

 

Civitates Orbis Terrarum

Imagen del atlas "Civitates Orbis Terrarum"

El atlas Civitates Orbis Terrarum de George Braun y Franz Hoghenberg fue publicado entre los años 1581 y 1593. Fue uno de los principales trabajos publicados en el último cuarto de siglo XVI. Es el primer atlas urbano en el que aparecen los planos y vistas de las principales ciudades del mundo. En sus más de 500 mapas refleja la vida social, política y ecónomica con un estilo pictórico muy del gusto del gran público.

En la colección de la Biblioteca Nacional de España existen varias ediciones de este atlas. Se presenta aquí una selección que permite descubrir planos de población y vistas de 19 ciudades representativas.

Álbum en Flickr: Civitates Orbis Terrarum