El Blog de la BNE

Los viajes del rinoceronte de Durero

febrero 6, 2013 | 1 comentario

El interés de Durero por la naturaleza le lleva a grabar en madera El rinoceronte, una de las estampas más populares y conocidas casi desde el momento de su aparición en 1515, tanto por ser un animal exótico como por la leyenda que acompaña a esta imagen.

El 20 de mayo de 1515 llega a Lisboa un rinoceronte procedente de la India, animal desconocido entonces en Europa. Se trata de un regalo del sultán de Gujarat, Muzaffar II, al gobernador de la India portuguesa, Alfonso de Albuquerque, para que lo envíe al rey Manuel I de Portugal, quien se lo ofrece al papa León X en diciembre del mismo año. El rinoceronte había salido de Goa en enero de 1515, pero el barco naufraga en el golfo de Génova y el animal se ahoga, por lo que llega a Roma ya disecado.

Durero nunca había visto un rinoceronte, pero llega a sus manos un dibujo de Valentin Ferdinand, que no se conserva, con unos apuntes en portugués sobre el animal. Este pintor moravo instalado en Lisboa había enviado el boceto al humanista de Nuremberg Konrad Peutinger y, a través de éste, Durero conoce la imagen y hace un dibujo preparatorio para el grabado, que se conserva en el British Museum.

El formato de la estampa es alargado, el rinoceronte ocupa toda la plancha con la fecha 1515, el título en mayúsculas y el monograma de Durero. En la parte superior, una inscripción en alemán en la que se dice que el animal fue traído en 1513 por encargo del rey de Portugal, que tiene el color de una tortuga moteada, que está cubierto de gruesas y duras escamas y sobre su nariz lleva un fuerte cuerno que afila con las piedras que encuentra. Afronta a sus enemigos con la cabeza baja entre las patas siendo el elefante su enemigo mortal y convierte a su adversario en incapaz de defenderse.

Durero ha desarrollado las características de su estilo decorativo exagerando el aspecto fantástico y exótico del animal, dándole un aspecto imponente, como revestido con una coraza, destacando los pliegues de la piel, las articulaciones, las patas, la cabeza y el cuerno. El rinoceronte indio, algo más pequeño que el africano (con la piel más uniforme y lisa), tiene solo un cuerno y una especie de coraza muy compacta, como una especie de segunda piel.

Algunas de las letras del título están tomadas del dibujo Águila-Alfabeto, que incluye un alfabeto en imagen de espejo en la parte inferior.

Durero sólo hizo una edición de esta estampa durante su vida, pero el gusto por lo exótico de la época lo convierte en uno de los mayores éxitos del artista. Dos de las ocho ediciones que se realizaron fueron impresas entre 1540 y 1550.

Se han hecho numerosas copias y repeticiones del Rinoceronte hasta la actualidad: Hans Burgkmair, una xilografía invertida en 1515. Alejandro de Médicis lo elige como emblema en 1536. El grabador Enea Vico hace una copia, en 1548 en Roma. Conrad Gessner publica la primera enciclopedia zoológica en latín en 1551. Juan de Arfe en su Varia conmensuración editado en Sevilla en 1575. En la edición de Hondius, se corrige la fecha 1513 que aparece en la estampa por 1515. Hacia 1620 el editor Willem Jansen lo publica en Amsterdam, en claroscuro, sin inscripción, añadiendo una segunda plancha de color que incrementa el efecto decorativo por la superposición y que acentúa los volúmenes mediante la luz de los blancos. Antonio Tempesta, en los aguafuertes de sus series de animales. En las porcelanas de Meissen del siglo XVIII. Muchas copias de artistas anónimos y otros como Bernard Buffet o Salvador Dalí se han inspirado en él.

Ana Sanjurjo
Servicio de Dibujos y Grabados

Comentarios

Una respuesta en “Los viajes del rinoceronte de Durero”

  1. Ramón Puig
    febrero 12th, 2013 @ 10:30

    ¡Enhorabuena!

    Por desgracia, creo que no podré viajar a Madrid antes del cierre de la exposición (procuraré hacerme con el catálogo). Si en algo puedo serle útil en los archivos de obra gráfica de esta parte de Europa le ruego me lo haga saber.

    He publicado en mi blog algo más de información y mis reflexiones sobre el famoso rinoceronte de Durero y sus epígonos

    http://ensondeluz.com/

    Un cordial saludo

    Ramón Puig

    desde Göteborg

Deja un comentario






× 8 = veinte cuatro