Determinar la fiabilidad de la colocación a través de un muestreo en una biblioteca universitaria comunitaria

17 abril, 2020

Determining shelving accuracy via sampling in a community college library

John DeLooper & Devika Gonsalves

Journal of Access Services, ISSN 1536-7975, Vol. 17, n. 1, 2020, p. 22-32

En 2017 los trabajadores de la biblioteca de la Hudson County Community College (HCCC) se percataron de que muchos libros listados cómo disponible en el catálogo a menudo no se encontraban en las estanterías en las que los usuarios intentaban encontrarlos. Esto intrigó a la dirección, pues recientemente se había realizado un inventario para eliminar los ítems perdidos de los fondos. Para determinar la causa de la discrepancia se decidió realizar un muestreo de la colección de la biblioteca para determinar si los libros estaban disponible en su ubicación. El muestreo sistemático es uno de los métodos más populares para proporcionar datos útiles. Se utilizó Raosoft Online Calculator para determinar el tamaño apropiado del muestreo. El informe resultante demostró que los fondos contenían 28.241 libros. Se decidió que un muestreo de 100 ítems sería suficiente para obtener unos datos con un margen de error del 10%. Se creó una hoja de Excel para identificar las signaturas de cada ítem y generar un listado. Después de que se buscaran los libros y se localizaran o no, se hizo una nueva hoja de incidencias. En este punto se realizó una nueva revisión para comprobar que efectivamente los libros perdidos no estaban en su ubicación. De los 100 libros listados, 64 estaban en su localización correcta, catorce estaban en la misma balda, pero no es su lugar correcto. Dieciocho libros no se encontraron. El número de libros mal colocados era problemático. Entre las posibles causas del desorden estaban la falta de un supervisor, el desconocimiento de muchos empleados del sistema de ordenación de la Library of Congress, posibles robos y que los usuarios colocaran ellos mismos los libros. Se estimó que entre el 25% y el 45% de los libros no eran fácilmente localizables, muy lejos de la cifra ideal de un 2,5%. Basándose en estos descubrimientos, se desarrolló un plan de “triángulo de mantenimiento de la colección” consistente en entrenamiento, supervisión y evaluación. La biblioteca también consideró un plan de mejora a largo plazo de los servicios. Esto incluía pasar de una herramienta de inventariado basado en las tiras antirrobo y códigos de barras a un sistema de préstamo con RFID. El proyecto demostró que el uso de la evaluación cuantitativa, especialmente vía muestreo estadístico, puede ser una importante herramienta para crear sistemas de mejora de las bibliotecas.

https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/15367967.2019.1687308

Resumen elaborado por Antonio Rodríguez Vela

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *