¿Disponible pero no accesible? Investigación de las prácticas de los editores para la concesión de licencias de préstamo electrónico

28 enero, 2020

Available, but not accessible? Investigating publishers’ e-lending licensing practices

Rebecca Giblin, Jenny Kennedy, Kimberlee Weatherall, Daniel Gilbert, Julian Thomas and François Petitjean.

Information Research: an international electronic journal, ISSN 1368-1613, Vol. 24, n. 3, September,  2019,

Los libros electrónicos se han convertido en una parte central de las colecciones de las bibliotecas públicas de todo el mundo, en un entorno en el que se cuestiona la relevancia de las bibliotecas como nexo de unión entre el libro y el lector, debido a diferentes causas como la disminución de la lectura de obras literarias, la aparición de formas alternativas de entretenimiento, la competencia de plataformas de suscripción y  los recortes presupuestarios, entre otras. En este contexto se realiza una investigación relacionada con los métodos y prácticas que las editoriales establecen para el préstamo electrónico desde las bibliotecas públicas. A través de diferentes entrevistas con responsables de las empresas de distribución de publicaciones electrónicas se analizan indicadores como el precio, la disponibilidad y los términos de las licencias de un grupo de distribuidores de bibliotecas públicas de Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos y Reino Unido, así como las fechas de disponibilidad de los últimos bestsellers. A la vista de los resultados de la investigación se concluye que la disponibilidad es mucho mejor de lo que se esperaba, incluso para los libros más antiguos y los que ya no están disponibles en forma física. En el caso de los libros más recientes, la disponibilidad de la biblioteca digital se aproxima a los niveles físicos. Sin embargo, si bien los libros están ampliamente disponibles para las bibliotecas para el préstamo electrónico, no son necesariamente accesibles debido, entre otras razones, a las limitaciones temporales de las licencias, las cuales pueden ser menos problemáticas para los libros con mayor demanda, tales como las nuevas publicaciones de autores reconocidos o los libros con reservas anticipadas. Sin embargo para los libros con menos demanda, como los libros antiguos o los menos populares, estas licencias pueden desincentivar su inclusión en la colección digital, lo cual podría contribuir a crear un círculo vicioso: el préstamo electrónico de las bibliotecas sigue teniendo un bajo índice de aceptación, que se atribuye en parte a la falta de contenido de calidad.

http://www.informationr.net/ir/24-3/paper837.html

 

Resumen elaborado por María Osuna González

 

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *