Percepciones desde la información bibliotecaria y los recursos compartidos para el futuro de las colecciones de las bibliotecas académicas

16 enero, 2020

Insights from library information and resource sharing for the future of academic library collections

Beth Posner

Collection Management, ISSN 1545-2549, Vol. 44, n. 2-4, 2019, p. 146-153

La relación entre los recursos bibliotecarios compartidos (LRS) y las colecciones de las bibliotecas académicas es evidente y simbiótica. El préstamo interbibliotecario (ILL), que es el método de LRS más tradicional, aunque no el único, no existiría sin colecciones robustas y bien gestionadas. Al mismo tiempo, dado que ni tan siquiera las mayores bibliotecas académicas pueden ser completas, los servicios de ILL son necesarios para cubrir los huecos de las colecciones. Por lo tanto, al diseñar el futuro de las colecciones en un entorno en el que la información siempre está evolucionando, la cooperación entre LRS y la gestión de colecciones no debe descuidarse, sino que debe convertirse en más intensiva. Este nuevo panorama incluye el desarrollo del descubrimiento, presupuestos limitados, necesidades de información potencialmente ilimitados de recursos locales y globales, y la utilización de información digital, sitios en los que se comparte información y edición en acceso abierto. Esto todavía requiere habilidades tradicionales del ILL para manejar millones de transacciones impresas y digitales que han de ser procesadas más rápida y eficientemente. LRS y las colecciones bibliotecarias ya trabajan coordinadamente para hacer frente a desafíos básicos en el acceso a la información. Para facilitar este acceso, los especialistas en LRS hacen frente a una variedad de retos existentes y emergentes, como las pautas sobre derechos de autores, los términos de las licencias, los embargos de las editoriales, los altos precios de acceso a los artículos y la existencia de contenidos compartidos de maneras tanto legales como ilegales. Por supuesto, también se apoyan en las colecciones. ILL puede ayudar en la identificación, a través de los análisis de peticiones de préstamos, en las necesidades de compra, en la adquisición de recursos abiertos apropiados para la educación, en el acceso a materiales poco habituales, a cursos académicos e informativos, a las colecciones y archivos, y a los fondos locales. Los bibliotecarios trabajan para compartir estos materiales apoyando el préstamo y la digitalización. Otra forma en la que el departamento de ILL puede contribuir en la configuración de las colecciones es comprando, más que tomando prestado, material pedido por los usuarios locales. Las colecciones se centran cada vez más en la información digital, que tiene sus propios beneficios y desafíos. Los bibliotecarios tienen que desarrollar mecanismos para compartir conjuntos de datos y software, entre otros recursos electrónicos. También son importantes las licencias de revistas electrónicas, y es esencial que los contratos protejan la capacidad de compartir y preservar esta información, al igual que la privacidad del usuario. Un sistema distribuido de cooperación es el método más seguro para asegurar la preservación y el uso de información. Cuanto más colaboren los LRS y los gestores de la colección, más útiles serán para los investigadores.

https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/01462679.2019.1593277

Resumen elaborado por Antonio Rodríguez Vela

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *