La circulación de libros en la Biblioteca de la Universidad de León (España)

19 octubre, 2019

Blanca Rodríguez-Bravo, Francisco Jesús Rodríguez-Sedano

Investigación Bibliotecológica: archivonomía, bibliotecología e información, ISSN 2448-8321, Vol. 33, n. 80, 2019, p. 173-194

Los estudios de circulación de colecciones de monografías en bibliotecas universitarias realizados durante la última década ponen de manifiesto que, a medida que las bibliotecas universitarias incrementan su inversión en la adquisición de recursos electrónicos, se reduce la colección impresa y también su circulación. Sin embargo, los libros son todavía de uso prioritario para la docencia, sin perjuicio de su utilización para fines de investigación. Se trata de las fuentes de mayor uso de los estudiantes, grupo más numeroso en la comunidad académica universitaria. El objetivo general de esta investigación se dirige a conocer la circulación de los libros en las bibliotecas de la Universidad de León (ULe), para observar la evolución del préstamo en el momento de auge de la colección electrónica, indagar sobre los principales usuarios de la colección y averiguar qué tipos documentales son los más prestados. Para realizar este estudio, se obtuvieron los ficheros de circulación que proporciona el Sistema Integrado de Gestión Bibliotecaria (SIGB) Innopac Millenium, desde el curso 2011-2012 hasta el 2015-2016. Los datos cuantitativos de la colección disponible en la ULe permiten observar una considerable estabilidad a lo largo de los cinco años estudiados. La excepción la constituyen los recursos electrónicos propios, que han experimentado un crecimiento exponencial en 2015. La colección está, sin embargo, todavía conformada principalmente por libros impresos. Considerando el dato de títulos de monografías, estas constituyen el 89 por ciento de la colección. En cuanto a las publicaciones periódicas en papel en curso, han experimentado un progresivo descenso que guarda relación directa con el incremento de los títulos de publicaciones en papel cerrados. El material no librario muestra una tendencia al alza. Resulta reseñable el grave descenso en la inversión en la colección de monografías en papel, que en 2012 se redujo a una tercera parte respecto de 2011, para continuar descendiendo hasta 2015, cuando la inversión ha repuntado tímidamente. Los datos absolutos de los préstamos permiten observar una disminución en el número de préstamos en los tres estamentos que componen la comunidad universitaria (docentes, alumnos y personal administrativo). Atendiendo a los préstamos diferenciados por tipo de material, cabe señalar el predominio absoluto de los manuales y las monografías. Se ha constatado que el libro constituye más de un 90 por ciento del total de referencias en todas las titulaciones. La adquisición adaptada a la demanda de los usuarios es una opción atractiva para los bibliotecarios que necesitan ahorrar costes, gastar menos en libros no utilizados, disponer de más espacio y desarrollar una colección que realmente responda a las necesidades de los usuarios. La ULe ha evolucionado hacia este modelo durante la última década. Se adquieren los documentos que los profesores solicitan para su uso y el de sus alumnos, y las adquisiciones se complementan con las decisiones de compra de los bibliotecarios, fundadas principalmente en la demanda de un mayor número de ejemplares de manuales para uso de los estudiantes.

Resumen elaborado por Antonio Rodríguez Vela

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *