Nuevas herramientas para control ambiental en depósitos documentales

5 septiembre, 2018

Mónica Moreno Falcón

Ge-conservación, ISSN 1989-8568, Vol. 1, n. 13, 2018, p. 68-79

 

La Colección Patrimonial Wormald Cruz [CPWC] y el Archivo Histórico Vicente Dagnino [AHVD] son las instituciones dependientes de la Universidad de Tarapacá encargadas de reunir, conservar, valorizar, investigar y difundir el patrimonio documental producido y custodiado en la región de Arica y Parinacota (Chile). Sus fondos y colecciones cuentan con más de 16000 ejemplarse de libros, prensa, revistas, folletos, fotografías y material de archivo. Por desgracia, los materiales pertenecientes a la era industrial son mucho menos estables que los materiales más antiguos. La fragilidad de los mismos obliga a diseñar un plan de conservación preventiva que permita asegurar su conservación. En este contexto, el empleo de Sistemas de Información Geográfica (SIG) se plantea como una herramienta muy útil en la obtención, gestión, análisis, representación y salida de datos ambientales espacialmente referenciados. Si bien y en parte debido a la reducción de los costos asociados a estas infraestructuras su uso se ha generalizado en otras disciplinas desde los años 60, su incorporación al campo de la conservación no ha sido posible hasta fechas más tardías. Este artículo parte de una breve revisión de las directrices ambientales existentes para colecciones documentales y presenta los resultados obtenidos de la aplicación de SIG como herramienta de registro y control ambiental en los depósitos documentales de la CPWC y el AHVD. En el contexto actual, la conservación preventiva abarca campos de actuación cada vez más amplios, incluyendo variables vinculadas al contexto político, social e institucional. Los SIG se convierten en herramientas útiles en la compilación, análisis y divulgación de datos ambientales en interiores así como en la creación de mapas temáticos de análisis. Si además de georreferenciar la información podemos reclasificar los rangos de peligrosidad o alterabilidad según parámetros estandarizados, las ventajas del uso de SIG aumentan exponencialmente. La metodología propuesta ha sido diseñada para depósitos que presentan problemas de altas temperaturas, para poder aplicar el modelo propuesto a depósitos con factores de alteración distintos sería necesario partir de la diagnosis de esos espacios y redistribuir el peso asignado a cada variable involucrada en el proceso de alteración. Es esencial trabajar con distintos puntajes y generar diversos mapas que partiendo de unos mismos datos permitan dar respuesta a las diferentes preguntas que plantea cada caso de estudio.

Resumen realizado por José María Amate Sánchez

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *