Preservando el patrimonio del cómic: la Billy Ireland Cartoon Library & Museum

3 septiembre, 2018

Francisco Saez de Adana

BiD, ISSN 1575-5886, n. 40, 2018

 

La presencia del cómic en las bibliotecas es una realidad actual. El cómic ha ido entrando paulatinamente en las bibliotecas, siguiendo un poco el camino de su introducción en el ámbito académico con diferentes cursos que se imparten en varias universidades y con la creación y posterior crecimiento de lo que se puede denominar como estudios de cómic. Este artículo busca presentar la biblioteca como centro de interés para los estudiosos del cómic estadounidense publicado en los periódicos, que es una de las formas artísticas más propias de Estados Unidos y que gozó de un enorme reconocimiento artístico y popular hasta finales de los años sesenta. Se trata además de comentar las dificultades históricas que ha tenido la biblioteca del Billy Ireland Cartoon Library & Museum para la adquisición, conservación y catalogación del patrimonio relacionado con el mundo de las tiras de prensa y de presentar una de las colecciones más importantes disponibles en esta biblioteca, la colección Milton Caniff, como muestra significativa del material que se conserva en una institución de este tipo. La metodología utilizada es fundamentalmente descriptiva, basada en la experiencia del autor de este artículo como usuario de la biblioteca en su labor de investigación sobre la obra del donante fundador de la institución, el propio Milton Caniff. La misión principal de la institución estadounidense es desarrollar una colección de investigación integral que documente el arte del cómic impreso norteamericano, organizar los materiales asociados a su creación y proporcionar acceso a estos recursos. Lo que proporciona su carácter único es su labor en la conservación y recuperación del patrimonio asociado a las tiras de prensa norteamericanas, de manera que es todo el material relacionado con las tiras lo que constituye la mayor parte de su colección. Pocas bibliotecas en el mundo cuentan entre sus fondos con cómics que no hayan sido reeditados en un formato similar al de un libro. Además está la dificultad de la conservación de un material publicado, en muchas ocasiones, de forma precaria como corresponde a un medio tradicionalmente identificado como popular. No hay ninguna institución además de la presentada en este artículo, que se dedique a la conservación del patrimonio de las tiras de prensa norteamericanas. La Billy Ireland se encarga de un patrimonio que, generalmente, no ha sido tenido en consideración en el mundo de las bibliotecas y la archivística.

Resumen realizado por José María Amate Sánchez

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *