Usos y aplicaciones de georreferenciación y geolocalización en gestión documental cartográfica y fotográfica antiguas

25 mayo, 2018

Jesús Cascón-Katchadourian, Antonio-Ángel Ruiz-Rodriguez, Jordi Alberich-Pascual

El profesional de la información, ISSN 1699-2407, vol. 27, n. 1, 2018, p. 202-212

El uso extensivo de los sistemas GPS ha vuelto exponencial en las últimas décadas el consumo de mapas, y con ello la gestión documental cartográfica. Esto ha permitido revisar y revitalizar la forma de mostrar, difundir y hacer accesible a los ciudadanos la documentación cartográfica y fotográfica almacenada y digitalizada en archivos, bibliotecas y otras instituciones. Las tecnologías de georreferenciación aplicadas a fondos cartográficos nos permiten convertir la imagen procedente de la digitalización de mapas antiguos en una capa interactiva que puede ser mostrada en un sistema de información geográfica (SIG) a través de un navegador web o de una app móvil. Este artículo se centra en la georreferenciación y la geolocalización con los objetivos de: evaluar el interés y el alcance para la gestión documental de ambas; analizar su aplicación contemporánea en la gestión cartográfica y fotográfica antiguas y revisar una serie significativa de casos prácticos implementados recientemente por instituciones públicas y privadas en su patrimonio documental. Para ello se ha conjugado investigación básica y aplicada, descriptiva y de campo. La georreferenciación nos permite restituir con precisión la situación geográfica de planos a gran escala y sin proyecciones. Con la ayuda de la digitalización y la publicación web, la georreferenciación facilita la accesibilidad del usuario no experto a información geográfica, patrimonial, urbanística o medio-ambiental de su interés. La geolocalización consiste en determinar la situación precisa que ocupa un determinado objeto en el espacio, de acuerdo con sus coordenadas de latitud, longitud, y altura. Permite situar geográficamente las fotografías antiguas que posee una institución, así como pinturas, dibujos, folletos o carteles históricos. Algunas de las aplicaciones principales de estas dos técnicas son: la georreferenciación cartográfica colaborativa; los buscadores geográficos de cartografía; la geolocalización móvil de fotografías antiguas. También permiten la información legible por máquina y el mapeado web de fotografías e historias.

Resumen elaborado por Antonio Rodríguez Vela

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *