Posssible Futures: E-Reserves, Decentralization and Collaboration

18 junio, 2015

Nora Almeida

Journal of Interlibrary Loan, Document Delivery & Electronic Reserve, ISSN 1540-3572, Vol. 24, n. 3-4, 2014, p. 77-89

Las reservas electrónicas son un servicio relativamente reciente concebido como respuesta estratégica y descentralizada a los cambios sistemáticos en el sistema educativo ocurrido en los años noventa. En los últimos años se han realizado estudios donde se extrae que el uso de las nuevas tecnologías en la educación ha supuesto nuevos descubrimientos y oportunidades para proveer a las bibliotecas de servicios de reservas electrónicas. En 2004 algunos bibliotecarios plantean posibles escenarios sobre este servicio en momentos de crisis: no ofrecerlas, limitarlas o extenderlas. Todos ellos se desarrollaron de diferentes maneras y en diferentes instituciones. Los que adoptaron pronto el sistema de las reservas electrónicas, las utilizaban para paliar problemas inherentes a las reservas tradicionales como el acceso a los recursos, el espacio y las limitaciones de plantilla. Sin embargo, se llevaron a cabo sin un plan de actuación y sin ningún tipo de infraestructura; incluso este servicio permanece aislado de otras iniciativas de la biblioteca digital. En lo referente a la descentralización, producida en los mismos años, la mayoría de las bibliotecas universitarias elaboraron programas descentralizados para adaptarse a las necesidades de sus patrocinadores y reflejar la cultura de sus instituciones. Desarrollaron sus propios sistemas y políticas de derechos de autor, pero menos de la mitad implementaron procesos de evaluación y mejora de sus servicios. La falta de soporte de la comunidad institucional conlleva también la falta de una solución colectiva para que un nuevo modelo emerja. Estudios realizados sobre las reservas electrónicas detectan carencia de estadísticas sobre este servicio y sin la existencia de datos no se pueden comparar distintas instituciones. El servicio de reservas electrónicas representa grandes oportunidades para los bibliotecarios universitarios para definir sus roles con las instituciones, pero también implica un análisis de compresión de las preferencias de recursos, el establecimiento de modelos sostenibles y la colaboración institucional en el desarrollo de mejores prácticas. En el futuro, la existencia de una infraestructura de aprendizaje en línea requiere de una redefinición y expansión de plataformas, recursos y servicios para adaptarse a las nuevas iniciativas digitales y anticipar futuros cambios en la cultura del usuario. De todo lo expuesto cabe destacar que el apoyo, la colaboración, y la extensión institucional puede beneficiar a los bibliotecarios y que éstos sean activas figuras en las nuevas iniciativas pedagógicas y digitales en el ámbito de la educación.

Resumen realizado por la Sección de Documentación Bibliotecaria

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *