Main factors affecting the preservation of Chinese paper documents: a review and recommendations

19 septiembre, 2012

Liu Jiazhen; Wang Jingxuan

IFLA Journal, Vol. 36, n. 3, 2010

El artículo aborda cuáles son los principales factores que pueden provocar daños en el papel impreso en China, que son el envejecimiento, la acidificación y las plagas de insectos. En 2003 la Biblioteca Nacional de China llevó a cabo un proyecto de dos años en el que analizaron un gran número de documentos y encontraron que el valor del pH de casi todos ellos era inferior a 7.0; descubrieron que los materiales creados durante la República de China eran los que presentaban mayores problemas de acidificación y envejecimiento. Para paliar estos problemas, el gobierno ha gastado considerables cantidades de dinero en la construcción de depósitos y ha mejorado los entornos de conservación. El otro gran destructor del papel son los insectos. En 1987 los Archivos Nacionales de China comenzaron un estudio de 7 años en diferentes archivos y estudiaron los tipos y la distribución de los insectos así como las zonas del país que resultaban más afectadas por estos. Aunque en la actualidad las condiciones de los depósitos de archivos han mejorado considerablemente, aún existen algunos que deben realizar cambios optimizar sus condiciones. Un análisis de los daños indican que, respecto a la acidificación, desde los años 60 la media del valor de pH ha decrecido en un 1.7%; esta acidificación causa un cambio en el color y en el envejecimiento de los documentos. El análisis de las plagas de insectos indican que las principales causas de los ataques de insectos son que 1) estos y sus huevos entran en los depósitos y 2) el entorno del depósito es adecuado para la supervivencia de los insectos. Hoy en día el aire de las ciudades chinas no se ajusta a las normas de calidad del aire y, puesto que es difícil que se use energía limpia de manera generalizada, la polución en el aire continuará siendo un problema. La única solución consiste en utilizar equipos de purificación de aire, reconstruir los depósitos y los conductos de ventilación. La medida más práctica es mejorar el microentorno de los documentos, es decir el área limitada más cercana al documento, como los contenedores. Este debe crear un entorno que no permita que el aire contaminado entre en contacto con el documento. Por último, es habitual el uso de repelentes de insectos, pero sería conveniente analizar cuáles de ellos se pueden utilizar sin problemas y en qué cantidades.

Resumen elaborado por: Isabel Mª Domingo Montesinos

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *