Assesing new developments in collection security

7 septiembre, 2012

Barry Knight

International Preservation News, n. 45, 2008

Se explican los nuevos sistemas de marcado aplicados a las obras valiosas con el fin de identificarlas inequívocamente en caso de robo; y se examinan algunas de sus ventajas y desventajas en la aplicación a bibliotecas. Recientes descubrimientos nos ofrecen la posibilidad de emplear marcadores de seguridad con un código único inimitable, que puede ser detectado en concentraciones muy pequeñas, incluso en casos en los que se haya intentado eliminar. La seguridad de la colección está recibiendo más atención que nunca en bibliotecas, museos y galerías, en parte debido a los continuos robos, y en parte por el incremento del valor de los materiales librarios, antigüedades y obras de arte en el mercado. Algunos casos destacados, como la sustracción de unos mapas efectuada por Forbes Smiley, o el robo de “El grito” de Munch han aumentado la concienciación de la vulnerabilidad de nuestras colecciones ante determinados ladrones. Este artículo repasa brevemente los recientes desarrollos en marcadores de seguridad que emplean sustancias que pueden ser detectadas en pequeñas concentraciones, y las cuales pueden ser combinadas de muchas maneras posibles para convertirse en un código único de identidad. Estas sustancias son combinadas con compuestos fluorescentes y adhesivos permanentes, de modo que cuando es aplicada a una superficie rugosa o porosa resulta extremadamente difícil de extraer, y sus trazos pueden ser fácilmente localizados con una luz ultravioleta. La idea de emplear marcas de seguridad invisibles que aparezcan bajo una luz ultravioleta no es nueva, pero sí lo es la posibilidad de realizar múltiples combinaciones. Esto significa, no sólo que cada usuario tendría su único identificador, pudiéndose identificar de forma inequívoca, sino que además sería imposible de imitar por un ladrón. Esto proporcionaría protección contra el reemplazamiento, por ejemplo, de una copia por el original. Las sustancias propuestas y analizadas como marcadores son: componentes orgánicos fluorescentes, complejos de metal que pueden diluirse en disolventes orgánicos, y fibras de ADN cortas, sintéticas y específicas.

Resumen extraído de la publicación

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *