El Blog de la BNE

La cultura del vino en la iconografía que atesora la BNE

junio 30, 2015 | Sin comentarios

vino 1El vino ha sido la bebida universal por excelencia a lo largo de la historia de la humanidad. Acompaña a las culturas y sociedades mediterráneas desde hace 8000 años y en estos milenios ha estado presente en su desarrollo, en su imaginario colectivo, en su repertorio de símbolos litúrgicos y en sus usos y costumbres, representándose de infinitas formas y expresando multitud de historias.

Con el objetivo de dar a conocer la riqueza de la cultura del vino en España, su simbología y plasmación a lo largo de los siglos en múltiples soportes, la Biblioteca Nacional de España (BNE) y la Fundación VIVANCO para la Cultura del Vino, firmaron el pasado año un convenio específico de colaboración para la realización de un estudio bibliográfico sobre la cultura e historia del vino, con el fin de localizar y recoger la documentación existente en las diferentes colecciones de la BNE sobre el vino y ponerlo a disposición del usuario en un portal web basado en “datos enlazados” en el que también se agruparán las colecciones que sobre esta materia existan en otras instituciones culturales: CSIC, Museo del Prado, Fundación Lázaro Galdiano y Fundación Digital Cervantes, además de los fondos del Centro de Documentación del Vino Vivanco.

Leer más

Una versión virtual de lo material: los incunables españoles de la BNE en Biblioteca Digital Hispánica II (La colección)

junio 16, 2015 | Sin comentarios

Combinación de minúsculas góticas y mayúsculas romanas: Sacramental de Clemente Sánchez de Vercial (Inc/2055)

Combinación de minúsculas góticas y mayúsculas romanas: Sacramental de Clemente Sánchez de Vercial (Inc/2055)

Como contábamos en una entrada reciente de este blog, en los últimos meses la Biblioteca Nacional de España ha llevado a cabo un proyecto de creación de una colección virtual de incunables españoles actualmente accesible en Biblioteca Digital Hispánica. El resultado pretende ser fiel a una colección representativa de la producción impresa de la España del siglo XV. Abarca más de 350 ediciones de las 1.050 que se estima salieron de las prensas españolas (un número modesto si se considera que el número total estimado de ediciones incunables es de 40.000) y con obras procedentes de la mayor parte de las localidades que en aquellos años contaron con imprenta: Segovia, Sevilla, Toledo, Salamanca, Burgos, Valladolid, Zamora, Pamplona, Monterrey y Granada en la Corona de Castilla; Barcelona, Valencia, Zaragoza, Lérida, Híjar, Gerona, Valldemosa y el Monasterio de Montserrat en la Corona de Aragón. Solamente algunas localidades con pequeñas imprentas están ausentes de la colección: Puebla de Montalbán, Guadalajara, Coria, Tortosa, Tarragona y las poco tiempo atrás incorporadas al Reino de Aragón Cagliari y Perpiñán. Los primeros incunables españoles fueron impresos en Segovia por Juan Parix, de cuyas ediciones primitivas de 1472, año de llegada de la imprenta a la Corona de Castilla, y con ella a la Península Ibérica, la BNE cuenta con varios ejemplares.

Leer más

Los álbumes del “Archivo de la Fotografía Kâulak”: Más de 6.000 retratos de personalidades

junio 10, 2015 | 1 comentario

La Biblioteca Nacional de España conserva uno de los más importantes fondos fotográficos españoles, el del estudio Kâulak, creado por Antonio Cánovas del Castillo Vallejo (Madrid, 1862-1933) en octubre de 1904. Consta de positivos, negativos, álbumes y objetos diversos relacionados con el trabajo habitual en la galería, y su valor es excepcional tanto para la historia de la fotografía como para la iconografía hispánica, ya que gran parte de las fotos son retratos de la familia real, aristócratas, políticos, militares, empresarios, escritores y artistas.

Los originales del fondo se calculan en torno a 58.000, en su mayoría negativos, de los que aproximadamente 50.000 fueron adquiridos en 1989, según indican Kurtz y Ortega en 150 años de fotografía en la Biblioteca Nacional: Guía-inventario de los fondos fotográficos de la Biblioteca Nacional, y el resto lo fueron en 2006. Destacan, por su interés en cuanto a la cualidad, calidad y cantidad once álbumes que componen el “Archivo de la Fotografía Kâulak” (sig. KÂULAK -LF/1/V.1 a KÂULAK -LF/10), con 6.729 copias en papel, en su mayoría de 13×17, positivadas a partir de negativos de 9×12, 13×18 y 18×24. Cánovas comenzó a elaborarlos en 1914 y los concibió como un índice de los clientes que frecuentaban el estudio, seleccionando las fotos por los personajes y por la plasticidad de la imagen. A estos añadiría posteriormente otro álbum titulado Museo Iconográfico de Kâulak 1904-1924, concebido como “libro de oro de la galería” y que comenzó a preparar en 1920. En este caso seleccionó los retratos con un criterio estrictamente documental, primeros planos sin fondos que reprodujo en formato medio (6×9 y 9×12).

                                                       Lectora. Álbum 1-I, nº 485

Lectora. Álbum 1-I, nº 485

Con los personajes identificados se ha realizado un índice alfabético que permite la consulta y remite al número de positivo manuscrito por Kâulak. La selección da mayor protagonismo a la mujer, con 3.737 retratos (56% del total), mientras que los de hombres son 1.280 (19%). El resto se reparte entre los niños (5%), las parejas (12%) y los grupos de tres o más personas (8%). El mayor número de mujeres justifica las referencias en la prensa de la época a su consideración de retratista de las damas de la aristocracia y la burguesía.

Antonio Cánovas del Castillo y Vallejo, sobrino del que fuera Presidente del Consejo de Ministros, asesinado en 1897, fue pintor, editor, literato, periodista, empresario y político. Tuvo una intensa actividad durante más de treinta años al frente de su galería y de varias asociaciones culturales y profesionales. Su aportación a la fotografía puede considerarse excepcional. Fue miembro de la Sociedad Fotográfica de Madrid, representó a los profesionales en varias sociedades, creó y dirigió la revista La Fotografía (1901-1913), y presidió la Unión Fotográfica, patronal de los profesionales en el primer tercio del siglo XX. El diario conservador La Época publicó en la necrológica del 14 de noviembre: “Rival de Franzen y uno de los predilectos de la sociedad madrileña. Un retrato de Kâulak era siempre garantía de acierto y de arte. La colección de sus trabajos es tan notable que, seguramente, un álbum en que se reprodujeran los más destacados, tendría un valor inapreciable para cuantos quisieran evocar la vida de Madrid del último medio siglo”.

Hernando Fitz-James Stuart y Falcó, conde de Montijo,  medalla de plata en el torneo de polo de los Juegos Olímpicos  de Amberes, 1920. Álbum 1.II, nº 1360

Hernando Fitz-James Stuart y Falcó, conde de Montijo, medalla de plata en el torneo de polo de los Juegos Olímpicos de Amberes, 1920. Álbum 1.II, nº 1360

El Archivo de la Fotografía Kâulak. Detalles

Cada tomo se corresponde ordenadamente con un millar de fotografías, con excepción del primero, que al estar dividido en dos partes contiene del 1 al 999 en la primera y del 1 al 1999 en la segunda. De cada millar se incluye una selección, de manera que los números manuscritos en tinta sobre cada copia están salteados. Cada número se corresponde con una sesión fotográfica, por lo que en ocasiones se muestran varios retratos distintos de la misma sesión con el mismo número.

Kâulak escribió un texto de presentación que mandó imprimir e insertar al inicio de cada tomo y que tituló: “Advertencia general para todos los tomos de este Archivo”. Del escrito se deduce que el proyecto era más ambicioso de lo que finalmente resultó, ya que se truncó en el número 10.000 mientras que se hace referencia al 20.000. La idea original fue realizar tres tomos por cada millar de números del archivo, con copias de diversos formatos: 13×18 a partir de placas de 18×24, 9×12 con placas de 13×18, y 6,5×9 con negativos de 9×12. En cuanto a la documentación, debían identificarse todos los personajes, pero no solo no se hizo sino que la información se fue reduciendo paulatinamente a partir del séptimo álbum, lo que evidencia un progresivo desinterés. También al final de cada tomo debía incluirse un índice alfabético por apellidos, pero ninguna de estos propósitos se llevó a cabo.

 

               Los hermanos Álvarez Quintero. Álbum 6, nº 5774

Los hermanos Álvarez Quintero. Álbum 6, nº 5774

En general, los retratos se caracterizan por la estética decimonónica, con predominio de los escenarios recargados, que evoluciona a composiciones más sencillas y atrevidas, con fondos neutros que dan mayor protagonismo al modelo. En la composición de las escenas se observa una esmerada preparación, procurando la correcta colocación de los modelos. La mayoría de los personajes aparecen de cuerpo entero, incluso cuando están sentados. El resto de planos (primeros, medios y americanos) son muchos menos, en torno al 30%. Los mejores retratos corresponden a primeros planos sobre fondo neutro, en los que se aprecia la calidad en la composición y la fuerza expresiva. Abundan los perfiles, y son mínimas las tomas frontales. La iluminación es impecable, evitando las sombras. Durante el análisis se ha realizado un listado de fondos, del mobiliario y de los decorados con el fin de identificar el estudio Kâulak, y también con el objeto de fechar aquellas imágenes que se han localizado en publicaciones.

Los álbumes permiten el conocimiento de la sociedad de la época en aspectos tales como la iconografía, pero también aportan información sobre el valor documental que Antonio Cánovas confirió a las imágenes. ,Asimismo son interesantes para el estudio de la moda y el vestido. Aunque los personajes seleccionados pertenecen en su mayoría a la burguesía y a la aristocracia, se encuentran también retratos de artistas (pintores, escultores, actores, actrices o toreros) y de fotógrafos aficionados de reconocido prestigio con los que Cánovas mantuvo especial relación, como Andrés Ripollés, presidente de la Sociedad Fotográfica de Madrid; Luis de Ocharan, autor de una excepcional serie sobre El Quijote, o Francisco Cabrerizo, renombrado pictorialista de la época.

 

Luis de Ocharan, polifacético intelectual y maestro de la fotografía. Álbum 5, nº 4786

Luis de Ocharan, polifacético intelectual y maestro de la fotografía. Álbum 5, nº 4786

Por último, hemos de insistir que el índice de los personajes constituye una herramienta de trabajo imprescindible para su localización.

 

Revista Métodos de Información (marzo, 2015)

http://www.metodosdeinformacion.es/mei/index.php/mei/article/viewFile/IIMEI5-N9-209237/805

Información relacionada

Post “De Clifford a Kaulak, parte II“.

 

Juan Miguel Sánchez Vigil
María Olivera Zaldua
Facultad de Ciencias de la Documentación
Universidad Complutense de Madrid

Cultura abierta, conocimiento compartido, en #Fesabid15

junio 5, 2015 | Sin comentarios

Más que el lema de unas Jornadas, “Cultura abierta, conocimiento compartido” debe ser el mantra de las bibliotecas en la era en que estamos inmersos. Eva Méndez decía en la clausura que el lema es el estribillo de lo que hacemos todos los días. Por su parte, Carlos Magro apelaba al papel de la biblioteca como espacio de aprendizaje comunitario y abierto, en un momento en que la escasez de conocimiento ya no es el problema. Según él, las bibliotecas deben superar su papel tradicional como guardianas del conocimiento y garantes del pasado para adoptar un rol activo en la construcción de nuestro futuro. Propone pensar en las bibliotecas como plataformas que abren sus datos, sus contenidos, sus espacios, para que otros construyan: un lugar para innovar, para aprender. En definitiva, entender la biblioteca como un lugar de comunidad abierto, compartido, participativo y común.


Bibliotecarios: ¡Acción!

Se habló mucho sobre nuestra denominación profesional. En la presentación de las Jornadas, Glòria Pérez Salmerón, presidenta de Fesabid y presidenta electa de IFLA, mencionó las múltiples denominaciones de perfiles emergentes, como infobibliotecarios, data librarians, bibliotecarios embebidos, data scientifics, data manager, bibliotecario creador o content curator de contenidos, especialistas en información de usuarios, community manager, mooc librarian… y confesó que ante este lío de nombres, prefiere que la llamen “bibliotecaria”.

Lo primero que le extrañó a Àlex Kippelboy, el “usuario infiltrado”, es que no tenemos un nombre muy claro: bibliotecarios, documentalistas, gestores de la información…. Pero para el usuario, todo aquél que trabaja en una biblioteca, haga lo que haga, es BIBLIOTECARIO.

Eva Méndez, en su decálogo de clausura, llamaba a la acción a los bibliotecarios, y Glòria Pérez Salmerón llamaba a la unión de las asociaciones para tener una sola voz que nos permita hacer abogacía de nuestra profesión y “cazar” la oportunidad de que la responsabilidad del acceso a la información es nuestra, de los bibliotecarios.

El Cambio

Donna Scheeder inauguró las Jornadas haciendo una llamada a la acción e invitándonos a que seamos nosotros mismos, los bibliotecarios, los que lideremos el cambio y seamos los gestores de nuestros cambios. Para Donna, la gestión del cambio pasa por la elaboración de un Plan Estratégico y un análisis DAFO, y sobre todo, comienza con un deseo de acción. Los bibliotecarios, según Donna, tenemos que luchar contra la pobreza de la información, y las bibliotecas se presentan como claves en el acceso al conocimiento, para luchar contra este tipo de pobreza.

Entre las oportunidades que se presentan a las bibliotecas para seguir siendo relevantes en el nuevo panorama de información, citó los MOOCs, el big data y la preservación digital.

Información abierta

Los datos abiertos son una tendencia mundial, y como decía Alberto Ortiz de Zárate, en la Unión Europea se pone más el foco en el valor económico. Para Àlex Kippelboy, el debate entre “abierto” y “comercial” no lo tenemos resuelto. Abierto es reutilizar y comercializar. Significa que permite la reutilización comercial. “Si otro se gana la vida con lo que hemos abierto, gracias, porque pagará impuestos y ayudará a financiar la biblioteca”, decía. Àlex opina que abrir datos significa “que te miren las vergüenzas” y también “dejar que te ayuden”. Alberto Ortiz de Zárate, en su ponencia Convertir en real el valor de la información pública, señalaba que lo que aportan los datos abiertos es otro tipo de transparencia (además de la transparencia pasiva y activa que contempla la Ley 19/2013): la transparencia colaborativa, en la que los ciudadanos crean valor con las administraciones. Cuando los datos abiertos se reutilizan, decía, se dan cuatro beneficios: el valor económico, la transparencia, la eficiencia administrativa y la smart city.

En la clausura, Àlex Kippelboy citó de forma muy positiva la metáfora de Ricardo Santos y la visión que aportó también María Jesús Morillo sobre la propiedad de los datos: “aceptar que los datos no son tuyos, salen de casa, se hacen mayores, ayudan a terceros…” y “datos de todos y para todos”. José A. Merlo Vega decía que las bibliotecas son las que están realmente sustentando, garantizando y dando vida al acceso abierto.

La participación de la BNE

La Biblioteca Nacional estuvo presente con un stand en la feria Documat, donde pudo mostrar sus últimas novedades en cuanto a su nueva Ley Reguladora, o a proyectos como el Archivo de la web española, el estudio del estándar RDA o la preservación digital. También este año la Biblioteca Nacional tuvo una participación activa con dos comunicaciones en el panel sobre Apertura de datos y/o reutilización de la información en el sector público, coordinado por Alberto Abella, presidente de la OKFN España, y participó en la mesa redonda sobre catálogos colectivos.

Por otro lado, y coincidiendo con la celebración del Congreso, el Comité 50 de Normalización de AENOR, cuya Secretaría ejerce Fesabid, celebró su reunión plenaria anual. El CTN50 es un referente en el ámbito de la normalización para todos los profesionales de la Documentación en España y lidera proyectos de normalización a nivel nacional, además de hacer seguimiento de los proyectos ISO en el ámbito internacional. Dado que el período de presidencia de 4 años, iniciado por Mar Hernández en 2011 y continuado por Beatriz Albelda en 2013, concluía en este año , en esta reunión plenaria fue nuevamente aceptada la candidatura de la BNE y nombrada presidenta de dicho Comité a María Jesús Morillo, por un periodo de 4 años.

Datos de todos y para todos: el Plan RISP de la BNE, comunicación de M. Jesús Morillo y Ana Carrillo

María Jesús Morillo presentó el Plan de Reutilización de la Información del Sector Público (RISP) de la Biblioteca Nacional, fruto de un trabajo colaborativo interdisciplinar, cuyo objetivo es facilitar la accesibilidad de la información pública de la BNE y estimular el desarrollo de nuevos productos, aplicaciones y servicios relacionados con la industria de la información digital.



María Jesús expuso qué había supuesto para la BNE la preparación del Plan, la creación del grupo de trabajo RISP, los retos a los que nos habremos de enfrentar, el diseño del plan, su hoja de ruta de implementación, los agentes implicados y los flujos de trabajo necesarios para la puesta a disposición de información abierta para su reutilización.

Datos.bne.es y otras políticas abiertas de datos bibliográficos en BNE, comunicación de Ricardo Santos y Ana Manchado

Ricardo Santos comenzó su intervención diciendo que en realidad los datos bibliográficos llevan siendo abiertos desde que se crearon. Sin embargo, propuso un cambio de paradigma en el circuito de intercambio de información bibliográfica entre bibliotecas, en el que se pasara de un modelo basado en el intercambio de registros a otro de intercambio de datos bibliográficos. Este cambio permitiría que existiese un ecosistema de datos en el que las bibliotecas y otras instituciones afines pudieran consumir e integrar datos de diferentes orígenes.

Ricardo explicó algunas iniciativas al respecto llevadas a cabo en BNE, relacionadas con la ingesta y exportación de datos con instituciones como VIAF, ISNI, CSUC, Dialnet, IGN, OCLC o Wikipedia.

En este contexto, se presentaba Datos.bne.es como la plataforma idónea de integración de fuentes de datos de diversas procedencias internas y externas, y como fuente de datos para terceros, utilizando tecnologías de Linked Open Data. Una de las fortalezas de Datos.bne.es, según Ricardo, es el modelo o la estructura de datos. Otro dato interesante es que se está definiendo una estructura de trabajo que implique a todos los profesionales de la Biblioteca Nacional: bibliotecarios, digitalizadores…

Datos.bne.es supone también una plataforma experimental e innovadora de consulta y acceso a las colecciones de la biblioteca y de publicación de datos bibliográficos en lenguaje semántico.

La metáfora que utilizó Ricardo para explicar este cambio de paradigma, fue luego recogida por Àlex Kippelboy en la clausura: “tus datos no son tuyos: crecen, se hacen mayores, se van de casa y ayudan a otros a crecer”.

Conclusiones

Para quienes asistimos en nombre de la BNE a las Jornadas, Ricardo, Ana M., María Jesús y Ana C., nos resultó muy enriquecedora la asistencia a #Fesabid15, tanto por la oportunidad que nos brindó a los cuatro de reencontrarnos con colegas y amigos de profesión, como por la posibilidad de compartir experiencias y opiniones sobre nuestros proyectos tanto con el resto de participantes en los paneles como con el público asistente.

¡Nos vemos en Pamplona, en #Fesabid17!

Ana Carrillo Pozas
Jefe de Servicio de Web, Intranet y Medios Sociales

Ana Manchado Mangas
Jefe de Servicio de Proyectos Bibliográficos

María Jesús Morillo Calero
Directora de Departamento de Proceso Técnico

Ricardo Santos Muñoz
Jefe de Servicio de Coordinación y Normalización

Ejemplar de Le vite de Vasari anotado por el Greco

mayo 12, 2015 | 2 Comentarios

En diciembre de 2014 ingresaron en la Biblioteca Nacional de España los tres volúmenes del ejemplar de Le vite de’ piu eccellenti pittori, scultori, e architettori del pintor y arquitecto Vasari, en su segunda edición florentina, que formaron parte de la biblioteca particular del Greco, y fueron profusamente anotados por él, poniéndose de relieve su importancia y la trascendencia de su adquisición en el acto de presentación que reunió a miembros de la familia de Xavier de Salas, propietaria del ejemplar, y expertos en la obra del Greco, y que puede seguirse a través de la página web de la Biblioteca:

La obra quedó depositada con las adecuadas condiciones de conservación en el depósito de fondo antiguo del Departamento de Manuscritos, Incunables y Raros, y se procedió a los primeros trabajos de catalogación y digitalización (ver obra), que van a permitir su accesibilidad y poner a disposición de todo el público que lo desee un recorrido por el ejemplar y sus marginalia, deseo expreso tanto de la familia Salas, como de los expertos, y cuya lectura puede completarse con I dieci libri dell’architetture di M. Vitrubio también anotado por el Greco e igualmente digitalizado, que ya formaba parte de las colecciones de la Biblioteca. Leer más

Página siguiente »